Comisión legislativa sin agenda ni rumbo

La mesa de los Derechos de los Trabajadores tiene a su cargo las reformas laborales y de la Seguridad Social. Discrepancias políticas impiden sesionar.
28 de junio de 2019 00:00

La sesión 001 de la Comisión Permanente de los Derechos de los Trabajadores y Seguridad Social no se cumplió. El salón José Mejía Lequerica estuvo lleno el último miércoles 26 de junio para presenciar el inicio del trabajo de los 12 integrantes de la mesa legislativa.

A las 15:30, los representantes de gremios públicos, sindicatos y jubilados entraban al paraninfo con sus carteles y con sus pedidos en carpeta.  

A las 16:20, solo la presidenta de la Comisión, María José Carrión, de Alianza PAIS (AP); su vicepresidenta, Karina Arteaga (AP-Unidad Primero); el asambleísta Fausto Terán (AP), y Daniela Oviedo (AP), en reemplazo de Alberto Arias (AP), firmaban el acta de asistencia.

La molestia de Carrión era evidente. Su equipo había preparado una sesión inaugural con tiempo de anticipación, incluso el presidente de la Asamblea, César Litardo (AP), estaba invitado para que explicara el trabajo que tendrá el legislativo a puertas de las anunciadas reformas a los códigos de Trabajo y a la ley de la Seguridad Social.

A las 16:50, llegó Johanna Cedeño (AP), quien dejó la Comisión de Fiscalización para participar en el acto. Carrión tuvo solo el respaldo de sus cuatro compañeros de Alianza PAIS, y el artículo 15 del reglamento de las Comisiones Especializadas Permanentes de la Asamblea es claro. No había el número mínimo para iniciar la sesión.

Aún no puede sesionar

La Comisión de Derechos de los Trabajadores lleva más de un mes de retraso en comparación con el resto de equipos. Hasta el momento, es la única que no ha empezado su labor en la Asamblea. No tiene aprobada una agenda de trabajo ni temas prioritarios que deberán tratarse.

Roberto Gómez, legislador de CREO y parte de la Comisión, da un diagnóstico a la situación y no es alentador. Lo que se vive en la Comisión es la consecuencia de la decisión del Consejo Administrativo del Legislativo (CAL), que anuló la elección del socialcristiano Vicente Taiano, como presidente.

El 26 de mayo pasado, el Consejo Administrativo aseguró que esa designación no tiene sustento legal porque María José Carrión no presidió esa reunión.  

Ella siempre fue la primera opción de dirigir esa comisión y su nombramiento tenía el beneplácito de la coalición, como se llama la mayoría legislativa conformada por las bancadas de Alianza PAIS, CREO, Integración Nacional y Acción Democrática.

“Estamos aquí para que problemas represados en la Comisión sean resueltos y su voz sea escuchada”, dijo Carrión a los trabajadores reunidos en el Mejía Lequerica.

La importancia de la comisión

Esta mesa legislativa es clave para Alianza PAIS. El presidente del Parlamento, César Litardo, siempre aseguró que la dirección de esta comisión era prioritaria para el movimiento, especialmente a la espera de las reformas laborales y a la seguridad social que anunció el Gobierno Nacional.

El vicepresidente de la Asamblea, Patricio Donoso, de CREO, justamente abordó la necesidad de impulsar estos cambios para mejorar las oportunidades de más de cinco millones de personas en edad laboral que necesitan un trabajo estable.

Por eso no se descarta que esos temas sean conocidos por una comisión ocasional, pero este jueves 27 de junio la propuesta no fue ratificada en el pleno de la Asamblea, que se diluyó en un debate sobre todas las reformas constitucionales que están en carpeta y que pueden ser tratadas por ese equipo especial.

Para los representantes de los trabajadores es necesario atender los requerimientos.

Richard Gómez, presidente de la Federación de Trabajadores Eléctricos, propuso que la comisión articule una agenda que incluya a todos los sectores.

Oswaldo Chica, de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), piensa que la solución va por el mismo camino. Para él, un nuevo Código de Trabajo debe ser consensuado. Pero este debate aún no despega en la comisión. (I)