Venecia declara la guerra al turismo masivo

- 25 de agosto de 2019 - 13:29
Foto: Archivo / ET

La ciudad italiana de 50.000 habitantes recibe 30 millones de turistas al año. El gobierno aumenta impuestos para frenar el exceso de visitantes.

Venecia se protege de los millones de turistas.
Una nueva ley presupuestaria aprobada por el Ayuntamiento de esta ciudad en Italia incluye un nuevo impuesto por el cual habrá que pagar por acceder a esta urbe de Europa. El cobro entró en vigor en julio y su valor depende de la época del año.

En Venecia, como en otras urbes turísticas de Italia, el visitante debía abonar una tasa por cada noche que pernoctaba en la ciudad, pero ahora pagará este impuesto alternativo el que solo visite Venecia para pasar el día, conocido como el turista “muerde y huye”.

El alcalde de la ciudad, Luigi Brugnaro, anunció que este impuesto oscila entre 3 y 10 euros por persona, según sea temporada alta o baja. Sin embargo, habrá excepciones para estudiantes y quienes viajen brevemente a Venecia por motivos de trabajo o negocios y residentes regionales.

Además, aclaró que el impuesto se cobrará a todo aquel que arribe a la ciudad, a fin de “permitirnos administrar mejor la ciudad y mantenerla limpia” y “permitirles a los venecianos vivir con más decoro”.

Brugnaro comentó que el costo substancial de limpiar y mantener la seguridad es pagado hasta ahora “solamente por los venecianos”.

Los fondos adicionales también cubrirán los costos de seguridad, entre ellos el despliegue de 150 policías locales cada domingo y 350 agentes de servicio en días festivos como la Nochevieja y el carnaval, así como la construcción de senderos durante los períodos de inundación.

Los datos son abrumadores. Venecia, con 50.000 habitantes, recibe 30 millones de turistas al año. Se estima que entre abril y octubre desembarcan en su puerto alrededor de 32.000 cruceristas cada día.

Precisamente, los reiterados accidentes que este verano protagonizaron los cruceros terminaron por caldear el ambiente.

El alcalde afirma que pedirá a la Unesco que ponga a Venecia en la lista de patrimonio mundial en peligro de extinción.

“Venecia está en peligro y nosotros nos sentimos en peligro”, asegura.

Desde esta primavera se ha restringido el movimiento de turistas a través de unos controles instalados en los principales puentes que llegan al centro. También se ha previsto la prohibición de entrada a los vehículos que previamente no hayan reservado una plaza de párking.

Otros casos

La ciudad de Ámsterdam tampoco está dispuesta a que por sus estrechas calles y canales transiten turbas de turistas descontroladas. De ahí que la capital de los Países Bajos prohibió el turismo de despedidas de solteros, por ejemplo, cobrando las multas en el acto. A partir del año que viene se prohíben las visitas guiadas al Barrio Rojo.

Las autoridades de la ciudad suspendieron además todas las acciones de promoción del destino sustituyéndolas por otras para gestionar las hordas de visitantes.

Con una población de 17 millones de habitantes, los Países Bajos recibieron cerca de 18 millones de viajeros el año pasado y se espera que esta cifra aumente hasta 29 millones al año desde 2030.

Otra ciudad belga de cuento de hadas, Brujas, quiere limitar los gigantes cruceros a solo dos a la vez (tiene espacio para cinco) antes de que se convierta en otro Disneyland.

No solo las ciudades luchan contra el sobreturismo, también muchos paraísos naturales. Tailandia anunció que Maya Bay, la célebre bahía de la película La Playa, protagonizada por Leonardo Dicaprio, permanecerá cerrada durante dos años más.

Este rincón idílico de la isla de Phi Phi Leh, en el suroeste del país, lleva sin recibir visitantes desde el año pasado, pero los expertos consideran que aún no se ha logrado la recuperación de sus corales y la costa. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: