Quince camiones fueron quemados en nuevo ataque en La Araucanía, en Chile

Los camiones se encontraban en las instalaciones de una empresa forestal. El Gobierno de Chile responsabiliza de estos actos a grupos de indígenas mapuche.
09 de octubre de 2020 10:07

Al menos quince camiones fueron incendiados la madrugada de este viernes 9 de octubre en un nuevo ataque registrado en Agol, en la región chilena de La Araucanía, escenario de un aumento de la violencia rural.

Según informaciones del diario La Tercera, el incidente se produjo en el sector Mónaco Tuta Los Sauces, cuando varias personas se introdujeron en los camiones, les prendieron fuego y huyeron de la zona tras dejar varios panfletos con reivindicaciones generalmente vinculadas a los indígenas mapuche.

Los camiones afectados se encontraban en las dependencias de una empresa forestal, cuyo dueño es Gerardo Cerda, que ya denunció los hechos ante las autoridades competentes.

"Absolutamente nadie tomó medidas", manifestó Cerda, que aseguró que pese a mantener reuniones con las fuerzas de seguridad porque se realizó "cero labor investigativa". "El resultado es ahora una importante cantidad de trabajadores que se ha quedado sin trabajo", lamentó.

Instó al presidente Sebastián Piñera a "pagar cada camión quemado", tal y como habría prometido el mandatario que haría. "Ojalá se haga presente", dijo Cerda.

El presidente de la Confederación de Producción y Comercio (CPC), Juan Sutil, rechazó "categóricamente" lo sucedido: "Rechazo todo acto de violencia, venga de donde venga".

"Estamos extremadamente preocupados de la situación de la Araucanía. Creemos que hoy día ya no hay más tiempo, la situación es gravísima, y es mucho más grave de lo que se percibe públicamente, y pienso que actos de esta naturaleza tienen que ser rechazados categóricamente por la sociedad en su conjunto", ha afirmado.

La Araucanía es la región chilena con mayor concentración de indígenas mapuche, que desde hace años exigen la devolución de sus tierras ancestrales y denuncian un hostigamiento por parte del Gobierno chileno.

Las autoridades chilenas negaron estas acusaciones y, por el contrario, apuntan a los nativos como los responsables de numerosos incidentes violentos en la zona, como ataques a fincas y a sus propietarios.

En el último año, el Gobierno de Piñera aseguró que La Araucanía vive "una situación de guerrilla" y calificó a los indígenas de terroristas, personándose como acusación particular en numerosos casos en su contra. (I)

Contenido externo patrocinado