El 21 de septiembre se conmemora el día mundial de esta enfermedad. en quito se realizará una caminata de 1 kilómetro y jornadas de educación en el parque la carolina

103.316 ecuatorianos padecen de alzhéimer

- 20 de septiembre de 2014 - 00:00
Está demostrado que la actividad física regular contribuye a la prevención del alzhéimer, más aún si va acompañada de buena alimentación y ejercicios mentales que mantengan activo al cerebro. Foto: Archivo / El Telégrafo

El 21 de septiembre se conmemora el día mundial de esta enfermedad. en quito se realizará una caminata de 1 kilómetro y jornadas de educación en el parque la carolina

“No me da miedo a que pase el tiempo, sino a que se me olviden los recuerdos”. Este pensamiento anónimo describe muy bien lo que representa la enfermedad de Alzheimer, un mal que afecta al cerebro y que de manera irreversible borra los recuerdos.

Mañana, 21 de septiembre, es el Día Mundial del Alzheimer, fecha elegida por la Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de Alzheimer. El propósito de esta conmemoración es dar a conocer la enfermedad y generar conciencia social al respecto.

A mayor edad, mayor es el riesgo de ser víctima del alzhéimer. Actualmente, la esperanza de vida de la población, en todo el mundo, aumenta cada vez más, por consecuencia, también quienes padecen esta enfermedad. Según cifras de la Alzheimer’s Disease International Organization (Organización Internacional de Alzheimer, ADI por sus siglas en inglés), cada siete segundos un nuevo caso de alzhéimer es diagnosticado en el mundo.

Las cifras a 2014 señalan que 44 millones de personas viven con demencia a nivel mundial, 36 millones corresponden a pacientes con alzhéimer. A futuro las proyecciones son estremecedoras: 66 millones en 2030 y 115 millones en 2050.

Instituciones como la Organización Internacional de Alzheimer hace referencia a este mal como una epidemia mundial. Lamentablemente, es difícil determinar quién va a desarrollar la enfermedad, puesto que se trata de una alteración compleja, de causa desconocida.

Las personas mayores de 60-65 años pueden ser víctimas de esta enfermedad, pero también se han reportado casos entre menores de 40. La edad media de diagnóstico se sitúa en los 80 años, puesto que se considera que este padecimiento es favorecido por la edad.

En el caso de Ecuador, la expectativa de vida para los hombres es de 75 años y para las mujeres de 79. A pesar de no existir cifras precisas sobre el número de personas con alzhéimer, comparando con porcentajes sobre demencia mundial en mayores de 65 años, se estima que pueden ser 103.316 enfermos.

El número se irá incrementando, y con más incidencia en las mujeres, mencionó el doctor Roberth Puertas, durante una de las conferencias organizadas en Quito por la fundación Tase, con motivo del Día Mundial del Alzheimer. Según datos del Banco Mundial, los costos destinados al cuidado de un paciente con alzhéimer en los países con ingresos bajos representan 868 dólares; en los de ingresos medios 31.090, y de ingresos altos 32.865. En el caso de los países con ingresos bajos, esta cantidad es asumida casi en su totalidad por los familiares.

Anualmente se presentan en el mundo 7,7 millones de nuevos casos. La enfermedad dura entre 2 a 15 años, tiempo en el cual provoca efectos devastadores en la economía de las familias.

Lissette Duque, especialista en neurología y también parte de las conferencias, considera indispensable conocer y prevenir la enfermedad. Por lo general -señaló- los pacientes acuden al médico en etapas avanzadas, cuando están a punto de perder la movilidad.

La falta de un diagnóstico oportuno y el desconocimiento del alzhéimer determinan que los familiares de los enfermos reaccionen de manera improvisada o no presten la importancia debida ante los primeros síntomas. Por ejemplo, es muy común escuchar ante un olvido: “Ya me está cogiendo el alemán”.

La Alzheimer’s Association advierte diez señales a tomar en cuenta ante esta enfermedad.

1) Cambios de memoria: Olvidar información recién aprendida, fechas o eventos importantes. Pedir lo mismo repetidamente y depender de sistemas de ayuda para la memoria como notas o dispositivos electrónicos o ayuda de familiares para hacer cosas que antes hacía solo.

2) Dificultad para planificar o resolver problemas: Algunas personas experimentan cambios en su habilidad para desarrollar y seguir un plan o trabajar con números. Por ejemplo, problemas para manejar cuentas mensuales o concentrarse.

3) Dificultad para desempeñar tareas habituales: Llegar a un lugar conocido o administrar un presupuesto en el trabajo. Suelen necesitar ayuda de vez en cuando para usar, por ejemplo, el microondas.

4) Desorientación en tiempo o lugar: Se olvidan fechas, estaciones y el paso del tiempo. Es posible que hasta se les olvide dónde están y cómo llegaron allí.

5) Dificultad para comprender imágenes y objetos: Para algunas personas, tener problemas en la vista es una señal de alzhéimer. Pueden tener dificultad para leer, juzgar distancias, determinar color o contraste, lo cual causa problemas para conducir un vehículo.

6) Nuevos problemas con el uso de palabras: Pueden interrumpir una conversación sin idea de cómo seguir o repiten mucho lo que dicen. Luchan por encontrar las palabras correctas o que llamen a las cosas por un nombre incorrecto, como llamar a un ‘lápiz’ un ‘palito para escribir’.

7) Colocación de objetos fuera de lugar: Se les pueden perder cosas sin poder volver sobre sus pasos para encontrarlas. A veces suelen acusar a los demás de robarles.

8) Disminución o falta del buen juicio: Pueden experimentar cambios en el juicio o en la toma de decisiones. Por ejemplo, es posible que regalen grandes cantidades de dinero a las personas que venden productos y servicios por teléfono.

9) Pérdida de iniciativa: Pueden empezar a perderla para ejercer pasatiempos, actividades sociales, proyectos en el trabajo o deportes. Es posible que tengan dificultad para entender los hechos recientes de su equipo favorito. También pueden evitar formar parte en actividades sociales a causa de los cambios que han experimentado.

10) Cambios en el humor o la personalidad: Pueden llegar a estar confundidas, sospechosas, deprimidas, temerosas o ansiosas; enojarse fácilmente fuera de su ambiente.

Es recomendable acudir a un neurólogo y un psiquiatra para descubrir la enfermedad.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: