Escuela Legislativa busca formar a parlamentarios

24 de febrero de 2013 00:00

La Escuela Legislativa es el proyecto académico y técnico de la Asamblea Nacional, que por resolución del Consejo de Administración de la Legislatura (CAL) obtuvo -en enero- vida jurídica.  

El proyecto fue impulsado por Fernando Cordero, presidente de la Asamblea, en 2010. Con el estatuto que norma y legaliza sus funciones, la escuela tiene como objetivo capacitar a los parlamentarios y a sus colaboradores en áreas como la fiscalización y la legislación.

Además, realizará investigaciones relacionadas con la legislatura para que sean difundidas y compartidas con otros parlamentos del mundo e instituciones académicas de prestigio.

Son varias las tareas que este organismo ya tiene a su cargo. Por ejemplo, en abril desarrollará un taller de técnica legislativa con los nuevos asambleístas. Este curso durará tres días y se impartirán temas como Constitución, derechos consagrados, procedimiento legislativo, iniciativa de formación de las leyes, presentación de proyectos legales, iniciativas ciudadanas, funcionamiento de las comisiones especializadas y ocasionales, elaboración de los informes para primer y segundo debate, manejo de documentación, inducción del sistema del voto electrónico y web de la Asamblea. “La escuela está madura y este es su primer ejercicio fuerte, que es el taller de inducción con los asambleístas nuevos”, explicó Cordero.

El funcionamiento académico y logístico de la escuela está apoyado por la fundación Manuel Jiménez Abad, el Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN). También ha firmado  convenios con instituciones académicas del país y Latinoamérica. Ecuador y Uruguay son las únicas naciones de la región que cuentan con un instituto de este tipo.

“La escuela permite fortalecer el trabajo de la Asamblea, de los asesores y de los legisladores. Podemos darles herramientas a los asambleístas para que realicen de mejor forma las competencias que están establecidas en la Constitución y en la Ley Orgánica de la Función Legislativa, que son legislar y fiscalizar”, afirmó Libia Rivas, secretaria de la Asamblea.

Los acuerdos con las entidades antes citadas garantizan certificaciones académicas para los miembros de la Asamblea y la posibilidad de intercambios con otros parlamentos del mundo. De hecho, esa tarea  ya se efectúa desde  hace dos años.

La escuela aún está en proceso de conformación en lo que se refiere a su Consejo Académico, pénsum y financiamiento, pero los cursos, seminarios y talleres son impartidos por maestros extranjeros y especialistas en técnicas parlamentarias. “Los gastos de cursos y capacitaciones los asume la fundación Manuel Jiménez Abad, pero con la aprobación del CAL. La escuela cuenta con su propio presupuesto, aún no está establecido, pero nos estamos asesorando para fijar la partida”, explicó Rivas.

Para la legisladora reelecta Mary Verduga, la escuela es una iniciativa importante  porque permite que los asambleístas tengan un mejor conocimiento de las leyes. “Capacitarse nunca está de más, conocer las técnicas parlamentarias de otros países  nos permitirá crecer como profesionales de la legislatura. Además, es necesario participar en cursos de alto nivel para reproducir lo de fuera”, manifestó.

El constitucionalista Gustavo Merino considera que la Escuela Legislativa debe ser un complemento de la práctica parlamentaria. “Los legisladores pueden adquirir nuevos estudios que tengan que ver con la práctica parlamentaria y para ello está la Escuela Legislativa, es imprescindible rescatar que los conocimientos legislativos se adquieren día a día, pues de por sí los asambleístas deben llegar al Parlamento con conocimientos en materia jurídica”, comentó.

Otro de los retos de la escuela está en el área tecnológica, pues dentro de sus funciones también se incluye la participación ciudadana. Para ello, el organismo pretende reforzar su plataforma y crear módulos virtuales para que los medios de comunicación y personas en general accedan a los talleres.

La Ley Orgánica de la Función Legislativa es la base legal en la que se sustenta  la escuela. En el artículo 14 la norma establece: “El CAL ejercerá las funciones y atribuciones siguientes: elaborar y aprobar los reglamentos necesarios para el funcionamiento de la Asamblea Nacional, así como conocer y adoptar las decisiones que correspondan a fin de garantizar su idóneo funcionamiento”.
Es justamente cumpliendo esta último mandato que el CAL aprobó la creación de la Escuela Legislativa de Ecuador.

Te recomendamos

Las más leídas