Consejos para manejar tus finanzas desde el primer empleo

- 28 de mayo de 2019 - 20:07
Foto: Archivo

Los expertos recomiendan a los jóvenes definir las metas y pensar en el ahorro no como en guardar lo que sobra. La inversión para generar más recursos también se aconseja.

La llegada del primer empleo y con este la posibilidad de empezar a generar ingresos propios es un logro importante para los jóvenes, ya que esto marca un antes y un después en el éxito de sus finanzas.

Es común que cuando los jóvenes inician en el mundo laboral comiencen a trazarse una serie de objetivos personales y profesionales como estudiar una maestría, o comprar una casa o crear una empresa.

Si bien ahorrar dinero de forma periódica y estable a lo largo del tiempo no es tarea fácil, nunca es demasiado pronto para hacerlo, y cuanto antes se empiece, mayores serán los frutos.

Belén Luzón, jefe de negocios de Cooperativa Andalucía, recomienda establecer metas. Explica que es importante, en primer lugar, identificar las razones por las que se desea ahorrar, es decir, ¿en qué quiero invertir mis recursos?

La experta recomienda a los jóvenes tener objetivos reales de ahorro y unas metas a corto, medio y largo plazo. Un ejemplo del primero puede ser financiar estudios de máster y cursos de especialización; mientras que ahorrar para adquirir un coche o una vivienda pueden ser un objetivo que tome más tiempo.

"Lo importante de tener una meta a alcanzar con el fruto del ahorro es tener la certeza de que en el momento determinado se tendrá la gratificación de adquirir el bien o servicio que se haya propuesto", apunta Luzón. 

Otra recomendación es la de diferenciar las metas entre inversión y gasto. Por ejemplo, ahorrar dinero para capacitarse o para crear una empresa es una inversión, mientras que ahorrar para comprar una moto o un viaje de ocio es un gasto.

"Es preferible dar prioridad al ahorro para metas de inversión que para metas de gasto", señala Luzón. El ahorro para inversión nos aportará, probablemente, más ingresos, mientras que los gastos no nos permitirán alcanzar los objetivos deseados, añade.

Los jóvenes deben tener en cuenta que "ahorrar no es guardar lo que sobra". Si lo hacemos así, seguramente a final del mes nos sobrará poco y nuestra capacidad de ahorro será muy baja y limitada.

Luzón explica que el verdadero ahorro surge de destinar, a principios de mes, un porcentaje del presupuesto total (el 10 %, el 20 %, el 30 % o más, en función de las posibilidades económicas) a aquel, para poder gastar el resto.

Una vez que se tengan bien identificadas las metas de ahorro, se recomienda a los jóvenes realizar un plan que consiste en:

*Planear el tiempo en el que desea cumplir la meta en meses.
*Definir el costo de las metas.
*Calcular cuánto se debe ahorrar cada mes para lograr las metas, dividiendo el costo total en el tiempo en el que desea cumplirlos.
*Comparar con el presupuesto, para saber si es posible hacer ese ahorro o necesita más plazo para lograrlo.
*Asignar una prioridad a la meta, decidiendo la importancia o urgencia que tiene cada uno de los propósitos.

Luzón recomienda, además, aprender a invertir el dinero ahorrado. Esto es investigar cuanto más pueda sobre productos financieros que ofrece el mercado, si lo que tiene contemplado es ahorrar en una entidad financiera.

Hay que fijarse en las opciones que le generen mayor confianza y rentabilidad, y las que más se acomoden a sus necesidades y a sus posibilidades económicas. "No pierda de vista sus gastos fijos, esos que no puede dejar de atender, y sus gastos variables, aquellos que son más flexibles", manifiesta Luzón.

Agrega que la forma de que crezcan sus ahorros es diversificando las inversiones a través de distintos instrumentos financieros (Cuentas de ahorro: Vista, Ahorro Programado, Ahorro Flexible, Depósitos a Plazo Fijo). Hay varias alternativas con depósitos mínimos de 20 dólares mensuales y desde 6 meses.

Finalmente, la experta recomienda a los jóvenes controlar los gastos. Ya sea en papel o en una hoja de cálculo creada en el computador puede llevar un buen control. "De este modo tendrá una imagen fiel de la realidad de tus gastos y sabrá cómo optimizarlos para gastar menos y ahorrar más".

"Establecer el hábito del ahorro al comienzo puede resultar un poco complicado, pero luego de que nos organicemos con nuestros objetivos y metas a cumplir se puede alcanzar un impacto positivo a lo largo de toda la vida. Es muy importante comprender el funcionamiento del dinero, o, la inversión y el ahorro a escala individual", finaliza Luzón. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: