Río de Janeiro, en estado de crisis por las lluvias

- 10 de abril de 2019 - 00:00
Las inundaciones obligaron a los rescatistas a nadar entre las inundaciones para confirmar la presencia de víctimas.
Foto: EFE

Las calles están anegadas. Cinco personas murieron. Las autoridades piden a la gente que no salga de sus casas, salvo extrema necesidad. No hay clases. Hay árboles caídos y deslizamientos.

La ciudad de Río de Janeiro se encuentra en estado de crisis, en medio de fuertes lluvias que dejaron ya cinco muertos, causaron deslizamientos de tierras, inundaron calles, derribaron árboles y generaron caos en la turística zona sur. Y el pronóstico indica que seguirá lloviendo.

Durante la madrugada de ayer, el aguacero provocó una avalancha que arrasó casas  en la favela del morro da Babilonia, en Leme, en el barrio de Copacabana.

Dos hermanas de 53 y 55 años fallecieron sepultadas en el barro y otras personas resultaron heridas, informó el Cuerpo de Bomberos.

Cerca de allí, equipos de rescate hallaron el cuerpo de un hombre que no lograron identificar hasta ahora.

En tanto, en el barrio de Gávea, las trombas de aguas convirtieron en un río la Avenida Marquês de São Vicente, la principal del área.

Allí, un hombre de 30 años se ahogó al caer de la moto en la que viajaba y quedar aprisionado debajo de un auto.

En el barrio de Santa Cruz, en la zona oeste, otro hombre, de 40 años, murió electrocutado mientras intentaba proteger sus pertenencias del agua que invadió su casa.

Hasta ahora, tres personas permanecen desaparecidas; se trata de una abuela, su nieta de siete años y un taxista que, en medio de la tormenta, dejaron el shopping RioSul, en Botafogo, y no se tiene noticias de ellos.

Los barrios de la zona sur, los más afectados, se vieron completamente inundados por la lluvia, que arrastró varios autos, causó el caos con avenidas bloqueadas y provocó la caída de árboles y deslizamiento. Se teme que haya gente enterrada bajo el barro. Algunos vecinos afirman que hay desaparecidos.

Los bomberos rescataron gente bajo el lodo. También usaron botes para salvar a personas que quedaron aisladas.    

El temporal provocó el cierre de escuelas. Las clases de colegios municipales fueron suspendidas por determinación del alcalde Marcelo Crivella, quien pidió a la ciudadanía que evitara ir a la zona sur de la ciudad y, en lo posible, salir de sus residencias.

En algunas zonas, la acumulación de agua supera los 212 milímetros, por lo que Crivella dijo que esta lluvia es “completamente atípica”.

El problema ahora es la falta de presupuesto para atender la emergencia. “Tenemos 750.000 alcantarillas que necesitan ser limpiadas constantemente. Ahora, los recursos para ello son limitados”, afirmó el alcalde. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: