Tsipras pide respeto a la democracia para avanzar hacia el crecimiento

- 19 de marzo de 2015 - 16:03
Tsipras (c) tenía previsto reunirse hoy con Hollande y Merkel (d). Foto: AFP

Grecia se impuso este jueves como tema dominante en la cumbre europea. El presidente de Francia, François Hollande, y la canciller de Alemania, Angela Merkel, insistieron en que Atenas debe cumplir los compromisos de reforma que adquirió al solicitar la prolongación del rescate, mientras que el primer ministro griego, Alexis Tsipras, reclamó el respeto a la democracia.

"Los griegos deben demostrar que hacen las reformas que son esperadas de ellos y Europa debe poner a disposición de Grecia los medios financieros para cumplir con los compromisos", subrayó Hollande a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebra en Bruselas.

"No deben esperar una solución, ningún hito", advirtió Merkel, quien recalcó que esta cumbre europea "no es el marco", puesto que "las decisiones se toman en el Eurogrupo y eso seguirá así".

Tsipras tenía previsto reunirse hoy con Hollande y Merkel, así como con los presidentes del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem; de la CE, Jean-Claude Juncker; del BCE, Mario Draghi, y del Consejo Europeo, Donald Tusk.

"Lo que vamos a pedir en esta reunión a unos y otros es el respeto a los compromisos", recalcó Hollande, quien incidió en "el 20 de febrero hubo un acuerdo, que fue confirmado el 24 de febrero, y vamos a poner en marcha ese acuerdo".

El mandatario francés dijo que Francia quiere que Grecia siga siendo socio de la zona euro, pero recalcó que al mismo tiempo hay que explicar al electorado griego que eligió al actual Gobierno, en las elecciones del 25 de enero, que "hay compromisos que valen para todos los países" en relación a la financiación europea y nacional.

Preguntado acerca de la nueva ley presentada ante el Parlamento por Tsipras para combatir la pobreza en Grecia, Hollande dijo que "no le choca" que el Gobierno griego haga esfuerzos para los pobres, pero subrayó que lo que se le pide a Atenas es que se aseguren de que los ricos pagan impuestos.

Por su parte, Tsipras se limitó a decir a su llegada a la cumbre que la UE "necesita iniciativas políticas que respeten tanto la democracia como los tratados, para dejar atrás la crisis y avanzar hacia el crecimiento".

Señaló que existe una "contradicción" entre el nivel político en el que se busca una solución y el nivel de representantes de las instituciones acreedoras de Atenas, "que agitan tarjetas rojas".

"Esta contradicción debe resolverse (...) impide progresar", apuntó Tsipras.

Grecia se encuentra en una situación extrema. Necesita liquidez para hacer frente en las próximas semanas a importantes vencimientos y cuenta para ello con el último tramo de unos 7.000 millones de euros del plan de rescate acordado desde 2010 por un monto total de 240.000 millones.

En particular, Grecia necesita en los próximos días para quedar a flote unos "2 a 3.000 millones de euros", según analistas de Berenberg.

El gobierno de Tsipras espera el giro de ese tramo, pero sus socios de la zona euro le piden reformas a cambio.

El Parlamento griego adoptó el miércoles con una abrumadora mayoría el primer proyecto de ley enviado por el gobierno griego de izquierda radical cuyo objetivo es el de asistir a los más pobres.

Esta ley provocó un nuevo cruce entre Atenas y la Comisión Europea, que fiscaliza, junto a los expertos del BCE y del FMI, las cuentas y reformas de Grecia.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP