La tensión se mantiene en fronteras de Venezuela, Brasil y Colombia

- 25 de febrero de 2019 - 00:00
Miembros de la Guardia Nacional Bolivariana montaron una mayor vigilancia en el puente que une a Colombia.
Foto: EFE

El gobierno de Nicolás Maduro envió un contingente mayor de uniformados a la frontera colombo-venezolana. Grupos antichavistas, en otros de los tramos limítrofes, lanzaron piedras y fueron dispersados con gas lacrimógeno.

El puente Simón Bolívar, principal paso fronterizo entre Colombia y Venezuela, mantuvo el domingo 24 de febrero un ambiente de tensión e incertidumbre luego de que se presentara un enfrentamiento entre venezolanos que trataban de llevar ayuda humanitaria y las autoridades de ese país.

Por orden del presidente colombiano, Iván Duque, el puente que conecta a la ciudad de Cúcuta con la venezolana de San Antonio del Táchira, estará cerrado por dos días mientras se evalúan los daños ocasionados durante el fallido envío.

La ministra del Servicio Penitenciario de Venezuela, Iris Varela, se plantó en el puente internacional Francisco de Paula Santander, que conecta al país con Colombia, acompañada de hombres vestidos de civil que se encontraban armados y un grupo de la Guardia Nacional Bolivariana.

El canal en línea VPI mostró imágenes de los hombres y la ministra que en su Twitter anunció más temprano que iba a trasladarse a la “línea fronteriza”.

La zona más próxima al puente fue acordonada por militares, policías y algunos miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

Mientras que en la frontera entre Brasil y Colombia, una veintena de antichavistas fueron dispersados el domingo 24 de febrero tras provocar hasta el extremo a agentes venezolanos que bloquean la frontera, cerrada por orden del gobierno de Nicolás Maduro para impedir la entrada de ayuda humanitaria por vía terrestre.

El grupo de exaltados comenzó a insultar a los militares, quemó una foto del fallecido presidente Hugo Chávez y después prendió fuego a un neumático, sin que la fuerza pública venezolana reaccionara, según constató una agencia.

Ante la pasividad de los agentes, que tardaron en entrar en acción, los antichavistas lanzaron una lluvia de piedras sobre ellos.

A partir de ese momento, los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, Policía militarizada), que rondaban el medio centenar, intervinieron para dispersar a la multitud mediante bombas lacrimógenas.

Los funcionarios venezolanos entraron en acción como ya lo hicieron en la tarde del sábado, cuando también lanzaron bombas lacrimógenas para dispersar a los allí presentes. El domingo 24 de febrero, los acompañaba un vehículo blindado y un pequeño camión.

Por otra parte, cuatro cónsules colombianos en Venezuela llegaron el domingo 24 de febrero a su país luego de que el presidente Duque ordenara el regreso de los funcionarios diplomáticos tras la decisión del mandatario venezolano, Nicolás Maduro, de romper “todo tipo de relaciones”.

Así lo aseguró Migración Colombia en un comunicado difundido al mediodía. El canciller del país, Carlos Holmes Trujillo, ordenó el sábado el regreso de los funcionarios pese a que Juan Guaidó, a quien Colombia reconoce como presidente interino de Venezuela, les dijo que se quedaran. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP