El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.25/Jul/2021

Mundo

Tendencias
Historias relacionadas

Las mujeres se toman las calles de Brasil para repudiar a Bolsonaro

Convocada por redes sociales, la protesta de las féminas podría extenderse a 70 ciudades. El rechazo al candidato de ultraderecha subió el 46% con el avance de la campaña debido a sus declaraciones misóginas y machistas.
29 de septiembre de 2018 00:00

A una semana de las elecciones de Brasil, las mujeres se convirtieron en el principal escollo para la victoria del favorito y líder en las encuestas Jair Bolsonaro, un excapitán del Ejército que reivindicó la dictadura militar y se involucró en declaraciones misóginas, xenófobas y racistas durante su carrera política.

Su inminente victoria provocó en Brasil el lanzamiento de la campaña #Elenão (El no) para diseminar el discurso de odio que el candidato y diputado del Partido Social Liberal (PSL) encarna orgullosamente, sin tapujos, acompañado de la promesa de que todo brasileño debe tener un arma en su casa para protegerse de la delincuencia.

Se estima que este fin de semana tres millones de personas -que firmaron petitorios en internet- en al menos 70 ciudades de Brasil se manifiesten en las calles, sobre todo convocadas por colectivos feministas que ven en Bolsonaro el retroceso hacia la época de la dictadura (1964-1985), período reivindicado por Bolsonaro y su candidato a vicepresidente, el general retirado Hamilton Mourao.

La movilización de hoy es “extremadamente necesaria”, afirma Juciara Áwo, actriz de 35 años de Río de Janeiro. “El país vive un momento de energía complicada y tenemos un candidato que apoya el fascismo, la homofobia, el racismo, el machismo”.

Bolsonaro, de 63 años, lidera las encuestas y tiene entre el 28% y 30% de intención de voto, seguido por el 22% del candidato opositor Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), quien reemplazó al favorito, el detenido expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado por corrupción en la Operación Lava Jato.

Según Ibope, Bolsonaro perdería contra Haddad en la segunda vuelta del 28 de octubre, al igual que frente al laborista Ciro Gomes, que se ubica tercero; y el centroderechista Geraldo Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña, cuarto en los sondeos.

La campaña #Elenão (El no)

El movimiento de las mujeres contra Bolsonaro ganó fuerza cuando se sumaron dos íconos de la música popular, como Daniela Mercury y Anitta.

Esta campaña se encuentra en su momento crítico, con Bolsonaro que gana electores de otros candidatos moderados, pero pierde el rumbo del discurso de la misma. Es que el candidato está hospitalizado desde el 6 de septiembre cuando fue atacado con un cuchillo en un mitin en Minas Gerais.

Desde aquel momento subió 4 puntos en las encuestas, pero su posible ministro de Economía, el ultraliberal Paulo Guedes, y su vicepresidente, Mourao, lanzaron afirmaciones polémicas para juntar votos.

Guedes asustó al mercado que gira hacia Bolsonaro al afirmar que podría volver el impuesto al cheque, una tasa que la derecha combatió durante el gobierno de Lula y de Dilma Rousseff, ambos del PT.

Mourao sostuvo que el aguinaldo y las vacaciones pagas son algo que perjudican el crecimiento económico, con lo cual recibió una reacción adversa del arco sindical y sus rivales.

El rechazo hacia Bolsonaro subió el 46% con el avance de la campaña por sus declaraciones misóginas. En un discurso dijo que está a favor de la igualdad salarial por género y que tener una hija mujer es una “debilidad”.

Bolsonaro de todos modos representa parte del voto anti-PT que se instaló tras la Operación Lava Jato, pero este mensaje intenta ser capitalizado por Geraldo Alckmin, exgobernador de Sao Paulo.

A Bolsonaro le surgieron inconvenientes con el archivo oficial: en 2006 su exesposa investigó sobre pedir asilo en Noruega por malos tratos.

Y la revista Veja publicó este fin de semana que la misma exesposa lo denunció por robarle $ 30.000 de una caja de seguridad no declarada por el diputado. Ella lo acusó en la policía de ocultar parte de su renta cuando era diputado. Pero, ahora, dijo que eran cuestiones de pareja.

Ana Cristina Siqueira Valle dijo que son cosas del pasado. Ella es candidata a diputada y defiende a su excónyuge. Incluso usa el nombre de Bolsonaro en las papeletas.

Con el 52% del total de 147 millones de electores, el voto femenino puede ser ciertamente definitorio en una elección polarizada.

A nueve días de las elecciones, este viernes 29 de septiembre se conoció el nuevo índice de desempleo en Brasil, que cayó a 12,1% en el período de junio-agosto, frente a 12,3% en mayo-julio, en su quinta reducción consecutiva, indicaron este viernes datos oficiales, que pueden dar aliento a los candidatos pro-mercado.

La expectativa promedio de 26 analistas consultados por el diario Valor era de un índice de paro de 12,2%. En el trimestre junio-agosto de 2017 la tasa de desempleo era el 12,6%.

Pese a esta quinta reducción consecutiva, 12,7 millones de brasileños siguen en busca de un empleo, frente a 12,9 millones en mayo-julio, precisó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), que realiza sus estudios sobre la base de trimestres móviles. (I)

La campaña  
Encuestas
Jair Bolsonaro, excapitán del Ejército, lidera con el 28% la intención de voto para la primera vuelta del 7 de octubre, seguido del candidato del Partido de los Trabajadores , Fernando Haddad, con el 21%, según una nueva encuesta de Ibope.

52 por ciento de 147 millones de electores representa el voto femenino en Brasil.  

Voto de castigo
Según Datafolha, aunque la mitad de las mujeres afirma que no ha decidido su voto o planea votar en blanco, el 50% sí está seguro de algo: que nunca votaría a Bolsonaro. (I)

Mujeres participan en una manifestación previa realizada el pasado jueves contra el candidato ultraderechista a la presidencia Jair Bolsonaro en Río de Janeiro.
Foto: Workpress
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado