Temer posesiona a ministros y dice que "es urgente pacificar la nación"

12 de mayo de 2016 17:02

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, aseguró el jueves que "es preciso recuperar la credibilidad de Brasil" en su primer discurso público tras asumir el cargo en reemplazo de la suspendida Dilma Rousseff.

Rodeado de su gabinete enteramente masculino de 24 ministros, Temer dijo en el Palacio de Planalto, sede de la presidencia, que "es urgente pacificar la nación y unificar Brasil" con un "gobierno de salvación nacional".

Temer, quien ejerció su cargo de vicepresidente durante los 5 años y medio del gobierno de Rousseff, lanzó un mensaje de esperanza a los brasileños, que atraviesan la peor recesión económica en varias décadas, y prometió que adoptará políticas que estimulen la economía y atraigan inversiones para combatir la elevada inflación y el creciente desempleo.

Pido a "partidos políticos, liderazgos, entidades organizadas, al pueblo brasileño que me preste su colaboración para sacar al país de esta gran crisis", dijo Temer, de 75 años.

"El diálogo es el primer paso para enfrentar los desafíos para avanzar y garantizar la reanudación del crecimiento", añadió.

Temer anunció asimismo la reducción de ministerios de 32 a 24 para cortar gastos públicos y aseguró que "cuanto más temprano podamos retomar las cuentas públicas más rápidamente podremos retomar el crecimiento".

Brasil tuvo una fuerte contracción de 3,8% del PIB en 2015, la más fuerte en 25 años, y este año el retroceso se anticipa igual o peor. Con un crecimiento cero previsto para 2017, los expertos indican que la mayor economía latinoamericana se encamina a su peor recesión en un siglo.

Rousseff, la primera mujer presidenta de Brasil, fue reemplazada este jueves por su vicepresidente luego de que el Senado decidiera someterla a un juicio político en una maratónica sesión que duró casi un día entero.

Acusada de encubrir déficits presupuestarios y engrosar las arcas con préstamos de bancos estatales durante su campaña a la reelección de 2014, Rousseff denuncia a su vez un "golpe frío" orquestado por "el jefe conspirador" Temer. 

Gabinete masculino y amigo del mercado 

El nuevo gabinete ha arrancado aplausos de los mercados: el expresidente del Banco Central Henrique Meirelles, un ortodoxo que ha trabajado en la banca internacional, será el nuevo ministro de Hacienda; y el economista José Serra, exgobernador de Sao Paulo, estará al frente de Itamaraty, el ministerio de Relaciones Exteriores.

Pero también hay fuertes críticas por la ausencia de mujeres -no hay ni una- y de negros o mulatos, que constituyen el 53% de la población brasileña y porque siete de los 24 ministros están en la mira de la "Operación Lava Jato", la gigantesca investigación sobre la defraufación a Petrobras.

Los ecologistas han puesto el grito en el cielo por la designación de Blairo Maggi, un poderoso terrateniente conocido como el "rey de la soja", como ministro de Agricultura y Ganadería. Lo acusan de favorecer la tala ilegal de árboles y la deforestación de la Amazonia.

Mientras esté suspendida, Rousseff preparará su defensa desde el Palacio de Alvorada, la residencia oficial. Mantendrá su salario íntegro y tendrá derecho a atención médica, seguridad personal, transporte aéreo y terrestre y a un equipo de funcionarios para su gabinete personal. (I)

Contenido externo patrocinado