Tribunal del Vaticano, abrumado por denuncias de abusos sexuales

- 22 de diciembre de 2019 - 00:00
El papa Francisco celebra una misa junto con curas en la Casa de Santa Marta, en la Ciudad del Vaticano.
Foto: Archivo/ET

El escaso personal de la Congregación para la Doctrina de la Fe no da abasto para manejar las 1.000 causas que llegaron a sus oficinas. A esto se suma que algunos funcionarios no tienen ninguna experiencia en jurisprudencia.

La oficina del Vaticano que investiga los posibles abusos sexuales de parte de sacerdotes recibió 1.000 denuncias de todo el mundo este año y todavía no llegan las de algunas regiones.

La Congregación para la Doctrina de la Fe está desbordada y su escaso personal no da abasto para manejar semejante volumen de denuncias, que es cuatro veces el de hace una década.

“Tenemos un tsunami de causas en estos momentos, sobre todo de países de los que nunca habíamos recibido nada”, expresó monseñor John Kennedy, director de la sección disciplinaria de la congregación, que es la que procesa esas causas.

Aludía a denuncias de abusos ocurridos generalmente años o décadas atrás. Argentina, México, Chile, Italia y Polonia se han sumado a la lista de países que más denuncias hacen llegar a la congregación.

Kennedy habló con la Associated Press y permitió que un fotógrafo y un camarógrafo visitaran el interior de la congregación. Es la primera vez en la historia de este tribunal que se da acceso a medios visuales. Tal vez porque el organismo más discreto del Vaticano siente la necesidad de demostrar cierta transparencia en momentos en que la jerarquía eclesiástica trata de recuperar la confianza de los fieles, que se sienten desanimados por décadas de abusos y encubrimientos. El propio papa Francisco promovió una mayor transparencia esta semana con su decisión de abolir el “secreto pontificio” que regía en los casos de abusos. Al hacer el anuncio, el Vaticano dijo que esta reforma facilitaría la cooperación con las autoridades civiles.

La explicación del Vaticano fue notable pues equivalió a una admisión explícita de que los obispos habían empleado el secreto pontificio para negarse a cooperar en las investigaciones civiles.

La Congregación, no obstante, sigue enfrentando obstáculos, que son emblemáticos de todo lo que no funciona con el sistema legal del Vaticano, manejado por obispos y otras figuras de la iglesia, algunas de las cuales no tienen experiencia en jurisprudencia. A menudo sin abogados especializados en derecho canónico.

Como consecuencia de esto, el Vaticano tiene problemas para lidiar con un flagelo que cobró estado público en Irlanda y Australia en la década de 1990, en Estados Unidos en 2002, en partes de Europa a partir de 2010 y en América Latina en 2018.

La Congregación procesa estas causas y también hace de tribunal de apelaciones al que recurren los sacerdotes en el marco de las leyes canónicas, un sistema legal paralelo que imparte la justicia eclesiástica.

En el pasado, cuando se llamaba la Santa Inquisición, los castigos de la Congregación incluían quemar a los herejes en una hoguera y la publicación de listas de libros prohibidos.

Actualmente la Congregación tiende más bien a ordenar a los curas infractores que recen, se arrepientan y les prohíbe oficiar misas en público.

El peor castigo impuesto por las leyes canónicas de la iglesia, incluso a curas que violaron a varios menores, es básicamente la expulsión de la orden. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP