El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.4/Dic/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

La Astrología tiene detractores y defensores

24 de agosto de 2014 00:00

No te desesperes si algo te sale mal. Seguramente es porque el momento no es de precipitaciones, sino de actuación mesurada”. “En el amor no te lances a nada sin explorar primero las verdaderas intenciones que siente esa persona, luego decide”.

Después de leer el horóscopo para los signos de Libra y Piscis, habría más de una razón para compararlo con la voz de la conciencia. Aquella que nos dice “no hagas esto porque quizás lo lamentes mañana; no tomes esta decisión, porque…”. Quizás sea por ello que muchas personas consideran al horóscopo una guía para sobrellevar los afanes de cada día. Hay quienes prefieren leerlo en las primeras en la mañana, durante el desayuno, antes de empezar una nueva jornada de trabajo.

David Castro, empleado privado, cuenta que lee el horóscopo, incluso antes de ingresar al Facebook. “No sé si será coincidencia, pero cuando leo, me aciertan en todo”. En una ocasión, asegura, le vaticinó que conocería a una mujer que cambiaría su vida y así ocurrió. La mujer es ahora su novia y aunque a ella no le gusta el horóscopo, asegura que “el destino se cumple de las formas más insospechadas”.

Para Alberto Celi, físico de la Escuela Politécnica Nacional, hay muchas razones para no creer en el horóscopo. Una de ellas tiene relación con la ‘influencia’ de los astros en el momento del nacimiento. La primera pregunta que se plantea este científico es ¿cómo puede influir una estrella localizada a miles de años luz de distancia en la personalidad de un ser humano? “Un año luz es la distancia recorrida por la luz en un año, es decir, hablamos de cantidades de billones de kilómetros”.

Cuando los astrólogos se refieren al término ‘influir’ quieren decir que la radiación o las ondas electromagnéticas repercuten, de algún modo, en nuestras vidas. Si esto fuera así –advierte– los equipos electrónicos que utilizamos a diario también ejercerían esta influencia y sería aún mayor ya que estos están más cerca de nosotros.

Celi precisa, además, que los gemelos tienen el mismo signo zodiacal, aunque tengan gustos y temperamentos diferentes. Eso significa que el horóscopo nunca le atinará a uno de los 2, porque aunque se parezcan físicamente, hay diferencias de carácter, por ejemplo. Este investigador comenta que, según el horóscopo, el signo que le corresponde a él es géminis. “Nunca he sentido que tenga una afinidad con este ni con ningún otro signo”.

Para este físico, hay otras razones que ponen en entredicho la veracidad del horóscopo. La posición de los astros no es la misma a lo largo del tiempo. De hecho, según los detractores del horóscopo, las cartas astrales hechas en la Edad Media nada tienen que ver con las actuales; la posición de las estrellas varió. Mientras tanto, Sandra Morán, especialista en Astrología, sostiene que Isaac Newton, uno de los grandes científicos de todos los tiempos, nunca despreció la Astrología. Él mismo la practicaba. En realidad Isaac Newton también fue astrólogo y para muchos es una prueba de cómo esta disciplina puede ser abrazada por la ciencia.

Para Carmen A. seguidora asidua del horóscopo, esta herramienta es vital para “entendernos a nosotros mismos y a los demás”. Según ella, es un instrumento que solo transmite energía positiva. “Si usted se fija ningún signo es mejor o peor que otro. Es tan bueno ser Aries como Virgo. Todos tenemos cualidades”. Sandra Morán considera que la Astrología es un lenguaje que está integrado por símbolos que representan energías vivas. Por eso —asegura— la Astrología se convierte en una herramienta de desarrollo personal y transpersonal.

“Las estrellas no rigen nuestro destino”

El físico Alberto Celi considera que hay miles de personas en el mundo que no pueden dejar de leer el horóscopo. “Algunos llegan a creer que las estrellas rigen su destino, pero el destino lo construimos nosotros cada día”. El físico Luis Lascano asegura que las personas que confían en el horóscopo no tienen ningún interés por profundizar en el conocimiento serio. Cuando era joven, este catedrático leyó varias veces lo que decía su signo zodiacal, pero nunca le tuvo fe. “A mí me han asignado el signo Sagitario, pero no creo en eso. Lo que suelo hacer en esta época del año, es mirar el firmamento para identificar la constelación de Sagitario. Eso es otra cosa”.

Graciela Paredes cuenta que durante muchos años se acostumbró a leer el horóscopo casi a diario. Confiesa que varias veces recomendó a otras amigas consultarlo para enfrentar mejor cualquier contrariedad. También lo consideraba un instrumento de autoconocimiento y superación.

Sin embargo, se decepcionó cuando constató que el mismo día, en diferentes diarios, un mismo signo contenía diferente información. “El mismo día aconsejan al nacido bajo el signo de Acuario: “Siga cualquier tratamiento de salud que le hayan ordenado. En otro periódico decía: “No deje que otros le indiquen lo que tiene que hacer, tome sus propias decisiones en todos los ámbitos de su vida”.

A pesar de las críticas, los defensores de la Astrología siguen luchando para que esta disciplina sea considerada una ciencia. Hace más de 10 años, la Universidad Grants Commission en la India decidió introducir cursos en astrología védica para titulaciones de graduados y posgraduados. Durante mucho tiempo la Astrología ha tenido un gran número de seguidores. Para algunos esta acogida tiene que ver con la sensación de seguridad y control que brinda el horóscopo sobre el desarrollo de los acontecimientos futuros.

Testimonio

En realidad, a mí eso me tiene sin cuidado. No creo ciegamente en lo que me dicen respecto a mi signo, pero lo leo porque me entretiene y, de alguna, manera, me ha ayudado a conocerme a mí misma. A través del horóscopo he tomado ciertas decisiones para mi vida personal y laboral. Cada uno sabe lo que toma para sí y lo que no. Esto lo aplico cuando leo mi signo zodiacal. No me considero supersticiosa.

Yolanda Burbano

Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado