Los españoles creen que la corrupción va en aumento

21 de enero de 2013 00:00

La imagen de los políticos cae en picada en España entre una población que ve multiplicarse los escándalos de corrupción, de los que ahora es acusado el Partido Popular (PP) en el gobierno, mientras sigue sumida en una crisis que muchos achacan a la connivencia entre las clases política y económica.

Según un sondeo realizado por el instituto DYM y publicado ayer por el diario conservador ABC, tres de cada cuatro españoles piensan que la corrupción política está creciendo en su país y que la justicia trata mejor a los políticos que al resto de ciudadanos.

 Asimismo, nueve de cada diez piden que se endurezcan las penas contra los delitos de corrupción y que los partidos sean más duros con los acusados de malversación, suspendiéndolos de sus funciones.

"Más que la corrupción en sí, a la que la sociedad española ya está acostumbrada, lo que yo creo que está generando alarma y escándalo es la falta de reacción por parte de las organizaciones políticas", dijo  Antón Losada, profesor de la Universidad de Santiago de Compostela.

Tras el paro, que en España golpea a uno de cada cuatro trabajadores, y los problemas económicos, incesantes desde el estallido de la crisis en 2008, "los políticos en general, los partidos políticos y la política" son la tercera preocupación de los españoles.

Este organismo público, que cada mes elabora un barómetro de la opinión de los españoles, descubrió en su sondeo del mes pasado que "la corrupción y el fraude" se sitúan ya en el cuarto puesto, con 17,2% de respuestas frente a 6% en diciembre de 2011.