Las hidroeléctricas ponen a soñar a los habitantes de Pindilig

15 de febrero de 2015 00:00

Toma aproximadamente una hora llegar a esta parroquia desde la capital provincial. Se puede ir en transporte público, que pasa en la mañana y en la tarde. Este lugar está localizado a 32 kilómetros de Azogues.

Durante las tardes en Pindilig es común ver a ovejas, cerdos, vacas y caballos arreados por jinetes o personas que van a pie con cuerdas amarradas a los cuellos de los animales. “Esa es nuestra costumbre, la de todos”, explica Ana María Nasput —habitante de la zona— a los jóvenes y niños que retornan de la jornada de estudio. Este periplo de regreso a los estudiantes les puede tomar media hora, dependiendo de los horarios de los buses que pasan a lo largo de la vía principal en Pindilig.

Una vez que se bajan del transporte, inician una caminata por las calles secundarias polvorientas de la comunidad, un escenario que los jóvenes usan para ponerse al día en sus temas personales.

El tema de la migración no deja de ser uno de los más tratados. Cañar —junto a Azuay y Loja— es una de las provincias de la que más personas partieron luego de la crisis financiera del siglo pasado. José Daizela tiene 19 años y desde hace 13 no ha podido abrazar a sus padres que se encuentran indocumentados en Estados Unidos. En esa ausencia, él y sus 2 hermanos, de 17 y 14 años, han estado al cuidado de su abuela y solo han intercambiado fotos con sus progenitores para registrar el paso del tiempo.

Esta parroquia oriental solo cuenta con una vía principal asfaltada. Las rutas secundarias aún están en condiciones precarias.

“Nosotros somos un pueblo netamente lechero, es nuestro orgullo. De aquí parte la leche para ser procesada en Cuenca”, comenta inflando el pecho Sergio Guarquila, una mano trabajadora, del lugar, quien además, es el teniente político de Pindilig.

Guarquila recorre el tramo de la carretera Matrama-Rivera, que cruza su parroquia nativa y que la une con otras comunidades, como Luis Cordero y Taday. “Es hora de tomar el carro”, dice, mientras sube a su combativa camioneta. 15 minutos después se muestra ante los ojos de los visitantes que en los últimos años se ha convertido en la esperanza de los oriundos de Pindilig: la central hidroeléctrica Alazán, que se conecta con sus similares de San Antonio y Dudas-Mazar.

Sabía usted:

La parroquia Pindilig tiene en la actualidad una población de 2 mil habitantes.

El 23 de febrero se celebrarán los 157 años de parroquialización. Los habitantes son devotos de san Juan Bautista.

Cuenta con 7 comunidades, entre ellas, están Shal, San Pedro, Zhoray, Dudas, Queseras, Shabluth, Carchi-Corral.

Te recomendamos

Las más leídas