Kypiego, una “liebre” sobre el asfato de Abu Dabi

- 07 de diciembre de 2019 - 00:00
Los kenianos Reuben Kiprop Kypiego y Vivian Kiplagat, reciben sus trofeos como ganadores de la maratón de Abu Dabi. Además, se le entregó un premio económico de $ 100.000.
Foto: Archivo / El Telégrafo

El keniano, que no llegó a la maratón como uno de los favoritos, cruzó la meta en primer lugar con un tiempo de 2h04m40s.

El atleta keniano Reuben Kiprop Kypiego, que comenzó la carrera como liebre, dio la sorpresa y se adjudicó, este viernes 6 de diciembre de 2019, finalmente el triunfo en la maratón de Abu Dabi, en tanto que en categoría femenina se impuso su compatriota Vivian Kiplagat.

Kypiego, de 23 años, invirtió un tiempo de 2h04m40s para llevarse los $ 100.000  de premio por cruzar la meta en primer lugar.

El segundo puesto de la maratón fue para su compatriota Joel Kimurer (2h06m21s). Mientras que  el etíope Fikadu Girma Teferi (2h09m16s) cerró el podio. “Estoy sorprendido con el resultado. Mi trabajo hoy era ser liebre, pero me sentí bien toda la carrera y pude mantener la distancia”.

Por su parte, en la prueba de mujeres Kiplagat, de 28 años, también mejoró su registro personal con 2h21:11, al rebajar los 2h22:25 que había logrado en abril en Milán (Italia).

La keniana precedió en el podio a las etíopes Wude Atalew (2h24:03) y Yeshi Kalayu (2h24:28). De esta manera la edición 2019 de la maratón de Abu Dabi fue dominada por africanos.

Sorpresa total

Existen días que te cambian la vida y este viernes fue uno de esos para Kypiego. El joven maratoniano de 23 años tenía una misión en el Adnoc Abu Dhabi Marathon y la cumplió con creces. Con el número 22 en el pecho y la categoría de liebre más visible que su propio nombre en el dorsal, Kypiego hizo el trabajo por el que le pagan y llevó a los favoritos a sufrir al paso por el medio maratón en 1:02:54.

La prueba disputada en la capital emiratí quería mejorar sus registros en su segunda edición para ir acercándose poco a poco a su hermana mayor de Dubái, donde cada año se dan cita los mejores maratonianos del planeta en busca del récord mundial y un suculento cheque de un millón de dólares.

Bajar de las dos horas y cinco minutos era el objetivo y hombres ya con experiencia en el 2:04 como Kipsarem o Chumba hacían factible el reto del organizador. Sin embargo, los dos favoritos fallaron y ni siquiera acompañaban ya a la liebre (Kypiego) mediada la carrera, algo que llamó la atención a los especializados que cubrieron la prueba.

Kypiego no se preocupó por los demás, se sintió bien y siguió a lo suyo. Y en la segunda mitad de la prueba, donde las fuerzas ponen a cada uno en su sitio, se mantuvo en cabeza viendo cómo sus rivales se descolgaban impotentes ante su ritmo.

La categoría de liebre no hacía justicia a su marca de 2:05:18 logrado este mismo año en Buenos Aires y acabó por demostrar que tiene piernas para mucho más que para marcarle el ritmo a otros.

Con el registro de Kypiego, la capital de los Emiratos Árabes Unidos desbanca a Milán del Top 10 histórico de pruebas más veloces, que encabezan Berlín, Londres y Dubái, con Valencia (2:03:51) en la sexta posición.

Un registro que sin duda animará en el futuro a grandes estrellas del atletismo a intentar mejorar sus marcas en una prueba absolutamente llana y a nivel del mar, en la que el clima suave de principios de diciembre, con temperaturas entre 21 y 28 grados, ayuda a correr muy rápido. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: