May enfrenta dura votación, tras aprobación de acuerdo con la UE

- 26 de noviembre de 2018 - 00:00
La primera ministra, Theresa May, indicó que si el Parlamento británico no respalda el acuerdo habrá más división e incertidumbre.
Foto: EFE

La primera ministra británica debe someter el apoyo al plan en su Cámara de los Comunes. La cita sería antes de Navidad, sin embargo, varios opositores declararon su negativa, aunque es la única alternativa, dijo Juncker.

Los 27 líderes europeos aprobaron este domingo 25 de noviembre un “único” acuerdo para la separación de Gran Bretaña (Brexit). No obstante, la primera ministra británica, Theresa May, ahora debe someter a votación interna este plan en su Cámara de los Comunes, una tarea complicada con un Parlamento muy dividido.

El acuerdo, aprobado unánimemente por los líderes de la Unión Europea (UE) dejará a Gran Bretaña en un limbo legal, ya que está obligada a seguir la mayoría de las reglas del bloque pero ya no será miembro -hasta finales de 2020-. Los líderes regatean la relación que se avecina, el asentimiento llegó después de casi una hora de discusión en Bruselas.

El documento legalmente vinculante de 585 páginas que define los términos de la salida del Reino Unido abarca la “cuenta de divorcio” de $50.000 millones que Reino Unido debe pagar, los derechos ciudadanos y solución para mantener abierta la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, en caso de un estancamiento en las negociaciones comerciales.

Otro documento, la declaración política, delinea cómo funcionarían los temas de comercio y seguridad.

45 años llegan a su fin

Durante 45 años Reino Unido fue un miembro histórico en el poder político y económico del bloque y este domingo 25 de noviembre, tras dos años de negociación, consiguió el respaldo de los países miembros para separarse de la UE.

La canciller alemana, Angela Merkel, indicó que este pacto, “histórico”, marca la primera vez la salida de uno de sus miembros. Sin embargo, este pacto aún debe resistir las tormentas internas de las políticas de Gran Bretaña antes de la fecha de salida oficial del 29 de marzo.

La prueba clave en Reino Unido para May será el próximo mes (posiblemente, una semana antes de Navidad) cuando su Parlamento lo someta a una reñida votación.

La reñida votación

La votación de su Parlamento supone el siguiente gran reto para la “premier”, quien no cuenta con el respaldo de casi un centenar de los 316 diputados de su propio Partido Conservador ni de los diez parlamentarios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), socios de su Gobierno en minoría.

La líder del DUP, Arlene Foster, aseguró este domingo 25 de noviembre que “bajo ninguna circunstancia” su partido votará a favor del acuerdo porque, a su juicio, pone en peligro la integridad territorial del Reino Unido y otorga a Irlanda del Norte un estatus diferente al del resto del país (Escocia, Gales e Inglaterra), a fin de preservar la invisibilidad de la frontera con la República de Irlanda.

Una negativa a la que también se sumó el jefe de la oposición británica, el laborista Jeremy Corbyn, que calificó el acuerdo de “malo” para el país y sostuvo que el laborismo votará en contra.

“Este es el resultado de un miserable fracaso en las negociaciones que nos deja con lo peor de ambos mundos”, manifestó el político, quien agregó que deja al país con “poco que decir” sobre su futuro y pone “en riesgo” empleos y estándares de vida.

Corbyn no quiere una salida sin acuerdo, sino renegociar un pacto “sensato” que incluya “una unión aduanera permanente, un mercado único fuerte y que garantice los derechos de los trabajadores y de los consumidores y la protección medioambiental”.

Pero renegociar un acuerdo no parece una opción muy viable, después de que presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, advirtiera que el pacto aprobado es “el único posible”.

La primera ministra es consciente de que no tiene fácil recabar el apoyo que necesita en el Parlamento de Westminster, por ello ha comenzado ya a hacer campaña para persuadir a los legisladores para que voten a favor del acuerdo. (I)

El Brexit
Reino Unido eligió la salida
En 2016 se pidió un referéndum sobre la pertenencia en el bloque, celebrado el 23 de junio, que arrojó un resultado favorable a la salida de la Unión Europea con casi un 52 % de los votos, frente a un 48 % que se inclinó por la permanencia.

17 meses han demorado las negociaciones de este acuerdo entre la Unión Europea y Reino Unido.

Francia lista para todo
El primer ministro Emmanuel Macron, agregó que Francia está preparada para todo, incluida la salida sin acuerdo interno.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: