Legisladores británicos critican nuevo acuerdo Reino Unido-UE

El primer ministro, Boris Johnson, insta al Parlamento de Westminster que lo apruebe. Los laboristas piden un segundo referéndum. El documento aborda los temas económicos, derechos ciudadanos y fronteras en Irlanda.
18 de octubre de 2019 00:00

A dos semanas para la fecha límite marcada para la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), el llamado  brexit -el 31 de octubre-, las dos partes llegaron a un acuerdo.

Sin embargo, aún falta que el documento se apruebe en el Parlamento británico, donde los laboristas pidieron un nuevo referéndum mientras que los unionistas  rechazaron el pacto.

El texto retoma las partes esenciales del acuerdo de Theresa May de 2018, que fue rechazado tres veces en el Parlamento británico.

El ministro británico Boris Johnson aseguró que es un “gran pacto con el que asumimos el control del país”.

“Hemos encontrado un acuerdo con el Gobierno británico sobre la salida ordenada del Reino Unido de la Unión Europea y sobre el marco de nuestra futura relación”, indicó el negociador de la UE para el brexit (salida de Reino Unido de la UE), el francés Michel Barnier.

Barnier precisó que el período de transición durará hasta finales de 2020 y que podrían agregarse uno o dos años suplementarios.

Con este nuevo acuerdo, Londres se compromete a pagar todo el dinero que le corresponde del presupuesto comunitario de 2020, unos 50.000 millones de euros. Un dinero que financia las becas erasmus, las agencias europeas y también las ayudas a los agricultores.

Además, los británicos que residan en otros países europeos y los europeos que tengan su vida en Reino Unido no verán afectadas sus cotidianidades.

 Barnier comentó que  estas personas “podrán seguir sus vidas como antes en su país de residencia”.

Se estima que un millón de británicos viven en Europa y tres millones de europeos residen en suelo británico.

Irlanda sigue alineada
La relación aduanera y fronteriza entre Irlanda del Norte e Irlanda era uno de los escollos. El acuerdo busca, por un lado, que Irlanda del Norte siga alineada con un conjunto de normas de la Unión Europea, especialmente relacionadas con los bienes. También que Irlanda del Norte permanezca entre el territorio aduanero del Reino Unido, que exigían muchos. También se contempla mantener la integridad del mercado único y satisfacer los deseos del Reino Unido sobre el IVA, informó Juan Carlos Bejarano desde Londres.

Boris Johnson tiene 48 horas para convencer a los diputados británicos.

Todas las miradas están ahora puestas en el Parlamento británico. “Ahora el Parlamento debería facilitar el brexit mañana para que podamos centrarnos en otras prioridades”, dijo el primer ministro británico, cuyo partido conservador no tiene mayoría en Westminster.

El partido unionista norirlandés DUP, que tiene 10 diputados aliados en la cámara de los conservadores, anunció que se opondrán, lo que podría dejar en papel mojado el nuevo acuerdo.

Por su parte, el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, anunció que tampoco lo apoyarán y reitera el pedido de un nuevo referéndum. (I)  

Los manifestantes dejaron banderas y carteles a favor del brexit frente al Parlamento en Londres.
EFE
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado