La matanza de Pará es la mayor en una cárcel brasileña desde 1992

30 de julio de 2019 08:52

Una rebelión de cinco horas dejó 57 muertos el lunes 29 de julio del 2019 en el Centro de Recuperación Regional de Altamira en el suroeste de Pará, al norte de Brasil.

Se trata de la mayor masacre registrada una cárcel brasileña desde la de Carandiru en 1992, cuando 111 presos fueron asesinados, recoge el diario O Globo.

Además, el suceso es el quinto con mayor letalidad registrado en el sistema penitenciario del país desde enero de 2017: en dos años y medio el saldo es de 227 muertes. El más reciente fue en la cárcel de Manaus en mayo y dejó 55 muertos.

La masacre en Altamira habría sido motivada por una pelea entre facciones y estuvo marcada por la brutalidad. Al menos 16 detenidos fueron decapitados.

Según la Superintendencia del Sistema Penitenciario de Pará (Susipe), un grupo de internos de una misma facción criminal irrumpió en el anexo de la prisión a las 07:00, donde estaban miembros de un grupo rival, y prendieron fuego al lugar. El humo invadió el anexo y algunos presos murieron por asfixia. Los disturbios solo terminaron alrededor de las 12:00. Dos oficiales correccionales fueron retenidos como rehenes durante una hora, pero fueron liberados.

El gobierno de Pará ordenó el traslado de 46 internos sospechosos de estar implicados en la matanza. De estos, diez líderes de las facciones irán a una prisión federal. El resto se distribuirá en unidades estatales.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro, pidió una reunión de emergencia sobre la situación en la prisión. Según su asesor, el ministro lamentó las muertes y ordenó la intensificación de las acciones de inteligencia.

El subsecretario de Inteligencia y Análisis Criminal de Pará, Carlos André Costa, señaló a principio de mes al periódico Folha de S. Paulo, que estaba monitoreando las acciones de una de las facciones criminales involucradas en la masacre y sabía que el grupo estaba decidido a intervenir en áreas dominadas por la facción rival.

Un informe del Consejo Nacional de Justicia (CNJ) clasificó las condiciones del Centro de Recuperación de Altamira como "terribles". La unidad tiene 343 prisioneros, más del doble de la capacidad proyectada, que es de 163.

Además del hacinamiento, el CNJ también encontró un bajo número de oficiales correccionales, solo 33.

Fuera de la prisión, alrededor de 40 familias se congregaron la noche del lunes en busca de información. (I)

La masacre en Altamira habría sido motivada por una pelea entre facciones.
Foto: www.diarioonline.com.br
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado