Cecilia Calderón Prieto

- 26 de enero de 2020 - 00:00
Cecilia Calderón Prieto. Presidenta de la Fundación Flor de Ceibo
Foto: José Morán / El Telégrafo

Diputada durante 12 años por el movimiento Frente Radical Alfarista (FRA), creado por su padre Abdón Calderón Muñoz. Lo lideró cuando su progenitor fue asesinado.

Hija del fundador del Frente Radical Alfarista (FRA), Abdón Calderón Muñoz, a sus 18 años fue representante del Partido Liberal Radical en la candidatura de Yuro Córdoba para la Prefectura del Guayas.

Su padre era el jefe de campaña, “para esto ya participaba en debates en el año 68, y fue la primera vez que se televisó un debate, del otro lado estaba Juanita Vallejo”, recuerda.

En tiempos de la dictadura militar y cuando a su padre lo mandaron a prisión, quien sostenía el movimiento era ella. Y de la misma manera se manejó cuando su progenitor fue asesinado.

Todo ocurrió después de que Abdón Calderón se candidatizara para la Presidencia de la República. “Asumí la dirección del movimiento, la defensa de ese juicio y comencé a participar activamente en la política”.

Desde su niñez vivió de cerca la política por su familia; considera que esta era muy violenta por el velasquismo, “habían atentados”. En ese entonces, la violencia política, como no había redes sociales, era en persona, con insultos, amenazas incluso agresión física.

Cuando fue diputada eran 79 hombres y ella en el Congreso, la única mujer. No había baño para ella, solo para hombres y uno general. “Fue tan difícil, que de entrada no formé parte de ninguna comisión, tenía que exigir que me dejaran hablar, no me daban paso para intervenir en los debates”.

Mientras que cuando ocupó el cargo de Viceprefecta dice que hubo mucha violencia. “Abdalá Bucaram tenía un programa de radio en el que hablaba de mí. Decía que salía de la oficina del prefecto toda sudada, despeinada, ¿qué quería decir? Los consejeros provinciales del CFP contrataron a una mujer para insultarme mientras yo caminaba en las afueras de las oficinas”.

Por eso da gracias a Dios de que sus hijos estaban pequeños y de que no habían redes sociales “y a ellos no les afectó”.

Una de sus aspiraciones dentro de la fundación que dirige es empoderar a las concejalas municipales, “porque la mayoría de sus alcaldes vulneran sus derechos políticos”. Cita como ejemplo a Guayas que se irrespeta la ley en el tema de paridad de las vicealcaldías, son nueve cantones.

A las puertas de las elecciones en 2021, dice que están promoviendo hasta octubre una escuela de participación política para capacitar a todas las mujeres que quieran ser candidatas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP