Bravo: “Me toca entrenar en el mar; la piscina cerró”

- 29 de marzo de 2020 - 00:00
Foto: Cortesía

La triatleta cuencana Elizabeth Bravo sigue varada en Mooloolaba (Australia), a donde fue hace 20 días para competir en la Copa del Mundo. Las restricciones en ese país aumentan: se cerraron las fronteras y se suspendieron los eventos deportivos.

“Hoy (martes 24 de marzo) me desperté con una noticia que estaba esperando. Cuando encendí el televisor, las autoridades australianas estaban anunciando el cierre total de las fronteras del país.

Esta semana se han tomado medidas más radicales para evitar la propagación del coronavirus. La piscina que utilizábamos para entrenar cerró indefinidamente. Todavía se puede hacer ejercicios al aire libre, pero nos tocará nadar en el mar.

Los restaurantes siguen abiertos, pero solo están atendiendo pedidos a domicilio o para llevar. Está totalmente prohibido consumir los alimentos en el local. Los buses siguen funcionando. Las escuelas están terminando su periodo regular, pero las colonias vacacionales fueron canceladas.

En los supermercados se pide que se trate de pagar con tarjetas de crédito y no en efectivo. Además, que no se toque nada que no se vaya a comprar. Y que se mantenga una distancia mínima de dos metros con otras personas. Se debe hablar lo justo y necesario con la persona que cobra.

El último deporte que seguía en actividad en Australia, el fútbol, decidió parar este martes 24 de marzo de 2020 porque, según sus dirigentes, jugar en medio de la pandemia mundial de coronavirus es “misión imposible”.

En los últimos dos días, la liga de rugby, el deporte más popular del país, suspendió las competiciones. El críquet, el baloncesto y todos los demás deportes de equipo lo habían hecho antes.

Solo quedaban cinco jornadas del campeonato de fútbol, pero ya no se trata de jugar a puerta cerrada, sino de que las restricciones impuestas a losb impiden la celebración de partidos y además dos equipos están en cuarentena.

Los eventos en el triatlón están suspendidos por seis semanas. Yo llegué hace 20 días a Mooloolaba (Australia) para competir en una Copa del Mundo, en la que quedé sexta. Pero de aquí debía viajar a Nueva Zelanda para otra competencia y me quedé varada porque tampoco pude regresar a Ecuador.

Estaba sumando puntos importantes para clasificar a losby mi plan era conseguir ese cupo en Nueva Zelanda, pero era imposible seguir compitiendo en estas condiciones. Primero está la salud de los deportistas y de todos quienes están alrededor de los atletas.

Por eso la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de posponer los Juegos para el 2021 fue acertada. Los deportistas, las federaciones por deporte y los comités nacionales ejercieron presión para que se cambie la fecha y el COI acogió esos pedidos oportunamente. Ha demostrado que los deportistas importamos más que el dinero, los auspicios y los acuerdos comerciales.

Fue una buena decisión porque no se los está cancelando sino postergando. Eso es lo más conveniente para los deportistas que tenemos casi cuatro años preparándonos y compitiendo para conseguir un cupo.

Todos los deportistas estábamos ansiosos por disputar los Juegos, pero la vida de las personas está primero. Esta pandemia está creciendo y no va a terminar pronto.

El sistema de clasificación de muchos deportes se alteró. Muchos atletas que estaban intentando clasificar se podrían ver afectados y era injusto continuar.

La decisión del COI es dura porque tenemos que rehacer nuestra planificación, pero hay que ser solidarios con las personas que están sufriendo en estos momentos.

Esperamos que la situación mejore con el paso de los días. Quiero volver a Ecuador, reunirme con mi familia. Debemos estar unidos en la adversidad”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Últimas noticias
Medios Públicos EP