Piñera y Guillier marcan sus diferencias antes del balotaje

- 13 de diciembre de 2017 - 00:00
Los candidatos presidenciales Sebastián Piñera (izq.) y Alejandro Guillier (der.) durante el debate en Santiago.
Foto: AFP

En el último debate televisivo de cara a la segunda vuelta electoral del domingo, los aspirantes a la Presidencia presentaron sus propuestas de gobierno. Hubo duros ataques y polémicas.

Si la carrera presidencial fuese una pelea de boxeo, Sebastián Piñera y Alejandro Guillier protagonizaron la noche del lunes el último round, en el debate televisivo final de esta reñida contienda electoral.

Ambos candidatos quemaron sus últimos cartuchos, en medio de una creciente polarización y total incertidumbre sobre lo que ocurrirá este domingo, cuando los chilenos acudan a las urnas para elegir al futuro presidente del país en la segunda vuelta.

El expresidente de centroderecha (2010-2014) y el senador de centroizquierda saben que cualquier error que cometan a última hora les puede costar caro. Por eso, en el foro televisivo, que se prolongó una hora y 45 minutos, se enfocaron en sus propuestas de campaña, en vez de los duros ataques registrados en el debate radial de la semana pasada.

Eso sí, la discusión no estuvo exenta de tensión, momentos para la historia y fuertes emplazamientos.

Guillier se definió como el continuador del gobierno de Michelle Bachelet, pero dijo que si llega a La Moneda introducirá “elementos nuevos”. A su vez, Piñera dedicó gran parte del debate a marcar sus diferencias con el candidato de centroizquierda.

En un pasaje, el exmandatario dijo que “un gobierno de Guillier perjudicará a todos los chilenos”.

Además, Piñera manifestó que su rival “no tiene ni la experiencia ni los equipos ni el programa para sacar al país del estancamiento y la frustración”.

Pero Guillier contraatacó al señalar que Piñera es una persona “hábil en los negocios, pero la experiencia que tuvo como presidente no fue buena para el país”. “Las malas experiencias no hay que repetirlas”, remató el candidato pro Bachelet.

Ese round reveló las estrategias que desplegaron ambos candidatos en la recta final de la contienda.

Por un lado, Piñera -en vez de insistir en su promesa de crecimiento económico- ahora apunta a criticar la falta de experiencia política de su contendor.

A su vez, Guillier aspira a instalar la imagen de que el gobierno de Piñera no fue bueno y que es mejor continuar en la senda de las reformas estructurales y los cambios que introdujo la gestión de Bachelet. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: