Zhang Zhan, una reportera china, fue condenada a cuatro años de prisión

La periodista transmitió en vivo lo que ocurría en Wuhan cuando empezó la pandemia.
28 de diciembre de 2020 09:28

Zhang Zhan fue declarada culpable de "buscar altercados y provocar problemas", un cargo que se usa frecuentemente en ese país contra activistas. La exabogada de 37 años fue detenida en mayo y lleva varios meses en huelga de hambre. Sus abogados dicen que se encuentra en mal estado de salud.

Zhang es una entre varios periodistas ciudadanos que han enfrentado problemas por informar sobre lo que estaba ocurriendo en Wuhan, la localidad china donde comenzó el brote de SARS-CoV-2.

En China no hay medios de comunicación que no sean oficiales y se sabe que las autoridades toman medidas drásticas contra activistas o informantes cuyas denuncias consideran socavan la respuesta del gobierno al brote.

El presidente de China, Xi Jinping, ha insistido en varias oportunidades en que su gobierno manejó correctamente el brote.

En marzo, el presidente de China, Xi Jinping, dijo que el virus había sido controlado con éxito en la provincia de Wuhan y Hubei.

"Zhang Zhan parecía devastada cuando se anunció la sentencia", dijo Ren Quanniu, uno de sus abogados defensores, a la agencia de noticias AFP.

Ren agregó que la madre de Zhang, que estaba en el tribunal, sollozó en voz alta cuando se leyó el veredicto.

Sus informes transmitidos en vivo y sus escritos se compartieron ampliamente en las redes sociales, lo cual llamó la atención de las autoridades chinas.

La organización Defensores Chinos de los Derechos Humanos (CHRD, por sus siglas en inglés Chinese Human Rights Defenders), señaló que sus reportes también incluyeron las detenciones de otros periodistas independientes y el acoso que estaban sufriendo las familias de algunas víctimas que pedían una rendición de cuentas.

En una entrevista en video con un cineasta independiente antes de su arresto, Zhang dijo que decidió visitar Wuhan después de leer una publicación en línea de un residente sobre la vida en la ciudad durante el brote.

Una vez allí, comenzó a documentar lo que vio en las calles y hospitales en transmisiones en vivo, a pesar de las amenazas de las autoridades.

"Quizás tengo un alma rebelde. Solo estoy documentando la verdad. ¿Por qué no puedo mostrar la verdad?", dijo en un clip de la entrevista obtenido por la BBC.

"No dejaré de hacer lo que hago porque este país no puede retroceder".

Información falsa

Zhang desapareció el 14 de mayo, según el CHRD. Un día después, se reveló que fue detenida por la policía en Shanghái, a más de 640 km de distancia.

A principios de noviembre se le presentaron cargos formales.

El documento de la acusación señala que Zhang envió "información falsa a través de texto, video y otros medios vía (plataformas como) WeChat, Twitter y YouTube".

También está acusada de aceptar entrevistas con medios de comunicación extranjeros y de "difundir maliciosamente" información sobre el virus en Wuhan. Se recomendó una sentencia de cuatro a cinco años.

En protesta por su arresto, Zhang hizo una huelga de hambre, lo cual ha deteriorado su salud.

Uno de sus abogados mencionó en un comunicado que cuando la visitó a principios de diciembre, ella le dijo que la estaban alimentando a la fuerza mediante una sonda.

También reveló que sufría dolores de cabeza, mareos y dolor de estómago.

"Restringida las 24 horas del día, necesita ayuda para ir al baño", indicó el abogado Zhang Keke, quien también añadió que tiene problemas para dormir.

"Se siente psicológicamente agotada, como si cada día fuera un tormento", señaló el abogado que solicitó el aplazamiento del juicio dado su estado de salud.

Zhang fue detenida en 2019 por expresar su apoyo a los activistas en Hong Kong.

Sentencia alarmante

Leo Lan, consultor de investigación y defensa del grupo de derechos humanos Network of Chinese Human Rights Defenders, dijo que la sentencia de Zhang es "alarmante".

"(Su) sentencia es muy dura. El Gobierno chino está muy decidido a silenciarla e intimidar a otros ciudadanos que intentaron exponer lo que sucedió en Wuhan", le dijo a la BBC.

"Me preocupa el destino de otros ciudadanos detenidos que también informaron sobre la pandemia".

Varios reporteros ciudadanos que informaron desde Wuhan, entre ellos: Li Zehua, Chen Qiushi y Fang Bin, desaparecieron a principios de este año.

Li finalmente apareció y explicó que fue puesto en cuarentena a la fuerza, mientras que se informó que Chen está con su familia, pero bajo supervisión del Gobierno.

Aún se desconoce el paradero de Fang Bin. (I)

Contenido externo patrocinado