El sistema de pensiones vuelve al debate en Chile

- 31 de mayo de 2019 - 00:00

El Gobierno ultima un proyecto de reforma que pretende actualizar aspectos menores del sistema que data desde 1980. El aporte aumentaría de 10% a 14%.

“No tenemos un sistema de pensiones en Chile, entonces cualquier debate que haya para construir uno, es bueno”, indicó el exintegrante de la Comisión Asesora Presidencial sobre el Sistema de Pensiones y doctor en Economía de la Universidad de California Berkeley, Andras Uthoff.

El Gobierno chileno ultima el proyecto de reforma que pretende actualizar algunos aspectos menores del sistema de pensiones.

Andras Uthoff explicó durante una entrevista con la CNN, que este país tiene un mercado obligatorio de ahorro. “Este sistema solamente tiene el propósito de comprar una renta vitalicia o un retiro programado. Eso no es un sistema de pensiones en ninguna parte del mundo, solamente en Chile”.

Desde el año 1980 este país canaliza las cotizaciones sociales de los trabajadores hacia un modelo de capitalización en el que las aportaciones se invierten en fondos con distinto perfil de riesgo, generando ahorro en la vida laboral.

De acuerdo con los datos oficiales que el gobierno ofreció a la Cámara de Diputados (mensaje n. 171-366, con fecha 28/10/2018), el sistema de pensiones chileno, o las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), exige una cotización mensual del 10% del coste laboral.

Es decir, lo que finalmente entregan estas AFP cuando se jubila -a los 65 años en el caso de los hombres y a los 60 en las mujeres-, esto no alcanza para el diario vivir.

Un ejemplo. Si un profesor obtuvo un sueldo promedio de $ 1.200 y cotizó en una AFP parte importante de su vida, recibe apenas $ 200. El salario básico es de $ 425.

Para Uthoff, “lo que falta en Chile es un piso de protección básica. No puedes seguir con el 80% de los jubilados bajo el salario mínimo”.

Al comenzar el siglo XXI y luego de cumplirse 20 años de funcionamiento del sistema de AFP, los gobiernos de turno comenzaron a realizar algunas reformas paramétricas (creación de los multifondos en 2002) y asistenciales (creación del Pilar Solidario en 2008).

En 2017, al final de su segunda administración, la entonces presidenta Michelle Bachelet, presentó un proyecto de ley (que no estaba en su programa).

Por primera vez desde 1980, Bachelet propuso agregar un componente colectivo -basado en los principios de la seguridad social- al sistema de pensiones contributivo. Se proponía, entre otras medidas, aumentar la tasa de cotización en 5 puntos porcentuales, dos de los cuales serían administrados bajo la lógica del ahorro colectivo y del reparto.

La lógica presentada por la exmandataria está presente completa o parcialmente en los esquemas de pensiones del 95% de los países del mundo. Sin embargo, este proyecto no prosperó.

El sistema de las AFP, por su parte, duplicó el número de pensiones pagadas, finalizando 2018 con más de 1,3 millones de pensiones en todas sus modalidades (vejez edad, vejez anticipada, sobrevivencia e invalidez).

La propuesta de Piñera

A inicios de este mes el presidente de Chile, Sebastián Piñera, explicó que con su propuesta las pensiones aumentarán el 40%.

Esto, porque la reforma considera un alza de 4 puntos porcentuales en la cotización obligatoria, que pasará de 10% a 14%, con cargo al empleador.

Sin embargo, para el economista Marco Kremerman (Fundación Sol), este proyecto omite que el nivel de pensiones que recibe la mayoría de los actuales jubilados no permite satisfacer sus necesidades básicas.

“Y por tanto, no se trata de un problema de expectativas, sino de sobrevivencia: una urgencia social y humanitaria”, explica en la publicación de la revista Ciper de Chile.

Kremerman destacó que cualquier reforma al sistema de pensiones que se lleve a cabo en los próximos años y que realmente busque resolver este problema humanitario, debe entregar una ruta de corto, mediano y largo plazo.

Al mismo tiempo analizar las tasas de reemplazo que permitan a los cotizantes mantener su calidad de vida en relación a la que tenían cuando trabajaban con remuneración.

 El proyecto de Piñera se encuentra en análisis en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, donde se debe votar la idea de legislar en la materia. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: