La ONU volverá a Duma tras recibir disparos

El equipo de seguridad se vio obligado a retroceder, aplazando la llegada de los inspectores de armas químicas. Temen por compromiso de las pruebas.
19 de abril de 2018 00:00

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) anunció que enviará un nuevo equipo a la ciudad siria de Duma para analizar la situación de seguridad, después de que ayer su personal se retiró tras recibir disparos.

La misión de las Naciones Unidas tenía como objetivo reconocer el terreno antes de que ingresaran en la localidad los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que investigarán el presunto ataque químico del pasado 7 de abril.

Como adelantó la OPAQ ayer, el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric, confirmó que la avanzadilla fue objeto de “fuego de armas ligeras” y se enfrentó a la detonación de un artefacto explosivo.

Ninguno de los miembros del equipo resultó herido y todos regresaron a Damasco en los vehículos que se desplazaban, indicó Dujarric.

Según el portavoz, ante esa situación la ONU considera que es necesaria una nueva visita de una misión que analice la seguridad antes de que los expertos de la OPAQ comiencen su trabajo sobre el terreno.

La nueva visita se llevará a cabo tan pronto como sea posible, aseguró Dujarric.

El portavoz dijo que la ONU no tiene forma de saber quién estuvo detrás del ataque a su equipo y recordó que la situación en Duma es todavía bastante “volátil”.

Dujarric confirmó que el equipo contaba con una escolta, aunque no quiso precisar quién la formaba.

Según la OPAQ, la seguridad en Duma está bajo control de la Policía Militar Rusa, mientras que el Departamento de Seguridad de Naciones Unidas (UNDSS) se encarga de negociar con las autoridades sirias la escolta del equipo de expertos en armas químicas enviados.

Atraso en las investigaciones
Los inspectores de la OPAQ esperan desde el sábado pasado visitar Duma, sitio del presunto ataque del 7 de abril.

Según el diario The Washington Post, la misión inicialmente fue bloqueada por el Gobierno sirio y su aliado, Rusia, el lunes.

Posteriormente, el martes, el equipo de seguridad avanzado de la ONU fue criticado, agravando las demoras. Ahora que pasaron 12 días aumentaron las preocupaciones de que las pruebas sean objeto de falsificación o estén comprometidas.  

Según el Gobierno ruso, el occidente se inventó un ataque químico ya que su equipo de médicos no encontró pruebas de esa acción.

Rusia y Siria niegan la responsabilidad del presunto ataque, que se efectuó durante un asalto del gobierno de Bashar al Asad a la ciudad entonces controlada por los rebeldes. No obstante, el Ejército del Islam se rindió en Duma dos días después.

En contraparte, y tras sacar sus propias conclusiones, Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña atacaron el pasado sábado las instalaciones donde supuestamente se producían armas químicas por parte del Gobierno.  

Este hecho fue condenado por la comunidad internacional y la oposición de los líderes de estos tres países. Sin embargo, el Consejo de Seguridad de la ONU rechazó un proyecto de resolución que exigía su condena.

Asimismo, Rusia acusó a los rebeldes de organizar el ataque con el apoyo de Gran Bretaña, una acusación que los ingleses niegan.

El Ejército ruso señaló el martes que descubrió un arsenal de armas químicas dejado por los rebeldes en Duma. Pero este reclamo no fue verificado independientemente. (I)

Imágenes satelitales muestran el centro de investigación y desarrollo de Siria después de la ofensiva de Estados Unidos, Francia y Reino Unido.

Vista general de una calle en ruinas en Duma, Guta Oriental. Las fuerzas del Ejército sirio recuperaron el control de la ciudad en manos de los rebeldes.
Fotos: EFE
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado