Los cancilleres se reúnen mañana en Quito para analizar el tema

Las petroleras latinoamericanas recortan presupuestos por caída del precio del crudo

Las compañías estatales registran pérdidas y han tomado medidas para mitigar el impacto de la baja productividad. Petrobras inició planes de desinversión. En Colombia los sindicatos están en alerta.
09 de marzo de 2016 00:00

Los bajos precios del petróleo ponen a prueba la economía de  los países latinoamericanos. Pero los mayores  efectos se sienten en las empresas estatales petroleras, que se han visto obligadas a reducir sus presupuestos y ven amenazados sus proyectos.   

Ecopetrol, con sede en Colombia; PDVSA, en Venezuela; Pemex, en México; Petrobras, en Brasil; e YPF, en Argentina, son las compañías petroleras de sus respectivos países que generan recursos esenciales a sus gobiernos. Unas están mejor equipadas que otras, pero cada una depende en diferente manera de su industria extractiva, de la capacidad de financiación, de su  atractivo de inversión y el desarrollo de infraestructuras.

Los precios del crudo han descendido de forma imparable desde 2014. Llegó incluso a estar por debajo de los $ 30 el barril lo que ha llevado a las empresas petroleras a registrar cuantiosas pérdidas.

Ayer, en el mercado de Nueva York, el petróleo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para Ecuador, al mediodía se situaba en $38,15. Pero productores sudamericanos como Colombia y Venezuela reciben menos de ese valor por sus crudos más pesados.

Esta situación será analizada mañana, en Quito, durante una reunión de cancilleres y ministros de Hidrocarburos de América Latina y el Caribe. Los funcionarios buscarán una posición común para mitigar el impacto de los precios del crudo de cara a la próxima cumbre de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) prevista para junio, en Viena.

Menos ingresos y más deudas

En el caso venezolano, los bajos precios “dejan a compañías como PDVSA (la estatal Petróleos de Venezuela) sin margen para nuevas inversiones, a lo que se suma los atrasos al atender compromisos como honrar títulos de deuda y obligaciones con socios y proveedores”, indicó  el analista petrolero venezolano Diego González.

En febrero PDVSA entró en conversaciones con la banca acreedora para un posible refinanciamiento de su deuda. El presidente de la corporación estatal y ministro de Petróleo, Eulogio del Pino, informó que la deuda externa es de $ 5.000 millones y un monto similar debe al Estado.

PDVSA busca captar recursos vendiendo participaciones en empresas mixtas que extraen crudos pesados en la sudoriental Faja Petrolífera del Orinoco, según la publicación especializada Petroguía.

En este contexto, el mes pasado  PDVSA recibió $ 500 millones de la mayor petrolera rusa, la también estatal Rosneft, por el aumento al 40% de su participación accionaria en la empresa Petromonagas, que extrae crudo en la Faja del Orinoco, en el centro oriental venezolano.

El petróleo representa más del 95% de los ingresos por exportaciones del país, con la consiguiente entrada de dólares, y el 30% de los recursos tributarios del Gobierno venezolano.

Por su parte Petróleos Mexicanos (Pemex) realizó un recorte a sus gastos de $ 5.524 millones, centrado especialmente en proyectos de exploración y producción. En la gestión pasada acumuló pérdidas por $30.315 millones, casi el doble que en 2014.

Estos resultados “nos explican la razón y la urgencia de hacer un ajuste de esta magnitud”, a fin “de regresar lo más rápido posible a dejar de tener un problema de liquidez”, explicó el director general de Pemex, José Antonio González.

El funcionario indicó que el recorte equivale a un 22% del gasto programable de Pemex y se llevará a cabo en torno a cuatro premisas: Preservar la seguridad del personal, utilizar al máximo los recursos dentro de la reforma energética, hacer frente a obligaciones laborales y financieras y mantener la plataforma a corto y largo plazo.

Petrobras pierde valor

La petrolera semiestatal brasileña Petrobras también anunció a principios de año que reducirá las inversiones previstas en su Plan de Negocios y Gestión 2015-2019 en $ 32.000 millones debido a la optimización de su repertorio de proyectos y los efectos del alto precio del dólar norteamericano.

En concreto, el nuevo plan contempla inversiones de $ 98.400 millones, es decir, un 24,5% menos que los $ 130.300 millones que la compañía pensaba invertir en junio de 2015 cuando el Consejo de Administración anunció el Plan de Negocios y Gestión 2015-2019, el cual ya resultaba un 37% inferior al plan 2014-2018.

Además, Petrobras negocia con Pampa Energía la venta de la subsidiaria Petrobras Argentina. La venta de esa empresa  forma parte del plan de desinversión por valor de $ 15.000 millones que la compañía  inició el año pasado frente a la grave crisis que sufre por la fuerte caída de los precios del crudo y la profunda devaluación del real frente al dólar. El proceso de venta de activos coincidió con la turbulencia provocada por el escándalo de corrupción de fraude que enfrentan exdirectivos de Petrobras y empresas vinculadas, lo que ha ocasionado el desplome del valor de mercado de la empresa y un fuerte salto de su deuda.

La petrolera colombiana Ecopetrol también se une a los problemas que viven las compañías estatales latinoamericanas del crudo. Aunque en menor medida que la brasileña Petrobras o la mexicana Pemex, Ecopetrol también registró pérdidas el pasado año de $1.200 millones.

Ecopetrol no se ha podido mantener al margen de la caída internacional de los precios del petróleo, que han golpeado de lleno al país.  

Los sindicatos de la industria petrolera colombiana se declararon en alerta por el despido de 2.535 trabajadores que laboraban en Ecopetrol, según el diario Vanguardia Liberal de Colombia.

El país es el cuarto productor de crudo de América Latina por detrás de Venezuela, México y Brasil. El pasado año tuvo una producción de 1’005.400 barriles diarios.

La petrolera YPF, controlada por el Estado argentino, dijo que en 2015 registró un beneficio neto de $ 285.5 millones, un 49.1% menos que en 2014. La compañía también informó que su producción de hidrocarburos registró en 2015 un crecimiento del 3% respecto del año anterior. “La utilidad operativa muestra una caída del 16%, que se explica básicamente por el aumento de los costos, que muestran una variación del 14.4%, que no logró ser compensada por el aumento en los volúmenes y precios de ventas de sus productos”, agregó la empresa. (I)

DATOS

Algunos productores de petróleo, como Rusia, Kazajistán, Azerbaiyán y Nigeria, que tienen sus monedas indexadas sobre el  dólar, han devaluado ya sus monedas y aumentado sus ingresos petroleros en moneda local, lo que ha ayudado a reducir su déficit presupuestario.    

Sin embargo, un estudio reciente de Standard and Poor’s señala que esto también tiene su precio, ya que la devaluación provoca una inflación más alta, y a menudo se traduce en una pérdida de nivel de vida, lo cual puede perjudicar la estabilidad social.

Los ingresos petroleros de los gobiernos del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) han caído en un 70% desde mitad de 2014, cuando empezó a bajar el precio del crudo. Eso hace más vulnerable la indexación de sus monedas, con la bajada de las reservas de divisas.

-------------------------------------------------------------------

Empresa registra pérdidas

Chevron recorta $ 22 mil millones en inversiones

El gigante estadounidense de energía Chevron anunció ayer que estaba reduciendo aún más sus inversiones para hacer frente a la caída de los precios internacionales del petróleo y del gas natural que golpea sus ganancias.

Chevron, la segunda mayor petrolera de Estados Unidos, redujo sus objetivos de gastos de capital a un rango de $ 17.000 millones a $ 22.000 millones al año para 2017 y 2018. En diciembre, la compañía los había rebajado a entre $ 20.000 millones y $ 24.000 millones para los dos años.

Para 2016, los planes de gasto fueron reducidos 24% a $ 26.600 millones. Su competidor estadounidense, ExxonMobil, la mayor compañía energética del país, rebajó su presupuesto de gastos de capital para 2016 en un 25%, hasta $ 23.000 millones.

“Las condiciones de la industria son difíciles en este momento, con bajos precios del petróleo y del gas natural”, dijo John Watson, presidente y director ejecutivo de Chevron, en un comunicado.

El presupuesto de gastos de capital incluye recursos para exploración petrolera y de gas natural.

Los precios del crudo han caído cerca de 60% desde mediados de 2014, empujando a un número de empresas en el sector petrolero, incluyendo Chevron, a registrar pérdidas en el cuarto trimestre de su ejercicio.

Las acciones de la petrolera estadounidense bajaban un 0.2%, a 90.47 dólares, en las primeras operaciones en la Bolsa de Nueva York. (I)

PDVSA busca captar recursos vendiendo participaciones en empresas mixtas que extraen crudos pesados en la sudoriental Faja Petrolífera del Orinoco.
Foto: elestimulo.com
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado