Salvadoreños y ‘ticos’ van a las urnas a elegir gobernantes

01 de febrero de 2014 - 00:00

Costa Rica va a elecciones generales el domingo bajo una polarización sin precedentes entre la derecha y la izquierda, pero con una cuota elevada de indecisos, 30%, que podría llevar a una segunda vuelta con sorpresas.

Unos 3 millones de costarricenses o ‘ticos’ están llamados a elegir al relevo de la presidenta Laura Chinchilla y a renovar el Congreso -57 diputados- para gobernar por 4 años este pequeño país centroamericano de 4,3 millones de habitantes, reconocido por su arraigo democrático.

El exalcalde capitalino Johnny Araya, del gobernante Partido Liberación Nacional (PLN, derecha), y el joven diputado José María Villalta, del Frente Amplio (FA, izquierda), libran una cerrada disputa en la que uno u otro aparecen arriba o en empate virtual, según la encuesta. Pero pisándoles los talones están el historiador Luis Guillermo Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC, centro) y el empresario Otto Guevara, del Movimiento Libertario (derecha).

Continuidad o cambio
El nuevo presidente de este país, que asumirá el 8 de mayo, debe encarar una economía asfixiada por un déficit fiscal del 5,4% del Producto Interno Bruto (PIB), un seguro social -pilar del sistema democrático costarricense- en crisis y el colapso de obras de infraestructura, como las carreteras.

El gobierno de Chinchilla tocó fondo con una impopularidad de más del 60%, señalado por ineficiente y por sonoros escándalos de corrupción.

Expertos afirman que aquí está en juego la continuidad o cambio del modelo neoliberal aplicado durante los últimos 30 años por el PLN y el PUSC, que abrió la economía, pero deterioró los avances en salud y educación que destacaron al país.

“Se está jugando, por un lado, una revisión del modelo de gobernabilidad y, por otro lado, de las políticas públicas que tienen que ver con la generación de riquezas y equidad social”, dijo el analista político Jaime Ordóñez.

Destacada siempre como una sociedad igualitaria, Costa Rica, que en 20 años no ha podido bajar el nivel de pobreza del 20%, fue en 2012 el país latinoamericano que más creció en desigualdad, según el informe Estado de la Nación.

“Acabaré con la larga noche neoliberal”, promete Villalta. Araya, aunque arrastra el desgaste de 2 gobiernos consecutivos del PLN y dice reconocer los errores de Chinchilla, presenta a su favor lo que según él es una exitosa gestión de 22 años como alcalde de San José.

Analistas opinan que la aceitada maquinaria del PLN podría pesar en la jornada de votación. Tampoco descartan que la polarización incline a buena parte de los indecisos hacia una opción de centro como Luis Guillermo Solís, quien en las últimas semanas creció significativamente en los sondeos. En un país que abolió el ejército hace 65 años, la seguridad del proceso estará a cargo de 3.500 policías.

Mañana unos 2.000 centros de votación abrirán a las 06:00 locales (12:00 GMT) y cerrarán a las 18:00 locales (00:00 GMT).

EL NUEVO PRESIDENTE DE EL SALVADOR TENDRÁ QUE GOBERNAR UN PAÍS CON ALTOS ÍNDICES DE VIOLENCIA, DONDE LA POBREZA GOLPEA AL 40,7% DE LOS 6,2 MILLONES DE SUS HABITANTES

Simpatizantes del candidato presidencial salvadoreño de Arena, Norman Quijano, en un mitin en San Salvador. Foto: AFP

El Salvador decidirá este domingo por la continuidad de la izquierda, tras 5 años de gobierno de la exguerrilla, o el retorno a la derecha en unos comicios presidenciales con segunda vuelta en el horizonte.

El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que llegó al poder en 2009 de la mano de Mauricio Funes, va ahora a los comicios con el excomandante guerrillero y actual vicepresidente Salvador Sánchez Cerén, de 69 años, prometiendo programas sociales.

Su rival, Norman Quijano, alcalde capitalino de 67 años, apuesta a su oferta de ‘mano dura’ contra las pandillas, principal reclamo de la población, para devolver a la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) el poder que ostentó durante 2 décadas.

La última encuesta de la Universidad Centroamericana (UCA), del 15 de enero, en una simulación de voto, da un 46,8% de apoyo a Sánchez, un 32,8% a Quijano y un 14,7% a Antonio Saca.

Pobreza y pandillas
El próximo presidente, que deberá asumir el 1 de de junio, deberá enfrentar los retos de una deprimida economía que en el último año apenas creció un 1,9%, en un país donde la pobreza golpea al 40,7% de los 6,2 millones de salvadoreños y que sufre la violencia de las pandillas.

Sánchez Cerén, un exmaestro quien también fue ministro de Educación, ofrece profundizar los programas sociales del gobierno de Funes y ejecutar en las escuelas públicas el programa ‘Un niño, una computadora’.

“Nos hemos ganado el derecho de gobernar otros 5 años más. El profe va a seguir con ustedes. En el gobierno del Frente, los excluidos comenzaron a ser la verdadera razón de la política”, dijo Sánchez Cerén durante su campaña, en la que participó en la entrega de computadoras y becas financiadas por Alba Petróleos, una empresa mixta de capital venezolano y las alcaldías del FMLN.

Para atacar el problema de la violencia de las pandillas, Sánchez Cerén propone ‘la mano inteligente’ con programas de reinserción y ‘la mano firme’ para enfrentar a quienes insistan en la delincuencia.

Quijano, por su parte, hizo del tema de la seguridad el epicentro de su campaña, al acusar al gobierno del FMLN de haber pactado con las pandillas una tregua que se mantiene desde marzo de 2012.

A pesar de que los homicidios disminuyeron de 14 a 6,8 por día, la tregua es cuestionada por sectores de la población que señalan que los delitos persisten, sobre todo las extorsiones que cobran los pandilleros a comerciantes, grandes y pequeños empresarios y a familias enteras.

Según datos oficiales, en las cárceles de El Salvador están recluidos 10.000 pandilleros, mientras que en las calles habría otros 50.000.

El analista político y económico Roberto Cañas aseguró que en las elecciones dominará el voto duro de ambos partidos, al calificar a los candidatos como ‘opacos’.

Unos 4,9 millones de salvadoreños están convocados a las urnas. Si ninguno de los candidatos obtiene el 50% de los votos válidos habrá un balotaje el 9 de marzo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: