Latinoamérica aprendió de las lecciones del pasado

01 de enero de 2013 00:00

La crisis de 2008, originada por las hipotecas subprime en los Estados Unidos afectó a América Latina, pero la región se recuperó en un año. En 2009, las economías latinoamericanas se contrajeron con una tasa negativa de 2%, para revertirse al año siguiente con un crecimiento positivo. Para el cierre de 2012 se prevé que registre un promedio de 3,2%, según el FMI.

Mientras  Europa está estancada, Estados Unidos al borde del llamado “precipicio fiscal” y las llamadas economía emergentes disminuyen su dinamismo, América Latina, el Caribe y los países asiáticos, mantienen niveles significativos de crecimiento.

En lo que respecta a los mercados emergentes, las perspectivas para China se han debilitado en cierta medida como consecuencia del deterioro de la demanda mundial y de medidas tomadas previamente para enfriar la inversión y el crédito. En este marco, la región latinoamericana debe intensificar su presencia actual y abrir nuevos mercados en Asia, África y el Oriente Medio. La región aprendió de las lecciones de la crisis de los 80, la llamada “década perdida”.

Tras esa crisis, los latinoamericanos adquirieron un mayor grado de cultura económica, financiera y un conocimiento de los mercados internacionales. Aprovecharon las oportunidades que estaban frente a ellos. Los controles bancarios que impusieron los gobiernos, luego de los problemas de los 90, también contribuyeron a reforzar el sistema financiero, blindándolo ante posibles recaídas.

Ha habido en el caso de Ecuador, durante el actual Gobierno, un reforzamiento de los entes de control y un cambio en el sistema regulatorio. Estos cambios han evitado que la banca ecuatoriana adopte el comportamiento desmedido de su contraparte de la Eurozona.

Te recomendamos

Las más leídas