Líderes laboristas se mantienen pendientes de que cumplan agenda

Reino Unido condiciona promesas a Escocia

- 22 de septiembre de 2014 - 00:00
El primer ministro David Cameron sostuvo, tras el referéndum en Escocia, que era preferible confrontar “grandes ideas que eludirlas” y ofreció la entrega de autonomías. Foto: AFP

Líderes laboristas se mantienen pendientes de que cumplan agenda

Escocia.-

Las promesas de ampliar la autonomía a Escocia, que decidió continuar en el Reino Unido, representan una nueva batalla constitucional, que debería durar hasta las próximas elecciones generales de mayo de 2015. “Ahora la batalla se desplazó a Inglaterra”, titulaba el sábado en portada el diario The Guardian, que añadió que la descentralización de Reino Unido será “un tema importante, sino dominante” de la campaña.

Tras conocerse los resultados del referéndum, el primer ministro británico, David Cameron, y el líder de la oposición, el laborista Ed Miliband, comenzaron de nuevo a enfrentarse después de mantener un frente unido contra la independencia de Escocia.

Cameron aseguró de nuevo que otorgaría al Parlamento escocés mayores competencias en materia fiscal y protección fiscal, al tiempo que anunció la presentación de un documento de trabajo antes de noviembre. El Parlamento británico lo votaría en enero.

Sin embargo, el jefe de gobierno puso como condición que este aumento de competencias también lo obtengan las otras naciones integrantes del Reino Unido: País de Gales, Irlanda del Norte e Inglaterra. Este último, de lejos, el caso más complicado.

Al no tener parlamento propio, las leyes aprobadas por el Parlamento británico -compuesto por diputados ingleses, escoceses, galeses y norirlandeses- para todo Reino Unido se aplican en Inglaterra.

El líder laborista, Ed Miliband, reaccionó rápidamente a la propuesta de Cameron con el anuncio de la convocatoria de una convención constitucional para debatir la cuestión, que podría retrasar el calendario fijado. En Escocia, hay quienes temen una traición.

Por su parte, el exprimer ministro laborista, Gordon Brown, principal motor de la campaña unionista en la recta final, declaró el sábado que se aseguraría personalmente del mantenimiento de estas promesas y anunció un debate en el Parlamento el 16 de octubre.

El Scotsman, un rotativo escocés, estima que el debate es “enorme y complejo”, y que existen “riesgos reales de que se enquiste y pasen años antes de alcanzar una conclusión”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP