Teherán no renegocia el pacto nuclear con Estados Unidos

- 20 de mayo de 2019 - 00:00
La primera foto del portaaviones Abraham Lincoln en el mar Arábigo fue publicada ayer por la Marina estadounidense como advertencia al Gobierno iraní.
Foto: Tomada de la Marina de EE.UU.

Pese a la presión de Washington, el Gobierno iraní aún no llama a Trump. El mandatario estadounidense envió su número para dialogar con dirigentes.

La Marina de Estados Unidos publicó este domingo 20 de mayo la primera imagen del portaaviones de propulsión nuclear Abraham Lincoln navegando en aguas del mar Arábigo. Sin embargo, Teherán no llama para renegociar el pacto nuclear, como quiere la Casa Blanca.

Irán negoció el freno de su programa nuclear a cambio de un alivio generalizado de las sanciones. Pero hace un año el presidente Donald Trump decidió salirse del pacto.

Con ello, EE.UU. retomó las sanciones contra esta nación. Hassan Rouhani, presidente iraní, por su parte, anunció que paralizó  el cumplimiento de los elementos del acuerdo nuclear con los otros países miembros.

Mark Cancian, del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos, con sede en Washington, explicó al diario El País que el mandatario envió un número a los dirigentes iraníes esperando que Teherán esté dispuesto a hablar pronto. “Sin embargo, todo indica que su teléfono no va a sonar”.

“No, no hay posibilidad de negociaciones. No sé por qué el presidente Trump se muestra tan confiado, pero está completamente equivocado”, respondió el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohammad Javad Zarif, al ser preguntado al respecto.

El Abraham Lincoln

El Abraham Lincoln fue enviado al Golfo Pérsico a comienzos de mayo, cuando el asesor en seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, declaró que el despliegue buscaba dar “un mensaje claro e inequívoco” al régimen de Irán.

Con esta medida, Washington mantiene una escalada de tensiones desde que en 2018 Trump ordenó el retiro de su país del acuerdo nuclear.

Para llegar finalmente al Golfo Pérsico el portaaviones deberá cruzar este estrecho, que Irán amenazó con bloquear si persiste la tensión estadounidense.

Mark Cancian explicó que “el presidente primero lanza una fanfarronada, luego intimida y provoca una crisis, para forzar a la otra parte a ceder y llegar a un acuerdo que será, por mínimas que sean las concesiones, ‘el mejor del mundo’”.

A ese patrón parece obedecer su estrategia con Irán: el presidente siempre confió en que llevando la situación al límite lograría atraer a Irán a la mesa negociadora.

El respaldo internacional

Los apoyos internacionales del presidente norteamericano son escasos. Luego de dos años de desplantes de Trump, sus aliados europeos no dan signos de querer acompañar a EE.UU. en una escalada bélica basada en una inteligencia poco transparente, que inevitablemente evoca a las circunstancias que rodearon la invasión de Irak de 2003.

Sin embargo, los ataques contra cuatro petroleros en aguas de Emiratos Árabes e instalaciones de bombeo de crudo en Arabia Saudí llevaron al rey saudí a convocar una reunión de urgencia de los líderes árabes, el próximo 30 de mayo, en La Meca.

Irak, posible campo de batalla

La petrolera estadounidense Exxon Mobil evacuó, entre el viernes 17 y el sábado 18 de mayo, todo su personal no iraquí del yacimiento West Qurna 1, en el sur de Irak.

Basora se encuentra en territorio de mayoría chií de Irak, por lo que semejante decisión es consistente con la escalada desatada por Trump contra Irán.

El mensaje dado a Exxon es que existiría el peligro de secuestros de ciudadanos norteamericanos, hipotéticamente por parte de las milicias chiíes iraquíes.

Según el diario El Mundo de España, todo tiene su explicación, y esta apuntaría a que Irak podría ser el campo de batalla que enfrentará a Irán y Estados Unidos.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, visitó Bagdad la semana pasada y dijo que Washington no espera su apoyo, pero sí que el Gobierno iraquí no se alinee junto a Irán. (I)

El portaaviones
La tripulación
El portaaviones cuenta con una tripulación de 1.000 marineros y la capacidad de alcanzar una velocidad de 20 nudos (37 kilómetros por hora) con sus más convencionales turbinas de vapor. Además lleva 1.800 infantes.

97 mil toneladas es la capacidad del portaaviones, aunque se puede ampliar hasta 104.000.

La operación
Sobre la cubierta del buque pueden operar hasta ocho cazabombarderos de despegue y aterrizaje vertical. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: