Najely Minda lucha contra el rechazo

- 31 de octubre de 2019 - 00:00
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

La ecuatoriana logró la medalla de bronce en los Inas Global Games y se la dedicó a sus padres y hermano.

Los Inas Global Games fueron positivos para varios deportistas ecuatorianos con discapacidad intelectual. Una de ellas fue la atleta imbabureña Najely Minda, quien cosechó la medalla de bronce en la prueba de 1.500 metros.

Reservada y tímida, la fondista contó los detalles del tercer lugar alcanzado en los Juegos Mundiales, desarrollados en Brisbane (Australia) y sobre su carrera, que es fortalecida por sus padres Mariana Lara y Feliberto Minda y su hermano Kevin, también atleta y en similar condición intelectual.

Para cosechar la presea en la ciudad australiana, la tricolor realizó jornadas de duro entrenamiento en lugares como el estadio Olímpico Atahualpa, en las faldas del volcán Ruco Pichincha o en el bosque de Miraflores, ubicados en Quito; donde reside con su familia.

Las prácticas estuvieron a cargo, como desde hace seis años atrás, por el director técnico Danny Baño, quien trabaja en la Federación Ecuatoriana de Deporte para Personas con Discapacidad Intelectual, con un grupo de unos 10 deportistas.   

Mariana y Feliberto han sido el principal apoyo que encontró la atleta nacida en el municipio de Carpuela (provincia de Imbabura) hace 19 años, para poder desarrollar sus habilidades en el atletismo, donde ha sido campeona nacional en 200, 400 y 1.500 metros. “Sentí mucha alegría al cruzar la meta, sabía que había ganado una medalla”, dijo  Minda, quien dedicó el triunfo a sus padres, hermano y entrenador.

Ese vínculo entre la fondista y Baño los ha hecho inseparables, tanto que cuando trataron de cambiar de adiestrador, la deportista no receptó de buena forma y los resultados positivos empezaron a escasear. “Tratamos de implantar otras metodologías de trabajo, con otros colegas para ver cómo se desempeñaba, pero no se desenvolvió bien y se bloqueó”, mencionó a EL TELÉGRAFO.

Najely MindaFoto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

El DT guarandeño consideró que esto se dio por la familiaridad que tienen tras los seis años de laborar juntos y porque “no tiene mucha afinidad a relacionarse con otras personas y el coeficiente intelectual que tiene”, añadió el profesional.

El apego a sus seres queridos hace que cuando está fuera del país en alguna competencia sienta ansiedad debido a la separación. Para mermar ese sentimiento suele hacer videoconferencias con sus padres y hermano antes de las carreras. Esto sucedió en Brisbane y el resultado fue la medalla de bronce y una enorme alegría para el país.

Aunque se instaló en el podio en los Inas Global Games en los 1.500 metros, Najely prefiere correr en los 200 y 400 metros, porque “me siento bien”, señaló a este Diario mientras cumplía con una práctica en el estadio Atahualpa de la capital.

Como casi la mayoría de atletas con discapacidad en Ecuador, Najely tuvo que luchar contra carencias económicas, rechazo de fundaciones y otras cosas, que gracias a sus cualidades y valores supo superar y hoy por hoy poder brillar en el deporte. “Para ella nada ha sido fácil, pero con dedicación, compromiso, disciplina y responsabilidad; que son sus cualidades, ha logrado cosas importantes en poco tiempo”, resaltó el DT de la atleta, quien actualmente cursa el segundo año de bachillerato.

Baño entiende perfectamente a la tercera del mundo y a sus dirigidos, porque tiene un 44% de discapacidad intelectual, sin embargo eso no ha sido un impedimento para ser también fondista y compartir sus conocimientos con un grupo de atletas de Pichincha.

El estratega, que sacó su tecnología en deportes en el Instituto técnico del Consejo Provincial de Pichincha, analizó el estilo de correr de Minda. “Tiene un poco de problemas en el braceo, pero solo cuando entrena porque en la pista se desenvuelve igual que las rivales”.

Najely pertenece, desde 2018, al Plan de Alto Rendimiento que le permite dedicarse a su carrera. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: