Tsipras y sus acreedores se reúnen en Bruselas para finalizar negociación

- 24 de junio de 2015 - 06:06
Foto: AFP

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, llegará a Bruselas este miércoles para un crucial encuentro con la Comisión Europea, el BCE y el FMI, antes de una reunión de ministros de Finanzas de la zona euro en la que se intentará finalizar un acuerdo para evitar el default de Atenas.

Tsipras se reunirá hacia el mediodía en Bruselas con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y los jefes del Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), Mario Draghi y Christine Lagarde respectivamente.

En la reunión participan también Kalus Regling, que dirige el fondo de rescate de la zona euro, y Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo.

La reunión precede un Eurogrupo, el tercero en menos de una semana, organizado para avalar el acuerdo que negocian Atenas y sus acreedores -UE, BCE y FMI- desde la cumbre extraordinaria del lunes, día en que el gobierno griego presentó una seria de reformas y ajustes consideradas por sus socios como "una buena base".

Desde ese día los expertos de Atenas y de sus acreedores negocian los detalles de este acuerdo, pero las negociaciones continúan siendo "difíciles".

"¿Por qué cree que los grandes jefes vienen a Bruselas?", dijo una fuente diplomática a la AFP.

De este acuerdo depende el desbloqueo de 7.200 millones de euros del segundo plan de rescate financiero que Atenas necesita para pagar vencimientos al FMI antes del 30 de junio.

Esta partida está bloqueada desde el verano pasado.

Otra fuente con acceso a las negociaciones, más optimista, evocó "un clima positivo, realista y determinado para lograr una conclusión" rápida.

En la línea recta

"Entramos en la última línea recta de la negociaciones y esperamos que sean las últimas", dijo este miércoles en Atenas Yanis Varoufakis, que acompaña al primer ministro griego.

Este miércoles al final del día los ministros de Finanzas de la zona euro deben finalizar y avalar el acuerdo para poder presentarlo el jueves a los jefes de Estado y de gobierno que se reúnen en cumbre.

Las propuestas griegas prevén ajustes por unos 8.000 millones de euros para este año y el próximo.

La parte griega aceptó el principio de un superávit primario de 1% este año y 2% el próximo, como lo plantearon sus acreedores. Durante mucho tiempo este punto bloqueaba un acuerdo.

Atenas no está de acuerdo en cambio sobre los diferentes niveles de IVA y la reforma de las jubilaciones.

Según una fuente cercana a las negociaciones los acreedores piden al gobierno griego que aumento el IVA a la hotelería y restaurantes a 23%, medida que afectaría en primer lugar a los turistas extranjeros, para poder alcanzar los objetivos sin tocar el IVA de 13% a las electricidad y de 6% a los medicamentos, dos puntos sensibles en una país devastado por seis años de recesión.

De alcanzarse un acuerdo, Tsipras tendrá que hacerlo avalar por su Parlamento, lo que podría ser una etapa delicada. Ello abriría la vía para que el Bundestag alemán y otros parlamentos del bloque se pronuncien en los próximos días, lo que tampoco será fácil.

Todo esto antes del 30 de junio, día en que vence el pago al FMI así como el programa de rescate después del cual, si no hay acuerdo, Atenas no tendrá más a disposición los 7.200 millones de euros.

Con este calendario más que ajustado, los griegos vuelven a salir a las calles para manifestar contra eventuales medidas de rigor que suponen el acuerdo de Atenas con sus acreedores, pero también para recuperar sus ahorros en los bancos por el temor a un corralito.

Este miércoles el BCE aumentó por quinta vez en ocho días el techo de la ayuda de urgencia (ELA) concedida a la banca griega, verdadero salvavidas para los bancos en donde los depósitos caen desde hace días por la incertidumbre que genera la situación en que se encuentra el país. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: