La muerte de Al Bagdadi, duro golpe al yihadismo, pero no su final

- 28 de octubre de 2019 - 08:34
Según EE.UU., Abu Bakr al Bagdadi se inmoló haciendo detonar un chaleco explosivo en un túnel cuando se vio cercado.
Foto. Tomada de BBC

La muerte del líder del yihadista Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Bagdadi, durante una operación estadounidense en Siria supone un duro golpe para ese grupo terrorista, pero no su final, en opinión de dirigentes políticos mundiales.

De esta forma, tanto políticos como organizaciones internacionales bajan el tono y no cantan victoria, después de que Al Bagdadi se inmolase haciendo detonar un chaleco explosivo en un túnel cuando se vio cercado en la pequeña localidad de Barisha, en la provincia septentrional siria de Idlib.

"La muerte de Al Bagdadi es un golpe duro contra el Estado Islámico, pero solo es una etapa. El combate continúa con nuestros socios de la coalición internacional para que la organización terrorista sea derrotada definitivamente", afirmó en la red social Twitter el presidente francés, Emmanuel Macron, quien añadió que esa es la "prioridad" de Francia en la zona.

En el mismo sentido, el primer ministro británico, Boris Johnson, consideró: "La muerte de Al Bagdadi es un momento importante es nuestra lucha contra el terror, pero la batalla contra el demonio de Daésh (acrónimo en árabe del Estado Islámico) no ha terminado todavía".

El Reino Unido, añadió en Twitter, trabajará con sus socios de la coalición "a fin de poner fin a las actividades asesinas, bárbaras de Daésh de una vez por todas".

Por su parte, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, opinó que la muerte de Al Bagdadi supone un "punto de inflexión en nuestra lucha conjunta contra el terrorismo" y recalcó que Ankara "seguirá apoyando los esfuerzos antiterrorista, como ha hecho antes".

En un segundo mensaje en la red social, Erdogan reiteró su postura de que las milicias armadas kurdas en Siria, las YPG y su organización hermana en Turquía, el Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), son igual de peligrosas que el Estado Islámico.

"Turquía, que ha pagado el precio más alto en la lucha contra el Dáesh, el PKK/YPG y otras organizaciones terroristas, se felicita de este suceso", escribió Erdogan y añadió: "Confío en que una lucha decidida contra el terrorismo, en línea con el espíritu de nuestra alianza, traerá la paz a toda la humanidad".

El primer ministro israelí en funciones, Benjamín Netanyahu, felicitó al presidente estadounidense, Donald Trump, por la operación contra Al Bagdadi, que consideró refleja la determinación compartida entre ambos países, y de todos los "Estados libres", de "luchar contra las organizaciones y estados terroristas".

"Este logro es un hito importante, pero la campaña (contra el EI) continúa", recalcó.

Miembros del Organismo de la Liberación del Leveante, en la localidad de Barisha, en la provincia norteña siria de Idlib, lugar donde se realizó la operación que dio muerte a líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi. Foto: EFE

En la misma línea, la OTAN, que colabora con la coalición internacional que encabeza EE.UU. contra el Estado Islámico y forma a las fuerzas de seguridad de Irak para ayudarles a que ese grupo no vuelva a recuperar territorio en el país, indicó que se trata de un "paso significativo" en los esfuerzos contra el terrorismo internacional.

La Alianza Atlántica, según su secretario general, Jens Stoltenberg, "permanece comprometida con la lucha contra nuestro enemigo común, el Estado Islámico".

El Kremlin, de su lado, indicó que la muerte del líder del EI es, si se corrobora, un "importante aporte" del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la lucha contra el terrorismo internacional.

"De confirmarse la información sobre la liquidación de Al Bagdadi, se puede hablar, en general, de un importante aporte del presidente de EE.UU. a la lucha contra el terrorismo internacional", dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Agregó que los militares rusos detectaron aviones y drones estadounidenses que pudieron actuar en la zona de la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, donde Estados Unidos anunció que efectuó la operación para acabar con Al Bagdadi.

"No tengo nada más que añadir", dijo Peskov al ser preguntado sobre si EE.UU. informó a Rusia de su propósito de enviar aviones a esa zona.

Mientras, el Gobierno alemán advirtió de que no puede darse por acabado al EI, pese a que la muerte de Abu Bakr al Bagdadi, implica que éste no pueda ya "dar órdenes asesinas".

"En estos momentos, el Gobierno piensa en todas las víctimas de EI", indicó el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, quien aludió tanto a quienes fueron asesinados por el terrorismo islámico, como a "los yazidíes esclavizados" por la organización y los muertos en sus atentados.

Fue Trump quien anunció este domingo la muerte de Al Bagdadi, considerado el terrorista número uno del mundo y objetivo de Washington desde que anunciase en 2014 el autoproclamado califato del Estado Islámico en amplias zonas de Siria e Irak. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: