Esteban Enderica vuelve con fuerza a la natación

- 31 de mayo de 2018 - 00:00
El nadador cuencano Esteban Enderica levanta su brazo derecho tras llegar en el primer lugar de los 1.500 metros libres y cosechar la medalla de oro de los Juegos Suramericanos que se realizan en Cochabamba.
Foto: Luis Cheme

El deportista cuencano sorprendió a los periodistas con su participación en los 1.500 metros libres de los Suramericanos, donde ganó la medalla de oro.

Rubén Rodríguez, uno de los reporteros gráficos del diario Los Tiempos de Cochabamba, que cubre los Juegos, lanzó una pregunta que se escuchó en toda el área de prensa del Centro Acuático. ¿De qué planeta es ese ecuatoriano?, dijo claramente sorprendido. 

El comunicador se refería al nadador Esteban Enderica y con su interrogante trataba de encontrar una respuesta que explique cómo este cuencano de 27 años podía nadar 1.500 metros al mismo ritmo y sin mostrar ninguna señal de agotamiento.

Pero Rodríguez no fue el único sorprendido de todos los reporteros que cubrieron las pruebas de natación. Los periodistas locales, internacionales y los más de 2.000 cochabambinos que llenaron la noche del martes pasado el Centro Acuático también se quedaron perplejos cuando Enderica, en la mitad de la competencia, empezó a ganar ventaja al brasileño Gilherme Pereira da Costa, su inmediato perseguidor y principal rival en esta prueba, al punto que cuando finalizó había una brecha de unos 10 metros entre los dos nadadores.

Los aplausos que estaban preparados para el nadador local Walter Caballero fueron todos para Enderica. Cochabamba hizo que se sintiera como en casa.

Fue así, con mucha autoridad, determinación y dominio absoluto, que el nadador ecuatoriano se adjudicó la medalla de oro en los 1.500 metros estilo libre en los Juegos Suramericanos  de Bolivia, con un registro de 15:30.16 minutos.

Esa fue su segunda medalla en Cochabamba, la primera fue de bronce en los 400 metros libres con un crono de 4:01.62. 

Enderica no solo revalidó la presea dorada que ganó hace cuatro años en Santiago 2014 en esta modalidad y distancia, sino que también demostró que ha vuelto a las competencias oficiales decidido a recuperar su mejor nivel para clasificarse a Tokio 2020, los que serían sus terceros Juegos Olímpicos después de su participación en Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

Para ponerse a tono y en excelente nivel, hace un año se tatuó los míticos anillos olímpicos un poco más arriba de su cadera izquierda. Con ese tatuaje pretende mostrarle a la gente que es un privilegiado por competir en este tipo de pruebas.

Esteban se mantuvo alejado un año de las competencias de alto nivel debido a una lesión en el hombro izquierdo. Según los diagnósticos médicos, tuvo un desgarro en el cartílago articular o científicamente conocido por Slap tipo 3.

Pese a que se trata de una lesión grave en el mundo de la natación, Enderica nunca pensó que su carrera deportiva había terminado. Por el contrario, la afrontó con responsabilidad y se rodeó de un equipo de profesionales para acelerar su recuperación.

Siempre tuvo a su lado a su fisioterapista, su psicóloga deportiva, su médico deportólogo, su biomecánico, su nutricionista y su hermano Juan Fernando, quien también es su entrenador.

“Fue un año de aprendizaje, aprendí a valorar el deporte, mi cuerpo, las competencia. El año pasado me perdí los Juegos Bolivarianos de Santa Marta justamente por esta lesión, me dolió mucho ver a mis compañeros prepararse para las competencias, mientras yo tenía que hacer rehabilitación”, le contó a EL TELÉGRAFO.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: