El expresidente brasileño es investigado

Lula será candidato en 2018 para dar la pelea en las urnas

29 de febrero de 2016 00:00

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y su familia pusieron sus secretos bancarios a disposición del juez Sergio Moro, que investiga la corrupción en Petrobras. Admitió que podría ser candidato presidencial en 2018 y afirmó que los grandes medios de comunicación y algunos miembros del Poder Judicial “son la verdadera oposición” en Brasil.

En el aniversario número 36 de la fundación del Partido de los Trabajadores (PT), en Río de Janeiro, la noche del sábado, Lula denunció una campaña sistemática en su contra para intentar vincularlo con episodios de corrupción dirigida por la élite del país, comandado por la revista Veja y la cadena Globo, abiertamente opositoras.

"Se terminó el Lula paz y amor", dijo el expresidente al despedirse de la multitud. Así se llamó a Lula en la campaña victorisoa de 2002, cuando propuso una alianza de clases, siendo el un exobrero metalúrgico de izquierdas, llevar adelante una agenda social marcada pro el desarrollo y el mercado interno.

"No tenemos hoy un partido opositor, tenemos un partido llamado Globo, revista Veja y otros diarios que son realmente los líderes de la oposición en Brasil. Si quieren volver a gobernar deben hacerlo en forma democrática, disputar elecciones y ganarlas, no dar golpes. Nosotros tenemos proyecto, ellos no", sostuvo.

Al abordar en forma inédita públicarmente varios temas vinculados a los escándalos de corrupción, Lula denunció que existen jueces hasta del Supremo Tribunal Federal que tienen miedo de los movimientos golpistas de ultraderecha por tomar decisiones ajsutadas a derecho y no a favor de lo publicado por la prensa o por opiniones de fiscales alineados con la oposición.

Pero lo más importante en el corto plazo es que luego de la prisión del publicisita Joao Santana, quien fue el publicista de su campaña en 2006 y el de las Dilma Rousseff en 2010 y 2014 por vinculaciones con pagos sin declarar de la construcotra Odebrecht, Lula y su familia tendrán quebrado el secreto fiscal y bancario.

A Lula se lo acusa de tener vinculaciones con dos propiedades que no son de el: una chacra de un amigo y dirigente del PT y un apartamento en la playa de Guarujá que tuvieron reformas edilicias hechas por constructoras vinculadasa los sobornos en Petrobras.

El exmandatario pidió a los fiscales y ala policía federal tener rigor para investigar a la familia Marinho, dueña de limperio Globo, por la construcción de una mansión en una isla supuestamente vinculada a un fondo offshore de Panamá.

En medio de su discurso, llegó la revelación de que su vida personal y pública, como el Instituto Lula, financiado por donaciones, serán objeto de investigación criminal: "A partir de mañana quebrarán el sigilo de toda mi familia y amigos. Si este es el precio paga pagar la inocencia, que lo hagan, pero quiero que después de hacer la investigación me den un atestado de honestidad . Sigo creyendo tener una política federal responsable, órganos competentes, pero es preciso que estas instituciones tengan responsabilidad, no pueden, primero un fiscal hablar para una revista y luego hablar para abogado, primero informan a Globo y luego a los abogados", sostuvo.

Un sector de la policía federal y fiscales se agolpan todas las semanas para investigar denuncias aparecidas en la prensa contra Lula o el PT. Lula respondió: "Yo que luché toda la vida por una fiscalía fuerte en este país, independiente, no imaginaba que unja parte de los fiscales se subordine a la prensa, haciendo el juego a la cadena Globo, a la revista Veja. Estas personas no merecen el cargo que se les dio por concurso para investigar y hacer justicia".

Encuestas del instituto MDA indicaron la semana pasada que Lula apenas perdería la elección de 2018 en caso de que el rival sea el senador opositor Aecio Neves, derrotado por Rousseff en 2014. Folha de Sao Paulo publicó este domingo que más de la mitad considera que Lula se benefició´por parte d elas empresas constructoras. El expresidente fue contratado para conferencias en diversos países por decenas de empresas nacionales y multinacionales, entre ellas las acusadas de sobornos en Petrobras.

Lula también acusó a los investigadores de la operación lava Jato de buscar apenas financiación ilegal de campaña en el PT, cuando otros partidos que gobiernan estados y municipios tmabíen recibieron de las mismas firmas.

"Quiero decirles a todos, desde el juez de la corte hasta el juez más simple, a los medios, a los compañeros: si quierem derrotarme no lo harán mintiendo, me van a tener que derrotar en la calle. todo el día martillan en los medios sobre cuándo detenrán a Lula, presionan a los detenidos para que acusen a Lula", sostuvo.

Según el exmandatario, existe "odio" de las clases dominantes. "Ellos tienen odio, tuvieorn muchos doctores en 500 años al frente de los gobiernos y no lograron lo que logramos nosotros, poner al pobre en la facultad, decirles que el pobre puede ser doctor y no analfabeto ni albañil o empleado doméstico".

"Si es necesario -afirmó- para mantener el proyecto, tendré en 2018 72 años pero con la garra de alguien de 30, para ser cndidato a preidente de la república. Un hombre de verda nunca muere, sigue en la cabeza de millones de pesronas y esto es el PT, u n movimiento de liberación. La lucha será más dificil. No habrá más 'Lula paz y amor'".

Lula pidió a los militantes apoyar al gobierno de Dilma "incluso durante las divergencias" ocn las medidas para enfrentar la crisis. "Es como un matrimonio, uno discute con su esposa pero después van a dormir juntos". El exsindicalista rechazó el "golpismo" contra Dilma y sostuvo que estará "en la línea de frente" para defender el mandato, frente al pedido de juicio político que la oposición montó y que debe tramitar el Congreso.

"La culpa no es de nuestro gobierno, es una coyuntura mundial qu eno se resuelve porque no hay líders a la altura, quieren resolver los problemas del mercado antes de los de la población. Hay que mirar al pueblo pobre, ellos son la solución y no el problema", sostuvo.

Y evaluó que si las potencias hubieran colaborado en 2007, cuando estalla la crisis mundial, en industrializar a Africa y América Latina, se hubiera generado una solución a la crisis. "Pero fueron cobardes, redujeron los créditos, el consumo y atrofiaron a la economía mundial. La deuda pública bruta americana pasó del 64% en 2007 al 105% actual". (I)

Contenido externo patrocinado