Los griegos se suman a las protestas de los españoles

26 de mayo de 2011 - 00:00

Primero España, luego Francia y ahora Grecia, donde  al menos 7.000 personas  se reunieron ayer de forma pacífica en la plaza Sintagma (Constitución) de Atenas, en respuesta a una llamada de los “indignados” griegos para protestar contra las medidas de austeridad del Gobierno.

La concentración en la plaza frente al Parlamento griego empezó a las 18:00 hora local, tras la convocatoria a través de redes sociales como Facebook efectuada por los “indignados”, que siguen el modelo de los manifestantes que han acampado en plazas españolas.

Era la primera vez que una iniciativa apartidista convocada por Internet reunió a tantas personas, después de que la crisis económica llevó al país al borde de la quiebra.

“¡Que se vayan!, ¡que se vayan!”, cantaban  los manifestantes, a quienes se les pidió  que acudan con una camisa blanca, mientras hacían sonar pitos y tambores. “¡Ladrones, ladrones!”,  gritaron  varios grupos que dirigían su ira contra los políticos, mientras otros entonaban el himno nacional.

La protesta se realizó el mismo día en que llegó a Atenas un equipo de expertos de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para examinar el nuevo programa de privatizaciones y medidas de austeridad con el que Grecia pretende reducir su déficit.

Los inspectores mantuvieron una reunión con el ministro griego de Finanzas, Yorgos Papaconstantínu, para revisar el programa de privatizaciones y reestructuración de activos estatales con el que se busca recaudar 50.000 millones de euros hasta 2015 y reducir en 20 puntos la deuda, que alcanza ya el 153% del Producto Interior Bruto (PIB).

Los expertos también revisarán hasta el 6 de junio las medidas de austeridad, por 28.000 millones de euros, que incluyen mayores recortes de pensiones y jubilaciones, más impuestos y la fusión o el cierre de diversos organismos estatales para reducir la burocracia en una cuarta parte en relación a 2009.

De las conclusiones de los expertos dependerá si llega a Atenas el quinto tramo -de 12.000 millones de euros- de un crédito internacional de 110.000 millones de euros de la eurozona y el FMI.

Mientras tanto, los españoles bajaron ayer el ritmo de las protestas.  Tras la euforia de la primera semana, la movilización de los jóvenes “indignados” de la Puerta del Sol en Madrid empezó a estabilizarse ayer, según Pablo Prieto,  uno de los portavoces de las manifestaciones, iniciadas el 15 de mayo a través de las redes sociales.

A pesar de que el campamento urbano instalado en la emblemática plaza madrileña sigue ampliándose, las concentraciones que congregaron a decenas de miles de personas desde hace una semana empezaron a ser menos numerosas. “Podemos trabajar mejor, estructurarnos más para que el movimiento siga, aunque no esté la acampada”, añade Prieto,  biólogo desempleado.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP