Victoria de Rousseff: Corte falla a favor del gobierno brasileño sobre rito de juicio político

- 17 de diciembre de 2015 - 17:07
La decisión obliga a una nueva votación para elegir a la comisión de la Cámara de Diputados que debe analizar el juicio político hasta la votación en el plenario. Foto: AFP

La presidenta Dilma Rousseff obtuvo hoy una importante victoria en el Supremo Tribunal Federal, que redujo el protagonismo de la Cámara de Diputados, presidida por su principal rival, Eduardo Cunha, para decidir si se aprueba o no el juicio político en su contra.

"Esperamos que la presidenta pueda salir más fuerte de este proceso", dijo a corresponsales extranjeros, ante una pregunta de EL TELÉGRAFO, el portavoz de la presidencia y ministro de Comunicación Social, Edinho Silva.

Por mayoría, la máxima corte de Brasil acogió un pedido del oficialista Partido Comunista do Brasil (PCdoB) en el cual determinó que el Senado -donde el gobierno tiene una mayoría más consolidada que en la Cámara Baja- tiene autoridad para archivar el juicio político en caso de que sea aprobado por los diputados.

La corte no aceptó que la presidenta deba obligatoriamente licenciarse por 180 días en caso de que los dos tercios de la Cámara de Diputados apruebe el proceso de destitución mientras el Senado analiza el caso. El Senado tendrá potestad para aceptar o no en votación abierta la acusación del juicio político, con lo cual Rousseff no deberá alejarse del cargo.

La decisión también obliga a una nueva votación -abierta y no secreta- para elegir a la comisión de la Cámara de Diputados que debe analizar el juicio político hasta la votación en el plenario. Hubo una fuerte disputa, por 6 a 5, de que la votación para aprobar el juicio político debe ser realizada en forma abierta, contra la posición de los opositores y de Cunha.

La presidenta Dilma Rousseff recibió así un respaldo de fuste que estuvo precedido por manifestaciones de gran porte a su favor el miércoles por la noche, que superaron ampliamente a las realizadas el domingo por parte de los sectores opositores que reclamaban la caída de la mandataria. Por primera vez en el año, las manifestaciones de la izquierda contra el golpismo fueron mayores que las de la oposición derechista.

El Supremo Tribunal Federal le dio un golpe a la oposición y al presidente de la cámara baja, Eduardo Cunha, quien el 2 de diciembre, acorralado por denuncias de corrupción, decidió en señal de venganza, al no poder recibir el respaldo de Rousseff, aceptar un pedido de juicio político contra el crimen de responsabilidad.

La posición de Cunha y del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) era erosionar a la base aliada del gobierno para que Rousseff deba apartarse mientras estaba siendo juzgada en caso de que el Congreso lo aprobara, con lo cual se extinguiría su poder en el cargo, con el vicepresidente Michel Temer en la jefatura del Estado.

En medio de esta "reconstrucción del gobierno frente al impeachment, el procurador general de la república, Rodrigo Janot, pidió al Supremo Tribunal Federal retirar el mandato del diputado a raíz de que cometió delitos y amenazó a testigos de la investigación que se le realiza por falta de decoro parlamentario.

La corte anunció que el caso lo dejará para febrero, tras el receso de verano, pero fuentes de la fiscalía indicaron que Cunha, quien admitió tener cuatro cuentas no declaradas en Suiza en las cuales recibió dinero no declarado, podría perder sus fueros parlamentarios apenas si es encontrado cometiendo un crimen in flagranti.

"Con esta decisión, el tren vuelve a andar por las vías, se vuelve a respetar a los electores de la presidenta Dilma", dijo Luis Eduardo Adams, abogado del gobierno.

En el marco interno y en el marco de una recesión, aumentan las presiones para un giro más a la izquierda del área económica del gobierno. Los principales medios económicos hablan de una despedida del ministro de Economía, Joaquim Levy, en medio de disputas por el presupuesto de 2016. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: