Cursos vacacionales: ¿gasto o inversión?

- 31 de enero de 2020 - 14:00
Ilustración: EL TELÉGRAFO

Los cursos vacacionales son una excelente opción para el desarrollo de las habilidades tanto de niños y de jóvenes. Sin embargo, también representan egresos a los hogaresDe allí que los padres de familia deben considerar varios factores antes de optar por estas actividades. 

Belén Luzón, jefa de negocios de cooperativa Andalucía, explica que antes de elegir el curso idóneo para los chicos hay que considerar los ingresos mensuales y el porcentaje que se invertirá en estas actividades. "En la actualidad hay una diversidad de opciones de cursos y costos. Es importante que los padres de familia identifiquen y validen cuál de las opciones se ajusta a su presupuesto y, sobre todo, que esté acorde a las preferencias de sus hijos".

En cuanto al rubro que se debe destinar, Francisco Nazati, jefe de banca de personas del Banco ProCredit, indica que este va a depender del ingreso de la unidad familiar, el costo del curso vacacional al que se quisiera inscribir y los gastos adicionales que la unidad familiar considere prioritarios. "La idea es siempre tratar de ahorrar un valor por más bajo que parezca para crear una cultura de ahorro y este sea parte fundamental del presupuesto de la familia". 

Ese rubro para "recreación" se define al inicio del año, cuando la unidad familiar hace un presupuesto. "Si se lo hace así, al final del año escolar talvez se pueda cubrir todo o una parte del valor del curso vacacional con capital propio y NO con tarjetas de crédito, pues estamos incurriendo en el pago de interés", aconseja el experto. 

Luzón coincide en que siempre es importante promover una cultura de ahorro para cualquier tipo de actividad. "Es recomendable incluir un porcentaje de los ingresos con antelación para garantizar el ingreso a estos cursos".

La experta precisa que aproximadamente un 5% del presupuesto familiar se lo puede destinar para el curso vacacional de los hijos. "En caso de tener varios hijos, el padre puede solicitar algún tipo de descuentos al establecimiento de modo se reduzcan los gastos de los cursos".

No obstante, recomienda analizar en detalle los servicios que incluye el curso vacacional (transporte, alimentación, material, entre otros). "En caso que no lo contemple, arme un presupuesto aparte con los gastos extras que va a registrar", añade. 

También aconseja definir el tiempo que durará el curso (semana, mes, etc.), pues "no es lo mismo pagar por 15 días que por 30". 

Para evitar gastos innecesarios, Luzón menciona por ejemplo enviar desde casa un refrigerio a los hijos de manera que garantice la ingesta de comida saludable y represente para la economía familiar un ahorro.

Entonces, ¿gasto o inversión?

Nazati considera que estas actividades deben ser consideradas como una inversión, pues este tipo de cursos ayudan a niños y jóvenes a tener mayor independencia, a desarrollar aptitudes que tal vez en las escuelas no lo hicieron, a socializar con otros niños, entre otros.

Para Luzón esto depende de si la economía familiar va bien. Si ese es el caso, un curso resulta una buena inversión. "Algunos padres prefieren llevar a sus hijos a cursos vacacionales que les permitan distraerse, jugar y aprender, en lugar de pasar en casa encerrados", apunta. 

¿Qué hacer si no se cuenta con el presupuesto para solventar estos cursos?

Hay opciones que pueden ser muy atractivas sin que representen mayores gastos. Los padres pueden solicitar vacaciones y viajar en familia a lugares donde se pueda tener mayor contacto con la naturaleza. Se puede optar por la visita a un familiar fuera de la ciudad, así no habrá gasto en hospedaje.

Otra alternativa es conversar con los vecinos y establecer en el barrio actividades gratuitas para los niños. Si hay gastos, aunque sean ínfimos, ya serían compartidos. Los padres pueden turnarse para dirigir y supervisar el desarrollo de las mismas. 

Los municipios o instituciones locales suelen también impartir cursos gratuitos. Puede buscar además los horarios de canchas y lugares de esparcimiento de la localidad para que así puedan acceder sin pagar.

También se puede optar por alternativas como la lectura, el colaborar en actividades del hogar, jugar con los primos, realizar ayuda comunitaria, entre otros. "No es recomendable endeudarse para inscribir a sus hijos en este tipo de cursos", subraya Luzón. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP