Al menos 207 muertos y 450 heridos dejan explosiones en Sri Lanka

- 21 de abril de 2019 - 11:08
Por ahora, ningún grupo armado ha reclamado la autoría de los atentados coordinados, mientras las autoridades se limitaron a clasificarlos como ataques "extremistas".
Foto: EFE

Al menos 207 personas muertas y 450 heridas fue el saldo tras las ocho explosiones en Sri Lanka que tuvieron lugar la mañana del domingo 21 de abril de 2019 en cuatro hoteles, tres iglesias y un complejo residencial, según datos oficiales del portavoz de la Policía, Ruwan Gunasekara, en una rueda de prensa en Colombo.

Las personas fallecidas se registran en las ciudades de Colombo, Negombo y Batticaloa. Entre las víctimas se incluyen turistas extranjeros.

En Colombo, la capital del país, reportan más de 200 personas heridas y 110 en Negombo.

Al menos 32 extranjeros se encuentran entre los fallecidos y treinta más hospitalizados, detalló a la agencia EFE el presidente de la Autoridad de Desarrollo del Turismo de Sri Lanka, Kishu Gomas.

Entre los muertos, anotó, hay nacionales de Bélgica, Estados Unidos, China y el Reino Unido, entre otros.

La policía dijo que al menos ocho explosiones se registraron esta mañana en tres iglesias en Kochchikade, Katana y Batticaloa y en cuatro hoteles de cinco estrellas en Colombo.

Se reportaron explosiones en la iglesia de San Antonio en Kochchikade, Kotahena y la iglesia de San Sebastián en Katuwapitiya, Katana.

Entre los hoteles de figuran el Shangri-La, Cinnamon Grand y Kingsbury, ubicados Colombo. La policía dijo que otro estallido ocurrió en una iglesia en Batticaloa. 

El Gobierno ha decretado el estado de emergencia y la policía ha impuesto el toque de queda con efecto inmediato ante el temor a nuevos ataques.

El Ministerio de Educación ha anunciado además el cierre de todos los colegios del país mañana y el martes y el Banco Nacional de Sangre ha pedido a los ciudadanos que dejasen de acudir en masa a donar, pues contaba ya con suficientes reservas.

Por ahora, ningún grupo armado ha reclamado la autoría de los atentados coordinados, mientras las autoridades se limitaron a clasificarlos como ataques "extremistas" e insisten en prestar mucha atención a la difusión de noticias falsas que puedan generar confusión o actos de represalia contra algún grupo étnico o religioso.

WhatsApp, Viber y Facebook han sido bloqueados temporalmente, mientras que las redes móviles e internet están saturados y apenas funcionan.

Los ataques contra minorías religiosas en la isla se han venido repitiendo en el pasado, los últimos de relevancia en 2018, cuando el Gobierno tuvo que declarar el estado de emergencia después de se produjeran enfrentamientos entre musulmanes y cingaleses budistas, con dos muertos y decenas de detenidos.

En Sri Lanka la población cristiana representa el 7,4 %, mientras que los budistas son el 70,2%, los hinduistas el 12,6 % y los musulmanes el 9,7 %, según datos del censo de 2011.

Sin embargo, atentados de esta magnitud no habían tenido lugar en Sri Lanka desde la guerra civil entre la guerrilla tamil y el Gobierno, un conflicto que duró 26 años y finalizó en 2009. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: