Quinteros: "La preparación no sirvió"

- 06 de abril de 2020 - 00:00
Desde diciembre del año pasado Benjamín Quinteros inició su preparación para vincularse al equipo.
Álvaro Pérez / ET

El pedalista entró a un período de prueba en un equipo español, pero la propagación del covid-19 frustró ese cometido.

Me siento un poco triste por la situación que está pasando el mundo, que es muy difícil, y para uno que está con el tiempo contado por el tema del visado y el contrato con el equipo, aún más.

La vinculación con el Hotel Tres Anclas ULB Moll de España (elenco al que se unió este año) en principio era de tres meses para demostrar mi potencial, pero no pude exhibirme con ellos por lo del covid-19 (coronavirus).

Y por eso me quedé con la preocupación de regresar a casa sin cumplir con el calendario establecido en la Copa de España sub-23 y en las otras carreras en las que iba a participar. Pensaba que volvería al país con toda la preparación hecha entre comillas para nada por no poder cumplir con mis metas.

Mientras todos los equipos españoles están cumpliendo con la cuarentena por la pandemia y no sabemos las fechas exactas para las siguientes competencias, aunque dicen que, para agosto, en cuanto a mí ya se me cumple el contrato con el elenco.

Dado que no se pudo competir por el coronavirus y los eventos se aplazaron, me tocará cumplir con otro trámite de visado en Quito para poder volver acá, espero que no existan problemas con la renovación de la visa y así retornar a la plantilla.

La visa caducó en marzo, ahí cumplía los tres meses. Con la gente del Tres Anclas ULB intentamos encontrar un vuelo a Ecuador, pero por el tema de cierre de fronteras no pude viajar y me quedé cumpliendo con la cuarentena en España.

Como el calendario se alargó por esta situación me dijeron en la escuadra que cuando todo esto se normalice, más o menos en agosto, vuelva para mostrarme, a hacer unas buenas carreras y si todo sale bien extender el contrato para el próximo año.

El elenco me ha dado la oportunidad y el apoyo. Estoy aquí hospedado en el hotel que es auspiciante principal y bueno, estoy muy cómodo porque, además, cuento con un gimnasio y una piscina para poder mantener la forma física y no perder ritmo.

Estoy viviendo en Gandía (una población cercana a Valencia), donde la gente respeta mucho las indicaciones de las autoridades y la población es pequeña. No me ha pegado tanto la preocupación de contagiarme porque estoy alejado de todo.

En el hotel realizo la preparación física que me establecieron el director del equipo, Pascual Orengo, y mi manager Jesús Marcelino Pacheco. Además de mi entrenador personal, Edwin Telenchana, quien vive en Ibarra (Ecuador) y desde ahí envía la planificación.

Mucha gente ha estado pendiente de mí, entre ellos Santiago Rosero, quien me acompaña desde mis inicios.

Tuve pocas carreras para poder exponer mi potencial. La primera fue el 1 de marzo, había llegado el 27 de febrero y tres días después ya estaba compitiendo. En ella no me sentí cómodo porque en tan poco tiempo me fue difícil adaptarme al cambio de horario, al clima, la postura de la bicicleta y por eso no tuve un buen rendimiento.

Mientras que la segunda (8 de marzo) fue diferente porque ya estaba más acoplado y creo que hice una buena carrera dado que estuve dentro del pelotón y bueno eso fue lo último que hicimos antes de todo esto.

Espero que todo pase y vuelva la normalidad para poder volver y cumplir mi objetivo, que es mostrar mi potencial y que eso sirva como una vitrina para dar el paso al pelotón profesional.

En este tiempo me dedico a trabajar en el rodillo y a hacer ejercicios para tonificar la musculatura. Además entreno en una caminadora. Así como me centro en el fortalecimiento del cuerpo. Mientras que a la piscina voy solo a relajarme.

El hotel está totalmente cerrado, comparto la habitación con mi compañero venezolano Ricardo Zurita, vivimos el día a día. En las tardes hablo mucho con Steven Haro ahora que él está solo en su residencia en Pamplona.

Con la familia converso casi todos los días para preguntar cómo están, decirles que estoy bien, que estén tranquilos y que no se preocupen por mí.

Me golpeó el estar lejos de ellos en estas circunstancias porque habría pasado la cuarentena en mi casa en Ecuador, pero me tocó esta situación y la afronto con la mayor responsabilidad del caso.

Por acá (Gandía) la verdad todo tranquilo, no he salido para nada. En el hotel mismo nos dan todo lo necesario para que no salgamos a exponernos. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP