Colapso de Thomas Cook impacta en sector turístico

- 25 de septiembre de 2019 - 00:00
Pasajeros de Thomas Cook esperan en el aeropuerto de Gran Canaria para ser repatriados a Gran Bretaña.
EFE

Mientras las compañías Easyjet y Ryanair celebran el cierre de la agencia de viajes británica, otras están preocupadas. Gobierno abrió una investigación.

Thomas Cook, la pionera empresa de viajes británica, que opera miles de hoteles y una aerolínea, cerró este lunes luego de que fracasaran las negociaciones para obtener un crédito de 200 millones de libras ($ 250 millones) para salvar la compañía. 

Si bien miles de turistas están afectados y se buscan formas de regresarlos a casa, el cierre podría tener un impacto devastador en los centros turísticos y las ciudades donde dominan los hoteles que operaba la compañía.

La agencia de viajes, que abrió en 1841 y funciona en 16 países, había planeado abrir seis nuevos hoteles este año en España, su mercado más grande; y cuatro en Grecia, además de otros 10 en destinos de vacaciones en el mundo. El cierre podría afectar en algunas economías locales que dependen de los ingresos del turismo, según Hayley Berg, economista del sitio de viajes Hopper.

“Sin esta demanda anual garantizada de los turistas de Reino Unido a los destinos patrocinados por Thomas Cook, estas economías y negocios locales podrían enfrentar un futuro incierto”, dijo Berg a NBC News.

A nivel global, aproximadamente 600.000 personas son afectadas por las compras y reservas efectuadas a esta compañía, a través de la cual contrataban vuelos, hoteles y paquetes, que incluían el transporte y la estancia en cualquier parte del mundo, también los establecimientos y complejos de la marca.

Un cierre de esta magnitud no solo se trata de los miles de turistas y 22.000 empleados afectados por el colapso de Thomas Cook, ya que las economías de algunos puntos turísticos son “frágiles”, advirtió Berg.

Los guías turísticos, las empresas basadas en estas actividades, los trabajadores de hoteles y las compañías de transporte también pueden sentir las repercusiones.

La quiebra de la compañía no fue sorpresa, ya que el estado financiero del grupo no dejaba de degradarse hace 10 años, con una deuda de más de 1.000 millones de libras ($ 1.242 millones).

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, pidió que se investigue por qué los ejecutivos de la compañía en los últimos años recibieron bonos por 20 millones de libras esterlinas ($ 24 millones), pese a que la compañía ya tenía pérdidas, destacó The Telegraph.

Johnson indicó que la compañía solicitó un rescate gubernamental de 150 millones de libras ($ 186 millones). Sin embargo, las autoridades estimaron que un salvataje habría creado un “riesgo moral en el caso de futuras dificultades comerciales que enfrenten las empresas”.

¿Quiénes ganan?

La desaparición de Thomas Cook dejará un hueco que beneficiará en primer lugar a su gran rival como touroperador, la empresa alemana TUI, y  también al grupo turístico británico On The Beach Group.

“TUI es el mayor beneficiado de entre los operadores turísticos al tener una importante base en Reino Unido y es el único gran operador turístico europeo”, destacó el analista James Ainley.

Los datos del informe de Citigroup indican que TUI ya lideraba el mercado británico, con el 17% de cuota de mercado frente a 10% de un Thomas Cook que llevaba años de capa caída.

Easyjet y Ryanair serían otros de los ganadores de la caída de Thomas Cook porque sus aviones competían, respectivamente, en el 35% y el 20% de sus destinos.

Con la operadora fuera del mercado, la oferta disminuye y los precios de las tarifas aéreas se dispararon para satisfacer la demanda, comentó Helal Miah, analista de investigación de inversiones de The Share Center.

“Easyjet y Ryanair recogerán parte de esa base de clientes”, dijo Miah. “Si bien comenzaron como aerolíneas de bajo presupuesto, se diversificaron recientemente y ofrecen más paquetes”. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: