Macri: Argentina necesita un debate maduro y responsable sobre el aborto

- 02 de marzo de 2018 - 00:00
El presidente de Argentina, Mauricio Macri (centro), y la vicepresidenta, Gabriela Michetti (izq.), salen de la inauguración del 136 período del Congreso.
Foto: EFE

El presidente dejó en libertad de acción a sus legisladores para tratar el tema. Hay opiniones variadas. Además prometió que trabajará para que el sueldo de las mujeres sea igual al de los hombres; la diferencia llega al 30%.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, aseguró ayer que ve “con agrado” que el Congreso se apreste a debatir este año una ley del aborto. Asimismo, pidió que se escuchen todas las voces y posturas sobre un tema que requiere de un tratamiento “maduro” y “responsable”.

“Hace 35 años que postergamos un debate muy sensible que como sociedad nos debemos. El aborto. Como dije más de una vez, estoy a favor de la vida, pero también a favor de los debates maduros y responsables que como argentinos tenemos que darnos”, destacó.

Este pronunciamiento se efectuó en el Congreso de Argentina durante la inauguración del año legislativo.

La legislación sobre el aborto en Argentina, que parte de la sociedad y diversas organizaciones exigen sea modificada para despenalizarlo, se remonta al Código Penal vigente desde 1921. Esta ley considera esta situación un delito salvo en dos casos: para evitar un peligro para la salud de la madre o cuando el embarazo es fruto de una violación.

La semana pasada se conoció que Macri, contrario al aborto, dio libertad a los legisladores del oficialista frente Cambiemos ante el debate que se impulsa en el Congreso. Esta es la séptima vez que se presentará un proyecto para abordar la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

Se estima que en el país austral se realizan 500.000 abortos clandestinos anualmente y, según Amnistía Internacional, esta es la principal causa de muerte materna en 17 de las 24 provincias.

Antes de tocar el tema del aborto, el jefe de Estado consideró que también es necesario “poner sobre la mesa” el embarazo adolescente no intencional.

“Hoy nuestro país está en una situación crítica. Cada año más de 100.000 chicas menores de 19 años quedan embarazadas. Y siete de cada 10 de esos embarazos no son intencionales”.

El mandatario agregó convencido que la vida de esas jóvenes “cambian para siempre”, ya que “muchas abandonan la escuela” y eso afecta las posibilidades de “conseguir trabajo y desarrollar proyecto de vida”.

Es así que remarcó que el punto de partida es la educación sexual como herramienta que “empodera a los jóvenes” y los ayuda a tomar decisiones informados.

En este sentido, manifestó que el Gobierno trabaja en una “iniciativa integral” para que en las escuelas, centros de salud y comunidades haya profesionales que “acompañen y asesoren” a los menores de edad.

Minutos antes del inicio de la Asamblea Legislativa, la diputada Elisa Carrió, reconocida católica, se metió de lleno en la discusión.
“Les solicito encarecidamente a los diputados que pidieron la sesión que tengan en cuenta que hay muchos argentinos cristianos, musulmanes, judíos, que están viviendo en este momento un tiempo sagrado para todas las religiones, entonces no podemos violentar para dividir”.

El presidente del interbloque de diputados de Cambiemos, Mario Negri, por su parte, rectificó la postura del bloque oficialista.
“Vamos a profundizar el debate por el camino de las comisiones, escuchando las voces, respetando entre todos, sin ningún tipo de fanatismo, lo que hace a una sociedad democrática que respeta las creencias religiosas y las visiones de sus ciudadanos. Nosotros sacamos debajo de la alfombra un debate de esa envergadura”.

La diferencia salarial
En su discurso Macri también abordó otros temas importantes para las mujeres, como su situación en el mercado laboral. “No podemos permitir más que una mujer gane menos que un hombre, no es justo, no está bien”.

Además, el gobernante precisó que, según cifras del Indec, “estas diferencias” salariales llegan hasta el 30%. “Esto no puede seguir así. Tienen mi compromiso para que el salario igualitario sea realidad”.

En esa misma línea, el presidente destacó en su discurso otra iniciativa que contempla la agenda de género: la extensión de la licencia por paternidad. “En un mundo de iguales, no hay razón para que un padre tenga dos días en el momento del nacimiento”. (I)


“Ahora vienen los años en los cuales el país va a crecer”
Mauricio Macri, presidente de Argentina, inauguró ayer el 136° período de sesiones ordinarias del Congreso con un discurso de tono conciliador, en el que destacó que “lo peor ya pasó” y que “ahora vienen los años en los cuales el país va a crecer”.

Sin embargo, la oposición criticó con dureza el discurso presidencial, al calificarlo de “liviano” y ajeno a la realidad socioeconómica que viven.

Sus adversarios cuestionaron la falta de profundidad en temas clave, como la elevada inflación y las tarifas, la fuerte sequía que afecta a una vasta región del país y el creciente endeudamiento.

El analista económico Juan Gasalla publicó en Infobae que Argentina mantiene la inflación más alta, solo superada por Venezuela, sumida en una profunda crisis.

Comparado con los países vecinos -Uruguay, Brasil, Chile, Paraguay y Bolivia-, Argentina aún exhibe una inflación entre seis y siete veces superior, frente al promedio de 3,8%.

La mayoría de los países de la región alineó el incremento de los precios internos con los parámetros internacionales. En Estados Unidos el alza anual de precios se sitúa en el 2,1%, el 2,2% en la Zona Euro (en Alemania el 1,8%) y el 1,7% anual en China.

En su mensaje, que se extendió por unos 40 minutos, Macri enfatizó, aunque sin dar demasiados detalles ni especificar cifras, que la inflación “está bajando” y remarcó que el Gobierno no quiere “solo bajarla”, sino que “nunca más sea un instrumento de la política como lo fue en los últimos 70 años”.

Asimismo, aseveró que trabaja con funcionarios con un “alto compromiso ético” y que aboga por un Estado “transparente, que muestra cómo gasta su plata”.

Respecto a esta última cita, el diario Página12 publicó que el mandatario no mencionó para nada las acusaciones en su contra por ser parte de empresas offshore reveladas en los Panamá Papers, ni las de su ministro de Finanzas, Nicolás Caputo.

En este sentido pidió la sanción de la Ley de Integridad Pública, que ya tiene media sanción del Senado y ofreció que se le agreguen las reformas “que ya implementamos y las otras que surjan en el Congreso”.

De acuerdo con el diario La Nación uno de los aspectos más notorios del mensaje presidencial fue su tono: evitó críticas a la oposición (encarnada en el peronismo y un sector de los sindicatos) y planteó una mirada hacia adelante, sin apelar a confrontaciones con “la pesada herencia kirchnerista”. Ni la senadora y expresidenta Cristina de Kirchner ni su hijo Máximo asistieron a la inauguración.

El único momento en que la oposición aplaudió a Macri fue cuando, al inicio de su mensaje, homenajeó a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, que desapareció desde el 15 de noviembre de 2017. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: