La población civil en Yemen es la más afectada

- 22 de septiembre de 2019 - 00:00

Yemen, considerado el patio trasero de Arabia Saudita, adquirió un rol estratégico en los últimos años en la lucha de poderes entre saudíes e iraníes.

Desde 2011, la nación se sumergió en un convulsionado panorama político, luego del derrocamiento en 2011 de Ali Abdullah Saleh, cercano a Riad y quien gobernó Yemen del Norte desde 1978 y, desde 1990, Yemen unificado.

En 2014 los hutíes, perteneciente a los zaydíes, una rama de los chiítas que son liderados por la familia Al Huthi, invadieron gran parte del país, incluida la capital, Saná, y el puerto de Al-Hudaydah, expulsando al presidente Abdo Rabu Mansur al Hadi.

Unos años después de esta especie de golpe de Estado, Arabia Saudita lanzó una masiva campaña aérea en compañía de Baréin, Kuwait, Catar y los Emiratos Árabes Unidos con el objetivo de hacer retroceder a los hutíes y permitir el regreso de Al Hadi, aliado saudí.

Los saudíes acusan a Irán de apoyar a los hutíes. Incluso la ONU demostró que la nación persa le  entrega apoyo en armamento y dinero a los rebeldes, algo que Teherán niega.

Según datos de la Acnur, más de 22 millones de personas en Yemen no pueden acceder a alimentos, medicinas ni otros productos básicos para sobrevivir como consecuencia de la guerra. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: