Víctima de abuso califica perdón del Papa como palabras vacías

- 17 de enero de 2018 - 00:00
El papa Francisco camina por el escenario del parque O’Higgins en Santiago antes de dar una misa al aire libre. Ahí expresó su ‘dolor’ acerca de los escándalos del clero.
Foto: AFP

Juan Carlos Cruz, quien denunció al sacerdote Karadima, criticó la falta de medidas por parte de Francisco para tratar los casos de pedofilia en Chile. El Pontífice ofició ayer una misa en Santiago.

“Más acciones”. Es lo que reclama Juan Carlos Cruz ante el pedido de perdón que realizó ayer el papa Francisco por los abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia católica en Santiago.  

Cruz, una de las víctimas de los abusos sexuales cometidos por el sacerdote chileno Fernando Karadima, sentenció en Twitter: “Otro buen titular que saca aplauso y ahí se queda. Otro titular barato. Basta de perdones y más acciones. Los obispos encubridores ahí siguen. Palabras vacías. Dolor y vergüenza es lo que sienten las víctimas”.

Para este afectado, la Iglesia católica vive en “hipocresía y palabras vacías” por lo que en otro tuit enmarcó el rostro del obispo de Osorno, Juan Barros, quien asistió a la bienvenida del Papa.

Barros es acusado de encubrir a Karadima y en 2015 fue respaldado por Francisco. Aquel año hubo protestas contra el abispo y entonces, el pontífice aseguró que la ciudad de Osorno “sufre por tonta, porque no abre su corazón a lo que Dios dice y se deja llevar por las macanas que dice toda esa gente”.

Según una lista distribuida por la ONG estadounidense Bishop Accountability casi 80 religiosos abusaron de menores en Chile desde el año 2000. Uno de los casos más emblemáticos es el del sacerdote Karadima, denunciado en 2010 por varias víctimas, entre ellas Cruz quien además aseguró que Barros estuvo presente cuando este cura le tocaba “los genitales” a él y a otros niños.

Pese a las denuncias, Karadima nunca fue sentenciado ya que para la justicia chilena el caso prescribió, mientras que el Vaticano solo lo condenó a retirarse ‘a una vida de oración y penitencia’.

Respecto a los abusos sexuales del clero, en marzo de 2013, el Vaticano endureció su posición a partir de la elección de Francisco, cuando este anunció una política de tolerancia cero e instó a hacer públicos los casos de pedofilia.

Un cambio respecto a su antecesor, Benedicto XVI (2005-2013), bajo cuyo pontificado la Iglesia empezó a dejar atrás la política de encubrimiento e impunidad que caracterizó a Juan Pablo II (1978-2005).

Ayer, durante su intervención en el Palacio de La Moneda, el jefe de Estado del Vaticano expresó “dolor” y “vergüenza”. Sin embargo, no se reunirá con las víctimas.

Según diario El País, Francisco, de origen argentino, llega a Chile (país 33 dentro de su gira papal) para salvar a su Iglesia, la más débil de la región. La encuesta Latinobarómetro detalla que en Chile el 44% se declara católico, y el 38% manifiesta que no tiene ninguna religión.

La gente observa los escombros de una capilla quemada en Cunco, región de Araucanía. Foto: AFP

Las protestas e incendios
La visita del religioso también generó protestas callejeras. La policía disolvió ayer en Santiago la ‘Marcha de los Pobres’, convocada por organizaciones sociales.

Los 250 manifestantes intentaron dirigirse hacia el parque O’Higgins, en Santiago, donde el papa daba una misa. Portaban pancartas con leyendas como: “Papa: los pobres marchamos contra las migajas de esta democracia” o “No puede dar la paz un cómplice que ampara al violador”. Hubo 20 detenidos.

La policía reportó tres nuevos ataques contra iglesias en una comuna de Santiago y en La Araucanía (sur) la noche del lunes, horas después de la llegada de Francisco. Estos asaltos se suman a otros cinco ocurridos el pasado fin de semana en Santiago atribuidos por las autoridades locales a grupos anarquistas. (I)

Agentes de la policía antidisturbios luchan contra un manifestante durante una protesta contra la visita del papa Francisco en Santiago, Chile. Foto: AFP

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: