Ganar una medalla tiene una historia de sacrificio detrás

- 14 de agosto de 2019 - 00:00
Foto: Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO

Los medallistas ecuatorianos en los Panamericanos de Lima hablaron sobre su logro más reciente, en el programa Ecuador al Futuro, de Ecuador TV.

Las medallas, las sonrisas y los gritos de emoción son las características que rodean la consecución de un logro deportivo. Aquello se evidenció en las preseas que lograron los deportistas ecuatorianos en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Sin embargo, hay mucho más detrás de una medalla y esos detalles los contaron en el programa Ecuador al Futuro, de Ecuador TV, donde estuvieron varios medallistas panamericanos. Entre ellos  las pesistas Neisi Dajomes, Angie Palacios y Tamara Salazar.

Angie y Neisi son hermanas y tuvieron que afrontar una noticia muy dura antes de los Panamericanos. Su madre falleció hace dos meses y debieron sobreponerse a aquello para rendir a su máximo nivel.

La patinadora artística Eduarda Fuentes (i), y los marchistas Claudio Villanueva y Johanna Ordóñez (d) estuvieron como invitados en Guayaquil.   

Angie estaba compitiendo en Fiji cuando se enteró del fallecimiento de su madre. Retornó de inmediato para estar en su sepelio y luego de unos días de duelo retomó sus entrenamientos para competir por ella y dedicarle todo su esfuerzo. Neisi, en cambio, se arrodilló, juntó sus manos y miró hacia el cielo para dedicar su oro  panamericano a su progenitora.

“Estaba en un lugar muy lejano y solo quería llegar rápidamente. Creo que la preparación no fue al 100% por lo que pasó, porque no se supera rápido. Al final, todo salió bien”, contó Angie, ganadora del bronce en la categoría de los 64 kilogramos.

En el set de Ecuador TV, las tres halteristas compartieron risas y la más risueña fue la imbabureña Tamara Salazar, quien fue la abanderada de la delegación nacional en Lima y aquello ya fue un logro para ella.

Anécdotas
La presea de oro estaba cerca, pero falló en su último intento para levantar 150 kg y se tuvo que conformar con el bronce. “Lo podía hacer porque estaba preparada para eso, pero no se dio. Fueron mis primeros Juegos, un reto muy grande y quedé muy feliz con lo conseguido”, contó.

Ella subió de categoría para participar en los 87 kilogramos, pero sabe que su peso corporal aún no está acorde. Aquello del peso es algo que debe manejarlo con precisión, pues no puede pasarse de lo establecido.

Después de privarse durante mucho tiempo de sus comidas preferidas, las deportistas pudieron darse un gusto para festejar sus medallas en Lima.

“En la Villa Panamericana estuvimos en el buffet, después de participar. Se nos priva sobre todo de las grasas, pero luego de competir nos damos gusto. Hay un desgaste grande”, dijo Salazar.

Ella también señaló que en el Valle del Chota, donde reside, no existen todos los implementos necesarios para entrenar a su nivel.

Por esa razón ha optado por ir a entrenar a Guayaquil previamente a sus últimas competencias. Al menos durante dos meses viaja a esa ciudad para estar lista para sus pruebas. Eso sí, pidió un mejor equipamiento para su ciudad y evitar el traslado.

Palacios, evidentemente, fue influenciada por Neisi para que se dedicara a la halterofilia. Ella, en el colegio, practicaba también el atletismo, pero de a poco le empezó a gustar más el mundo de las pesas.

Escuchó comentarios negativos sobre esa disciplina: sus compañeros le decían que eso era “solo para hombres”. Ella hizo caso omiso y con más empeño empezó a sobresalir hasta ubicarse en el lugar donde hoy está.

Ninguna de las tres se conforma. Ven en el horizonte los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero antes está el reto del Mundial de Halterofilia, que se realizará en Pattaya (Tailandia), entre el 16 y el 25 de septiembre.

En la última parte del programa de Ecuador TV, las tres compartieron sobre sus aficiones. Coincidieron en que disfrutan el baile.

Salazar contó que la bomba, danza tradicional de su tierra, es la que más le gusta. Mientras que Neisi y su hermana no tienen problema en bailar cualquier género musical.

Para el alto rendimiento es necesaria la disciplina y ellas han tenido que sacrificar muchas cosas para estar en ese nivel. Claro que siempre hay ocasión para divertirse con sus familiares y amigos, pero con responsabilidad para mantenerse en la élite deportiva.

En Guayaquil estuvieron como invitados Eduarda Fuentes, quien obtuvo bronce en patinaje artístico; y los marchistas Claudio Villanueva y Johanna Ordóñez, ambos medalla de oro en 50 kilómetros.

Ardua preparación
Fuentes lamentó la caída que le costó el oro. “He tenido que sacrificar muchísimo, tener que dejar a mi hija para las preparaciones de los   Panamericanos, más de dos meses en Italia”, señaló.

La patinadora resaltó su “dieta estricta” y seguimiento con nutricionistas para mantener su cuerpo con baja grasa y alto en músculos, lo que es muy importante debido a los saltos que realizan. “Entreno seis horas diarias y otras complementarias”, dijo.

En tanto que Ordóñez, quien estuvo acompañada por su esposo, Henry Beltrán, y sus dos hijas de 6 y 8 años, resaltó también sus sacrificios para enfrentar sus competencias. “Todos queremos dejar en alto el nombre del país y eso es lo que estamos haciendo”.

Contó que su hermana fue su psicóloga y masajista en su preparación. “Es mi fisioterapeuta, ella me acompaña todo este tiempo, fuimos a México, no pudo estar en España, pero en los Panamericanos sí”.

Claudio Villanueva destacó que su participación fue en nombre de su padre, quien se encuentra desaparecido hace dos años. Su madre y su esposa le ayudan en casa con su nutrición. Además, resaltó las fuertes jornadas diarias de entrenamiento.

Su hijo Santi, quien tiene parálisis cerebral, “me motiva mucho”.

Desde Cuenca, Daniel Pintado, ganador de la presea de oro en Marcha de 20 km, destacó lo difícil que es no tener respaldo económico para su participación en Lima. No obstante, pudo conseguirlo con ayuda de su equipo.

Pintado comentó que usa la misma pista donde entrenó el reconocido atleta ecuatoriano Jefferson Pérez, campeón y subcampeón olímpico. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: