"Era mi sueño cantarle al presidente"

- 24 de mayo de 2016 - 15:20
La pequeña interpretó la Tejedora Manabita en el acto de Informe a la Nación en la Asamblea.
Foto: Marco Salgado / EL TELÉGRAFO

Nayely Álava (11 años) cumplió su sueño: cantar al presidente Rafael Correa. La pequeña es una de las damnificadas del terremoto de 7,8 grados, que afectó al país el pasado 16 de abril. Desde las 18:58 de ese día vive en uno de los albergues que el Gobierno Nacional implementó para atender a los damnificados del seísmo. Hace una semana, junto a un grupo de niños del albergue del exaeropuerto Reales Tamarindo de Portoviejo, la pequeña de ojos vivaces cantó por primera vez La Tejedora Manabita al vicepresidente Jorge Glas y allí le contó cuál era su sueño.

Ayer cumplió su deseo. Fue parte del acto por el Informe a la Nación, que rindió el presidente Rafael Correa, en la Asamblea Nacional, y frente al Jefe de Estado volvió a cantar aquella canción, que según dijo, la aprendió de sus padres y abuelos. Nayely emocionó al Jefe de Estado, quien luego de su interpretación bajó y la abrazó. “Me siento feliz, era mi sueño conocer al presidente y cantarle, estoy emocionada de que hayan cumplido mi sueño”, dijo, sin dejar de mover su vestido verde con pliegues, que elaboró su abuela en el albergue, cuando supo que sería parte la rendición de cuentas del Mandatario. “Canté la canción con mucho sentimiento”, dijo la pequeña.

Junto a Nayely estuvieron músicos y actores de Manabí y Esmeraldas, quienes compartieron su arte. El Informe a la Nación, que emitió el presidente Rafael Correa, fue diferente. En este encuentro se rindió un homenaje a las víctimas y a los damnificados del terremoto. Participaron los músicos Claudia Oñate del Trío Pambil (Manabí), el grupo Taribo, de Esmeraldas. La interpretación terminó con la canción “Color esperanza”, que corearon todos. “En segundo yo me vi tan cerquita de la muerte, recé bastante apurado, me perciné ligerito y me dije: Qué me agarre bautizado. El terremoto ha pasado, los escombros y la muerte no dejarán de dolerte tierra bella como ninguna”, dijo el narrador manabita Raymundo Zambrano.

También estuvo el narrador esmeraldeño Roosvelt Valencia, para quien ser tomado en cuenta en un informe a la nación fue un privilegio. “Un gobierno a favor de los artistas, de los pobres, de la gente”, dijo.

El salón del pleno de la Asamblea se adornó con paja toquilla. Así rosas, claveles, chavelas amarillas y rojas, helechos enanos, palma africana decoraron el salón principal de la sede legislativa. El olor que emanaron estas plantas conjugó con el sonido que emitió el piano, tambores, guitarras y cununos de los músicos de Manabí y Esmeraldas. Los acordes de Manabí, por más de una ocasión, emocionaron al Primer Mandatario.

También estuvo Elizabeth Mera, junto a sus tres hermanos. Ellos también son músicos del trío Mera de Manabí, que lleva 38 años de vida artística. También afrontó el terremoto. “Me sentí orgullosa de representar a mis hermanos de Manabí que lo perdieron todo”, indicó, por ello señaló que esta vez que cantó Romance de la Tejedora Manabita fue diferente. “Fue emocionante, vivir, sentir”, dijo. Para Elizabeth, Nayely es un “ejemplo de los manabitas y que saldremos adelante”.

El Informe a la Nación arrancó pasadas las 10:10. Minutos antes arribó el exvicepresidente Lenin Moreno, en medio de aplausos de los asistentes. “Te queremos Lenín, te queremos”, gritaron los asistentes. También fue recibido con aplausos el ministro de Defensa, Ricardo Patiño. Al informe a la nación asistió Oswaldo Zambrano, comandante del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, junto a los comandantes de las fuerzas área, terrestre y naval.

A las 09:57 llegó el presidente Rafael Correa. Lo hizo acompañado de mujeres, niños, indígenas, mestizos, quienes lo acompañaron desde la calle Sodiro hasta la sede Legislativa. A diferencia de otros años, que el Primer Mandatario arribó en un auto militar, lo hizo a pie, junto a los ciudadanos, quienes desde las 07:00 se apostaron en las inmediaciones de la sede de la Asamblea para acompañarlo. “Es un Mandatario de los pobres, que camina con nosotros, que es del pueblo”, dijo María Quimsachy, quien vive en la Loma Grande y llegó para apoyar al Primer Mandatario.

Al llegar a la Asamblea, los asistentes recibieron al Jefe de Estado con un “Correa por siempre será nuestro presidente”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: