Congreso de Argentina evalúa triple emergencia

- 14 de diciembre de 2019 - 00:00
Un anciano compra en un mercado callejero de frutas y verduras, en Buenos Aires. Los alimentos se han encarecido un 60% en el último año en el país.
Foto: EFE

El gobierno de Fernández envió al Legislativo tres proyectos de emergencias: económica, sanitaria y social. Las medidas permitirán enfrentar la crisis del país.

Alberto Fernández hizo una pausa la mañana de este viernes 13 de diciembre de 2019 en su flamante cargo de presidente de Argentina para retomar su rol de profesor: fue a la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) para integrar una mesa de examen de su cátedra en ese centro de altos estudios.

Un alumno, Nicolás, contó al canal TN que aprobó el final: “Quería lucirme ante el presidente. Es un excelente profesor que nunca desvió el tema. Jamás tocamos temas políticos. Me ayudó mucho en el examen. Es bueno explicando. Exigente”, destacó.

Fernández, abogado de profesión, dicta la materia “Teoría General del Delito y Sistema de la Pena”, y al día siguiente a su asunción, el miércoles 11 de diciembre, tenía que tomar exámenes a sus alumnos, por lo que pidió posponerlos hasta ayer.

Una vez cumplida esta tarea, el mandatario retomó sus actividades en la Casa Rosada (sede del Gobierno) para tratar temas importantes como los proyectos de emergencia económica, sanitaria y social.

El Gobierno convocó el jueves 12 de diciembre de 2019 a sesiones extraordinarias en el Congreso a partir de la próxima semana, para tratar dichos proyectos. La idea es que las leyes se sancionen antes de fin de año, indicó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

La Ley de Emergencia Económica es un recurso legal que dota de poderes al Ejecutivo para reasignar partidas y modificar impuestos. La legislación estuvo vigente durante 16 años hasta 2018 cuando el exmandatario, Mauricio Macri, decidió no prorrogarla.

Durante su discurso inaugural, Fernández hizo hincapié en que los sectores más favorecidos deberán ser solidarios para revertir la recesión económica y que hacia los más vulnerados estarán dirigidas todas las políticas de su gestión.

En la misma línea se manifestó el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, en su discurso en Asamblea Legislativa donde adelantó una serie de medidas, al anunciar: “Le voy a pedir a esta Legislatura que me acompañe con las emergencias que requiere esta hora política, económica y social. Presentaré en su debido momento el proyecto correspondiente”.

La Emergencia Económica le da facultades al Ejecutivo para resolver sobre temas urgentes utilizando la figura del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) y la emergencia tiene como uno de sus principales motivos para existir a la cuestión tributaria. Solo el Congreso puede crear impuestos. Pero el Gobierno de esta manera podría modificar alícuotas de gravámenes ya existentes y para eso podría apoyarse en la ley, una vez aprobada.

Emergencia sanitaria

Por otro lado, la Emergencia Sanitaria es una declaración donde el Presidente otorga facultades directas al Ministro de Salud para tomar las medidas que considere necesarias para reorganizar los recursos humanos del área sanitaria y para disponer libremente de los fondos asignados necesarios para llevar adelante los proyectos urgentes en el ámbito de la salud.

Generalmente se le entrega a la cartera sanitaria una partida extraordinaria a utilizar y administrar por el ministro, en este caso, Ginés González García.

Luego de restituir el Ministerio de Salud, el presidente destacó que “la participación de salud en el presupuesto público bajó un 45% en los últimos cuatro años”. Y que “la desatención que en estos años padeció la salud argentina”, provocó que “enfermedades que creíamos desterradas reaparezcan entre nosotros”.

Emergencia social

La Ley de Emergencia Social, además de destinar fondos del presupuesto para los más humildes, puede crear nuevas instituciones de la seguridad social, fortalecer la economía popular y la creación de empleos, detalló La Nación.

Los nuevos gobiernos nacional y provincial hicieron hincapié en “los que la están pasando mal”, para quienes se dirigen sus políticas.

“A los que se quedaron sin trabajo, los que cayeron en el pozo de la pobreza, no teman, ellos serán los únicos privilegiados en la Argentina que hoy se inicia y hacia ellos dirigiremos todas nuestras políticas. Vamos a ponerle fin al hambre, saber que hay un argentino pasando hambre es algo que debe avergonzarnos”, dijo el Mandatario.

Con estas tres iniciativas el nuevo Gobierno pretende hacer frente a la crisis económica y social dejadas por la administración de Macri. Además se suman a la Emergencia Alimentaria, aprobada en septiembre pasado para garantizar la alimentación de los más pobres del país.

En tanto se espera que durante enero se discuta otro paquete de proyectos de ley relacionados con la creación del Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social, un proyecto de promoción de hidrocarburos y la creación del Consejo de Lucha contra el Hambre. (I)

Datos
Pobreza
En el primer trimestre del año, la pobreza afectaba ya a más de un tercio de los argentinos, 32%. Casi el 8 % están en una situación de indigencia, es decir, no cubren sus necesidades básicas de alimentación.

10 por ciento de los niños de Argentina pasan hambre, según cifras del Frente Progresista.

Hambre
Argentina produce alimentos para más de 400 millones de personas, casi diez veces su población. Sin embargo, en 2018 un 13 % experimentó hambre, mientras un 29,3 % redujo su dieta.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: