En el portal Plan V, en abril de 2015, Fernando Villavicencio reconoce haberse alojado en una casa de Karen Hollihan, en EE.UU., cuando estuvo buscado por la policía tras ser sentenciado por el delito de injuria

La CIA: ¿nuevas técnicas, la misma estrategia?

- 08 de junio de 2016 - 00:00
Collage: El Telégrafo

En el documental presentado por Telesur el lunes pasado se reveló una nueva red de periodistas y políticos ecuatorianos presuntamente vinculados con agentes de la organización. La maniobra sería igual: desestabilizar a gobiernos de izquierda, pero con métodos diferentes a los usados en los 60’, como revela el libro de Jaime Galarza y Francisco Herrera, “La CIA contra América Latina. Caso especial: Ecuador”.

Hace 8 años rondaba una pregunta en los círculos políticos y periodísticos: ¿quién sería el heredero o heredera de Leila Hadad Pérez, conocida como ‘la agente Swat’ y quién lideraba una estructura de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés) de Estados Unidos (EE.UU.) en Ecuador?   

El lunes pasado la cadena de televisión multiestatal Telesur presentó un documental que responde esa interrogante, revelando una nueva red de políticos, periodistas y supuestos analistas ecuatorianos que a través de la guayaquileña con ascendencia alemana y estadounidense, Karen Hollihan, se reúnen para hacer, a través de plataformas digitales, “supuestos” estudios sobre el gobierno de Rafael Correa y en contra del ‘Socialismo del siglo XXI’ en Latinoamérica.

La investigación divulgada por Telesur recuerda algunas de las acciones de ‘la agente Swat’ antes de ser expulsada del país en 2008. Hadad Pérez, cuyo origen real era libanés, habría controlado, desde un local de alfombras ‘Aladino’ en Quito, los sistemas de inteligencia del país, pues tenía gran influencia dentro de la Policía y las Fuerzas Armadas.

Por esos años la prensa nacional reveló que Hadad Pérez había sido nombrada Cónsul Honoraria del Ecuador en Alejandría (Egipto) por el gobierno de Lucio Gutiérrez en 2004. Sin embargo, no habría abierto su oficina consular en dicho país, por lo que mediante Acuerdo Ministerial Nº 340 del 20 de julio de 2005, 2 meses después de que Gutiérrez fuera derrocado, se dieron por terminadas sus funciones.

Justamente Lucio es citado por Hollihan, relacionista pública del Instituto Interamericano para la Democracia (IID), en un documento publicado en diario El Universo en enero del año 2011. Allí se explica que la organización es “una entidad sin fines de lucro creada bajo las leyes de los EE.UU. para la promoción, la defensa y la difusión de los valores de la libertad, democracia y la institucionalidad en América Latina”. Y para ello realiza seminarios y conferencias por los que “han pasado líderes políticos y académicos incluyendo a Luis Lacalle, Eduardo Duhalde, Eduardo Montealegre, Lucio Gutiérrez, Oswaldo Álvarez Paz, Juan Manuel Santos, entre otros”.

Todas las actividades habrían sido coordinadas y financiadas por IID, de Hollihan. Por ejemplo, Gutiérrez participó en enero del año pasado en una conferencia sobre la “reelección indefinida en el Ecuador”, en donde calificó al gobierno de Correa de “totalitario y abusivo”. Además, hizo un llamado a la unión para parar la corriente socialista en la región. Esa no fue la única vez que el coronel retirado participó en este tipo de eventos. También habría participado en las charlas sobre la política del país en septiembre de 2010, en EE.UU. (Ver gráfico)

Otro de los que ha participado en reuniones es el asambleísta por el partido Creando Oportunidades (CREO), Andrés Páez, quien en febrero de 2014 criticó la situación económica, política y social de Venezuela. También en junio de ese mismo año, Páez estuvo en Washington en un encuentro que contó con la presencia del expresidente Osvaldo Hurtado (DP) y el titular de Fundamedios, César Ricaurte. Asimismo, en abril de 2015, Hurtado y Páez estuvieron en la anti-cumbre en Panamá contra la invitación de Cuba a la Cumbre de las Américas.

Junto al legislador de CREO, en la charla de febrero de 2014, se encontraba el supuesto experto petrolero Fernando Villavicencio, para quien- “las mafias petroleras de Ecuador y Venezuela son las que sostienen el poder. Ahí no hay un proyecto político. Son gobiernos muy parecidos a Al Capone”.

Villavicencio fue condenado en 2013 a 18 meses de prisión por injuriar al presidente Correa. En la historia “Las 7 estaciones de Fernando Villavicencio”, publicado en el portal digital Plan V, admite que durante el tiempo en el que estuvo prófugo de la justicia se refugió en la casa de Hollihan en EE.UU.

Otros cercanos a Hollihan son los militares en servicio pasivo Mario Pazmiño (exjefe de Inteligencia Militar de Ecuador) y Alberto Molina. A ellos, la IDD financió el libro  “Análisis de las repercusiones del Socialismo del siglo XXI en la región”. La razón -según dijo Hollihan esa vez- fue denunciar a “regímenes no democráticos que se han establecido y se sostienen en las Américas bajo la denominación del Socialismo del siglo XXI”.  

Los colaboradores de la CIA en la década de los años 60

En el libro de “La CIA contra América Latina. Caso especial: Ecuador”, presentado en febrero del 2015 en el país, por Jaime Galarza Zavala y Francisco Herrera Aráuz, se pone al descubierto la continua intromisión de ese órgano de inteligencia estadounidense y su injerencia en partidos políticos y sindicatos de Ecuador en la década de los años 60 del siglo pasado.

El texto se basa en entrevistas al célebre Philip Agee (1935-2008), identificado como exoficial de operaciones de la CIA durante 12 años y el autor del libro “Inside tehe Company: CIA Diary”, de 1975, en donde relata sus experiencias en la CIA.

En la publicación se revela la participación de los medios de comunicación, en especial de diario El Comercio, con el objetivo de reprimir a la izquierda que se consolidaba en el país. Agee trabajó en el Ecuador entre 1960 y 1963, durante los gobiernos de Velasco Ibarra (1960-1961), Carlos Julio Arosemena (1961- 1963) y la Junta Militar que  -a su criterio- fue impuesta por la organización estadounidense.

Sobre la vinculación de los medios, Agee explicó que diario El Comercio fue puntal en la designación del vicepresidente de la Junta Militar, el coronel retirado Reinaldo Varea Donoso, quien fue “un agente con sueldo de la CIA”, pues cobraba $ 800 al mes.

Relata además que a la CIA le interesaba que Varea sea vicepresidente y no Alfredo Pérez Guerrero, quien fue rector de la Universidad Central del Ecuador, pues si salía de esa dependencia tomaría el control del centro educativo, Manuel Agustín Aguirre, quien no era bien visto para los intereses estadounidenses.

Por ello contactaron a Gustavo Salgado, columnista de ese medio de comunicación, a quien Agee recordaba como “uno de nuestros principales agentes de propaganda”, ya que gracias a él se publicó el mismo día de la elección del vicepresidente una noticia, atribuida al Partido Comunista del Ecuador, en la que se apoyaba la candidatura de Pérez y eso fue determinante para dejarlo fuera de la Vicepresidencia.

“Casi todo lo que hicimos de importancia estuvo en los diarios, pero sin el conocimiento de que estuvimos detrás de esos eventos”, recordaba Agee a Herrera en 2006.

Allí decía que tuvieron “varios periodistas que pagamos para publicar nuestros materiales bajo su nombre. Tanto en Quito, en El Comercio, como en Guayaquil, así lo hicimos”.

La forma cómo la organización trabajó fue sencilla, a través de ‘estaciones’, rememoró el exempleado de la CIA, con fuertes vínculos no solo con medios, sino con altos funcionarios de Estado e integrantes de partidos y movimientos políticos. “Hubo dirigentes socialcristianos que trabajaron con nosotros y nosotros fomentamos la formación y entrenamiento de esas bandas de acciones militantes”.

Por su parte, en una entrevista concedida a EL TELÉGRAFO, Jaime Galarza dijo en 2015 que “La nómina de agentes ecuatorianos de la CIA era de unos  200 personas, que ocupaban en esa época (años 60) funciones diversas en el Estado: Fuerzas Armadas; Policía; partidos políticos de centro, izquierda y derecha; en las universidades; en la FEUE; en el movimiento sindical, entre otros”. (I)

DATOS

Según investigaciones de diario Expreso, de 2008, más de 10 policías de la Unidad de Lucha contra el Crimen Organizado (UIES) estaban al servicio de Leila Hadad Pérez. Incluso un presidente la habría visitado en su local de alfombras.

De acuerdo a Telesur algunas de las operaciones de la CIA en el país han sido: en 1963 la CIA comandó el derrocamiento del entonces presidente Carlos Julio Arosemena, quien criticaba a EE.UU. y apoyaba a Cuba.

En 1981, el expresidente, Jaime Roldós, muere en un accidente aéreo. Se especula que fue parte del Plan Cóndor y la CIA.

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Fundación Nacional para la Democracia (NED) son, para muchos, una herramienta de Estados Unidos para impulsar sus intereses políticos, económicos y sociales.

-------------------------------------------

María Augusta Calle venía alertando

'CIA puede doblar conciencias para cumplir objetivos'

La injerencia de la Central de Inteligencia de Estados Unidos en América del Sur como un agente desestabilizador de lo que consideran que va contra los intereses del país del norte, “no es nuevo”, según indicó la asambleísta María Augusta Calle, durante una entrevista concedida el lunes pasado al canal de noticias TeleSur.

Añadió que Ecuador se ha convertido en blanco de esa acción de la CIA, que en la actualidad se infiltra financiando a grupos políticos con fachadas de fundaciones de corte ambientalista o de periodismo,  quienes a la vez, a cambio del dinero recibido, se habrían convertido en informantes permanentes de la entidad extranjera.

“Yo misma he denunciado la forma en que trabaja la CIA en nuestro país, porque hemos podido ver los datos del presupuesto del Gobierno de EE.UU. en  2015, en donde habían designados $2.000 millones para supuestamente fortalecer la democracia, los DDHH y la libertad de expresión en Venezuela, Cuba Nicaragua y Ecuador. Cuando ves de qué manera se está gastando, indigna”, dijo.

Calle destacó que es doloroso confirmar cómo la CIA es capaz de doblar conciencias. “Tal vez no es políticamente correcto lo que voy a decir, pero me duele comprobar ese esquema que hemos visto, rostros de gente que un tiempo hizo un periodismo de ética. Ahí está gente que tuvo precio y me duele, porque esos periodistas, en algún momento, fueron compañeros”, sostuvo.

“La CIA puede doblar las conciencias con tal de cumplir objetivos superiores, que es romper la posibilidad de que en este continente haya gobiernos que tengan como principios la soberanía de su patria”.  

La asambleísta subrayó que “el gran pecado” que se ha cometido en América Latina para recibir este “embate brutal” como sucede contra Ecuador, Venezuela, Argentina, Nicaragua y Cuba, “es haber dicho simplemente que los pueblos tenemos derecho a la autodeterminación y  a tomar las decisiones apegados a la preservación de los Derechos de nuestros pueblos. Y eso se llama soberanía”.

La Asambleísta indicó que el Gobierno del presidente Rafael Correa es blanco de un permanente atosigamiento a través de redes político-mediáticas que buscan minar la credibilidad del movimiento Alianza PAÍS.  “Pero ahora tenemos más estrategias, que son las que se están implementando, que estoy segura de que están funcionando en el país”, acotó.

La cadena de noticias difundió que -según algunos informes- el presidente Correa podría ser blanco de la CIA dada su férrea oposición a la intervención de EE.UU. en su país y la región, y que al igual que hace 50 años, este organismo continúa su estrategia de intromisión. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: