Más de 200.000 evacuados por los incendios que azotan California

Hasta ahora están afectadas más de 32.000 hectáreas de terrenos. Las llamas, que asolan al sur del estado, son alimentadas por los fuertes vientos. Declaran emergencia.
08 de diciembre de 2017 00:00

Los incendios que azotan el sur de California (EE.UU.) estaban lejos de ser controlados ayer, atizados por feroces vientos, mientras miles de personas abandonaban sus casas llevándose sus posesiones de mayor valor. Desde el lunes más de 200.000 ciudadanos fueron evacuados.

Los bomberos pronosticaron ‘condiciones extremas’, con los vientos de Santa Ana, cuya escala se mide por colores, por primera vez en el máximo púrpura: casi 130 km/h.

El viento es el principal combustible de estos siniestros, que obligaron el miércoles a la evacuación del acomodado barrio de Bel-Air, donde viven multimillonarios como la estrella del pop Beyonce, el empresario Elon Musk y el magnate Rupert Murdoch.

También es el hogar de Joni Shire, una de los más de 150.000 evacuados en la metrópoli angelina. Ayer salía de su casa con su esposo para pasar la noche en el hogar de su hijo y nietos.

“Documentos, obras de arte, cartas de nuestros nietos, fotos de nuestra boda, joyas, pasaportes, contraseñas...”, listó esta mujer pelirroja, con gafas redondas, sobre lo que se llevaban.

→Para sofocar el fuego, un helicóptero bombardero arroja agua sobre una casa en una colina en Bel Air, Los Ángeles, California. Foto: AFP

Dos incendios se registraron en Los Ángeles, al borde de la neurálgica autopista 405, la más transitada del país con unos 400.000 vehículos al día, donde los autos eran bañados por una lluvia de cenizas y el fuego iluminaba el horizonte.

“Las condiciones son las peores en 20 años por la baja  humedad y el viento”, explicó el capitán Anthony Valdez.

Cerca de las áreas afectadas está el museo Getty, que cerró sus puertas al público y protege su invaluable colección -que contiene ‘La Primavera’ de Edouard Manet- gracias a un sistema de filtración en el aire acondicionado.

El mayor incendio de esta última temporada fue bautizado como Thomas, en el vecino condado de Ventura, que arrasó casi 40.000 hectáreas y está contenido solo en un 5%, según los bomberos de California (CalFire).

Se extiende 16 km entre Santa Paula y el océano Pacífico. Amenaza con destruir 12.000 casas y comercios, con cientos ya devastados.

Una persona murió y fueron evacuadas más de 50.000, que se suman a las 150.000 de Los Ángeles.

Durante la madrugada de ayer, los feroces vientos empujaron el incendio hacia Santa Barbara y Ojai, ahora la más amenazada, forzando nuevas evacuaciones y el cierre de la importante carretera 101 por varios kilómetros, indicaron medios locales.

“Es un patrón de viento extraño”, aseguró el sheriff del condado de Ventura, Garo Kuredjian, citado por el diario Los Angeles Times.

David Karian y sus hijos recorrieron los escombros antes de la noche del miércoles. No quedó nada de lo que era la casa de sus padres: el esqueleto de una lavadora y secadora, el de un auto, parecen ser los únicos recuerdos de lo que fue su hogar.

El servicio meteorológico de EE.UU. extendió una alerta ‘roja’ en los condados de Los Ángeles, San Bernardino y Ventura hasta hoy.

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró estado de emergencia en Ventura. Tiene apoyo federal y de bomberos de otros condados.

Al menos 4.000 bomberos están trabajando en toda la zona para tratar de contener las llamas, que se extienden por una superficie total de más de 32.000 hectáreas.

El 2017 ha sido el año más letal por incendios forestales: en octubre más de 40 personas murieron en más de una decena de eventos que devastaron una zona de viñedos en California. (I)

→Los miembros de la familia Reinhardt revisan los restos de su vivienda después de que el incendio forestal Thomas azotara el condado de Ventura. Foto: AFP

Los bomberos supervisan una zona al norte de Ventura, California, donde los fuertes vientos azuzan múltiples incendios forestales.
Foto: AFP
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado