UE no logra pacto para levantar embargo de armas a rebeldes sirios

28 de mayo de 2013 - 00:00

Bruselas/ Damasco.- Los esfuerzos de la Unión Europea (UE) para llegar a un acuerdo sobre el fin del embargo de armas para los rebeldes sirios terminaron ayer en un “fracaso”, según los cancilleres del bloque.

Los responsables de la diplomacia trataban de pactar un período de tregua de dos meses (hasta el 1 de agosto) en el que los países se comprometían a no armar a la oposición -pese a que el embargo oficialmente expira el 1 de junio y pueden hacerlo- para dar una oportunidad a la negociación política.

Ahora los miembros de la UE deberán ponerse de acuerdo sobre ese aspecto antes de la medianoche del viernes 31 de mayo, cuando expiran todas las sanciones impuestas por dos años a la nación árabe. En los términos actuales, el embargo de armas a Siria supone un permiso automático para que cada país pueda enviar por su cuenta armamento al país en guerra.

El Reino Unido es la nación que más ha presionado para que se produzca el levantamiento del embargo, una medida destinada a enviar armas a los grupos rebeldes opositores al presidente sirio, Bashar al Assad, según manifestó el canciller británico, William Hague.

La postura británica es secundada por Francia, pues, según el canciller galo, Laurent Fabius, ese tipo de presión militar sobre el Gobierno sirio permitirá que haya una solución al conflicto.

Sin embargo, países como Austria, Estonia, Finlandia, Suecia y la República Checa defienden la continuación del embargo, pues han señalado el riesgo de que las armas europeas caigan en manos de grupos extremistas que luchan contra el Gobierno sirio.

Europa es una comunidad de paz, señaló el ministro de Asuntos Exteriores austriaco, Michael Spindelegger, para quien el envío de armas a los rebeldes sería contrario a los principios del bloque.

Por su parte, España e Italia defienden un punto intermedio: un levantamiento parcial del embargo, bajo estrictas condiciones y evaluando caso por caso. En ese sentido, apuestan por el acercamiento a un compromiso para permitir armar a la oposición siria, pero cuya decisión final esté en dependencia del resultado de la conferencia de paz que se prepara en Ginebra, por iniciativa de Estados Unidos y Rusia.

Una comunicadora muere

Una periodista de un canal de televisión gubernamental siria murió ayer por un disparo en la periferia de la localidad de Al Quseir, en el oeste del territorio sirio, donde se registran choques entre las fuerzas del régimen y los rebeldes.

La corresponsal Yara Abás, de la cadena Al Ajbariya, falleció por un disparo de “terroristas” en las proximidades del aeropuerto de Al Dabaa, en las afueras de Al Quseir, indicó el Ministerio de Información, según este canal.

Desde el 19 de mayo, esa ciudad es escenario de una ofensiva del régimen sirio contra los rebeldes. Paralelamente, reporteros del diario francés Le Monde contaron en la edición de  ayer cómo vivieron ataques con armas químicas lanzados supuestamente por las tropas del régimen, cuando se encontraban con grupos rebeldes en las cercanías de Damasco.

El fotógrafo Laurent Van der Stockt, en el amplio reportaje titulado “Guerra química en Siria” que dedica al tema Le Monde, relató cómo vivió en carne propia los efectos de esas armas en el frente de Jobar el pasado 13 de abril.

El fotógrafo vio que los combatientes rebeldes, que estaban apostados en unas casas en ruinas, empezaron a toser, a vomitar, a dar muestras de ahogo, antes de sufrir algunos síntomas él mismo, que después tuvo problemas visuales y respiratorios durante cuatro días.

Según los testimonios recogidos por Van der Stockt y por el periodista Jean-Philippe Rémy -en particular de médicos del hospital Al-Fateh de Kafer Battna en la región de la Ghouta, que declaran bajo el anonimato- podría tratarse del gas conocido como sarín.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP